El Banco Central de Suecia hace un cambio de sentido a la sociedad sin efectivo

¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print
Durante años, Riksbank lideró el cargo de la sociedad sin efectivo en Europa, que era parte del sueño utópico de control total. Ahora, ha dado un giro completo, diciendo que el efectivo debe ser reinstituido en todo el país. Esta es la primera evidencia de que algunos sectores en Europa están presionando contra la tecnocracia. ⁃ TN Editor

El Riksbank de Suecia se ha convertido en el primer banco central en el siglo 21st en tomar medidas concretas para garantizar que el efectivo no desaparezca como un medio de pago del sistema financiero. Para ello, el Riksbank propone, en un documento publicado en su sitio web, para que sea obligatorio que todos los bancos e instituciones financieras ofrezcan servicios en efectivo.

El pronunciamiento se produce en respuesta a una reciente sugerencia de política del Comité del Riksbank de que solo los seis principales bancos del país deberían estar obligados a continuar ofreciendo servicios en efectivo.

Eso provocó un reacción del organismo de control de la competencia de Suecia, que argumentó que el plan distorsionaría la competencia ya que afectaría solo a unos pocos bancos de la nación. En respuesta, el Riksbank ha optado por aplicar la regla a "todos los bancos y otras instituciones de crédito que ofrecen cuentas de pago".

También hubo una diferencia de opinión entre el Comité del Riksbank y la alta gerencia del banco central sobre el tema de las facilidades de depósito. Si bien el Comité recomendó que los bancos solo estén obligados a proporcionar facilidades de depósito a las empresas, el Riksbank cree que es importante que los bancos también ofrezcan servicios de depósito a ciudadanos individuales:

“Este es un servicio que los consumidores pueden esperar razonablemente de las instituciones de crédito. También debe haber simetría entre las facilidades de retiro y depósito. En opinión del Riksbank, existe el riesgo de que las posibilidades de que los individuos hagan depósitos disminuyan aún más en el futuro. Para la mayoría de los consumidores, también sería difícil entender por qué pueden retirar efectivo de una cuenta pero no hacer depósitos ".

Durante años, el gobierno y el Riksbank han estado presionando por una "sociedad sin efectivo". El Riksbank tiene más de 1,000 artículos publicados en su sitio web en el "sociedad sin dinero". El énfasis funcionó: entre 2013 y 2017, la cantidad de efectivo en circulación cayó un 35%, lo que le valió a Suecia una reputación como la "nación más sin efectivo" del mundo:

Muchas de las sucursales bancarias de Suecia habían dejado de manejar efectivo por completo. Ahora, tendrán que comenzar a hacerlo de nuevo. Muchos de ellos no están contentos con eso. De hecho, tampoco lo son la competencia de Suecia y los vigilantes financieros, que se oponen a la propuesta, argumentando que el acceso al efectivo debe ser responsabilidad exclusiva del estado y no de los bancos privados.

"Asegurar el acceso al efectivo es un bien colectivo del que el estado debería ser razonablemente responsable", dijo la Autoridad de Supervisión Financiera de Suecia. dijo,. Es una opinión compartida por el proveedor de cajeros automáticos Bankomat, que argumentó que debería ser responsabilidad del estado garantizar que los ciudadanos tengan acceso al efectivo ya que la entrega de billetes y monedas es una parte tan importante y costosa de la infraestructura de un país. Bankomat es propiedad conjunta de los cinco bancos más grandes de Suecia.

No solo los bancos se quejan. Las tiendas y restaurantes, muchos de los cuales ahora solo aceptan pagos de plástico o móviles, también podrían verse afectados por una propuesta de Riksbank de que las operaciones minoristas consideradas importantes para el bien público, como farmacias, servicios especiales de transporte, tiendas de alimentos y estaciones de servicio, también deberían " estar incluido en la obligación de aceptar efectivo."

Un resultado probable de esto es que muchas personas que luchan por navegar en el sistema digital, o que no tienen tarjetas de crédito, en particular las personas mayores, ya no tienen que temer verse excluidas del sistema de pagos del país. El parlamento de Suecia también lanzó una revisión sobre el impacto de quedarse sin efectivo demasiado rápido, ya que excluye drásticamente las necesidades financieras de las personas mayores, los niños y los turistas que dependen del efectivo.

Es un cambio radical para un país que no hace mucho tiempo estaba más lejos en el camino hacia la eliminación de efectivo que cualquier otra economía avanzada. Suecia fue el primer país europeo en alistar a sus ciudadanos como conejillos de Indias en gran medida en un nuevo y valiente experimento económico: tasas de interés negativas. Pero una política de tasa de interés negativa (NIRP) tiene sus límites con los consumidores siempre que el efectivo siga siendo una alternativa; De ahí los esfuerzos para eliminar el efectivo.

Lea la historia completa aquí ...

¡Únete a nuestra lista de correos!


avatar
Suscríbete
Notificar de