Asaltado: la democracia está muriendo mientras los tecnócratas observan

bandera hecha jirones
¡Por favor comparta esta historia!

La élite de la política exterior revela que a) la democracia ha sido atacada por los tecnócratas yb) los tecnócratas ven cómo la democracia se marchita. Esto confirma aún más la batalla entre la tecnocracia y los gobiernos mundiales. Se incluye un segundo artículo del New York Times que se hace eco de la misma historia. Señala que "el apoyo a las alternativas autocráticas está aumentando". Esta es la tendencia más peligrosa que se pueda imaginar, porque muestra que la tecnocracia está ganando la guerra.  TN Editor

En noviembre de 29, tres semanas después de la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE. UU., La siguiente tabla, que muestra un descenso precipitado en el apoyo a la democracia en todo el mundo, se hizo viral después de apareciendo en la New York Times:

Se produjeron muchos argumentos públicos sobre la validez de los datos subyacentes. Pero casi no hubo comprensión entre los expertos sobre por qué el apoyo moral a la democracia podría estar erosionándose, en parte, porque hay buenas razones para pensar que los expertos tienen la culpa. Esto es más obvio en el caso de Trump, quien dedicó una gran parte de su campaña presidencial no solo para atacar las normas democráticas sino también para atacar a los expertos tecnocráticos que han llegado a simbolizar la democracia en los Estados Unidos.

No simpatizo con el desprecio repulsivo de Trump por los hechos, la verdad y la experiencia legítima. Sin embargo, fue astuto al identificar cómo la mentalidad tecnocrática de ambas partes, al abordar cada problema con un plan de cinco puntos diseñado para producir resultados basados ​​en evidencia, había dejado a la democracia vulnerable. Trump sabía que si libraba una guerra contra los valores democráticos, los tecnócratas que ahora monopolizan la élite política del país serían incapaces de contraatacar.

Los tecnócratas siempre han mostrado poco interés en las peleas por valores fundamentales. Su trabajo parte de la suposición de que todos, o al menos todas las personas que realmente importan, ya comparten el mismo compromiso ilustrado con los valores democráticos. El único debate que les preocupa es la evidencia sobre "lo que funciona" entre los aportes de políticas para producir los resultados medibles deseados, como salarios y PIB más altos, menos pobreza, menos crimen y terrorismo, o menos guerra.

El problema ocurre cuando algunas personas resultan no compartir esos valores ilustrados e insisten en desafiarlos. Los tecnócratas, en estas situaciones, no saben qué decir porque no pueden confiar en la evidencia para presentar su caso. Entonces, cuando los tecnócratas son todo lo que tenemos para defender la democracia, las peleas por valores fundamentales se vuelven vergonzosamente unilaterales.

Hillary Clinton fue el caso perfecto, una política tan tecnocrática que incluso avergonzó a otros tecnócratas. El sitio web de su campaña enumeró planes de puntos para resolver diferentes problemas medibles de 41, cada uno de los cuales contenía múltiples subplanes para resolver múltiples subproblemas. Incluso había un plan para proteger los intereses de los perros, gatos y caballos. Ella casi alcanzó el nivel de eso reducción al absurdo de la tecnocracia global, el ampliamente ridiculizado Objetivos de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible con sus objetivos 17 y objetivos 169.

Lea la historia completa aquí ...

¿Qué tan estables son las democracias? 'Las señales de advertencia parpadean en rojo'

Amanda Taub, New York Times, noviembre 29, 2016

Yascha Mounk está acostumbrada a ser la persona más pesimista de la sala. Mounk, profesor de gobierno en Harvard, ha pasado los últimos años desafiando uno de los supuestos fundamentales de la política occidental: que una vez que un país se convierta en una democracia liberal, seguirá siendo así.

Su investigación sugiere algo bastante diferente: que las democracias liberales en todo el mundo pueden estar en grave riesgo de declive.

El interés del Sr. Mounk en el tema comenzó de manera bastante inusual. En 2014, publicó un libro, "Extraño en mi propio país. ”Comenzó como una memoria de sus experiencias al crecer como judío en Alemania, pero se convirtió en una investigación más amplia de cómo las naciones europeas contemporáneas estaban luchando por construir nuevas identidades nacionales multiculturales.

Llegó a la conclusión de que el esfuerzo no iba muy bien. Una reacción populista estaba aumentando. ¿Pero era solo un nuevo tipo de política, o un síntoma de algo más profundo?

Para responder a esa pregunta, el Sr. Mounk se asoció con Roberto Stefan Foa, un politólogo de la Universidad de Melbourne en Australia. Desde entonces, han reunido y recopilado datos sobre la fuerza de las democracias liberales.

Su conclusión, que se publicará en la edición de enero del Journal of Democracy, es que las democracias no son tan seguras como la gente puede pensar. En este momento, dijo Mounk en una entrevista, "las señales de advertencia están parpadeando en rojo".

Señales tempranas de declive

Los politólogos tienen una teoría llamada "consolidación democrática", que sostiene que una vez que los países desarrollan instituciones democráticas, una sociedad civil sólida y un cierto nivel de riqueza, su democracia es segura.

Durante décadas, los eventos globales parecieron apoyar esa idea. Los datos de Freedom House, una organización de vigilancia que mide la democracia y la libertad en todo el mundo, muestran que el número de países clasificados como "libres" aumentó constantemente desde mediados de 1970 a principios de 2000. Muchos países latinoamericanos pasaron del gobierno militar a la democracia; Después del final de la Guerra Fría, gran parte de Europa del Este hizo lo mismo. Y las democracias liberales de larga data en América del Norte, Europa Occidental y Australia parecían más seguras que nunca.

Pero desde 2005, el índice de Freedom House ha mostrado una disminución en la libertad global cada año. ¿Es eso una anomalía estadística, resultado de algunos eventos aleatorios en un período de tiempo relativamente corto? ¿O indica un patrón significativo?

Mounk y Foa desarrollaron una fórmula de tres factores para responder esa pregunta. Mounk lo considera un sistema de alerta temprana y funciona como una prueba médica: una forma de detectar que una democracia está enferma antes de que desarrolle síntomas completos.

Democracia en decadencia

Lea la historia completa aquí ...

Suscríbete
Notificar de
invitado

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios