Smart Grid, estructuras inteligentes clave para sacar al mundo de la pobreza

¡Por favor comparta esta historia!
La solución del tecnócrata a todos los problemas conocidos por el hombre es la tecnología y más tecnología. Esta es una premisa falsa desde el principio porque no hay evidencia demostrable de que sea cierta. En otras palabras, los soñadores que imaginan el futuro no crean la realidad simplemente porque la imaginan. ⁃ Editor TN

Es una verdad universalmente reconocida que miles de millones de personas en todo el mundo viven en la pobreza. ¿Pero tiene que ser así? El progreso tecnológico de hoy significa que mañana podremos producir más, de manera más eficiente, elevando a las personas por encima del límite con un crecimiento económico acelerado en todo el mundo.

La clave de estos esfuerzos son los edificios inteligentes. Un mundo de estructuras conectadas, que utiliza toda la gama de tecnologías y datos para permitir el uso eficiente de la energía, podría facilitar la prestación de servicios de salud, educación y producción industrial en todo el mundo en desarrollo. Y al aprovechar abundantes fuentes de energía renovable como la solar, todo esto se puede lograr de manera sostenible, sin incurrir en grandes costos de carbono.

Pero no estamos allí todavía. La historia de los edificios inteligentes en el mundo en desarrollo todavía está en sus primeros capítulos. Para asegurarse de que la historia sea feliz, los edificios inteligentes deberían funcionar en un de redes inteligentes. Sin embargo, en muchos países en desarrollo, la red está bajo una presión tremenda. Estas naciones necesitan hacerse cargo.

La carga de las baterías

Un obstáculo importante entre los países en desarrollo, como India y Pakistan, y las redes inteligentes son el suministro de energía intermitente a través de la red. Y baterías, la solución tradicional a dicho problema (y de hecho una tecnología que es crucial para construir redes inteligentes flexibles) puede exacerbar el problema.

Imagine una red que está desconectada durante algunas horas al día, un problema que es bastante común en las aldeas de todo el mundo. Cuando tal sistema se cae, la gente usa sus baterías en su lugar. Hasta aquí todo bien. Pero desafortunadamente, tan pronto como la red se vuelve a encender, todas estas baterías comienzan a cargarse.

Y cuando hay muchas baterías en un área pequeña, esto puede tener un impacto real en la red. Las redes rara vez están diseñadas para manejar tales cargas y sobrecargar repetidamente los transformadores de esta manera reduce drásticamente su vida útil, lo que significa costos de infraestructura costosos solo para mantener la red. Y para los gobiernos con presupuestos limitados esto hace que sea muy difícil invertir en construir algo mejor.

Tomando el cargo

Es evidente, por lo tanto, que las naciones en desarrollo necesitan tomar el control de sus redes. Para ayudar a aplanar el consumo de energía, reduciendo las cargas y evitando los picos de demanda que están frenando los sectores locales de energía.

Esto debería comenzar en un nivel de construcción individual, haciendo que los edificios sean más inteligentes para soportar la red inteligente de la que dependerán. Al integrar sensores en estos edificios y los dispositivos dentro de ellos, tanto los proveedores de energía como los consumidores podrán rastrear y administrar el consumo de energía y comenzar a igualar el suministro con la demanda agregada en la red durante todo el día.

Esto parecería un cálculo complicado. Pero con máquina de aprendizaje, Podemos algoritmos de programa descifrar los patrones de consumo y asignar de forma predictiva la energía donde sea y cuando sea necesario; permitiendo a los gobiernos centrarse en desarrollar la infraestructura, en lugar de simplemente mantenerla.

De hecho, este es el enfoque de mi trabajo en Enervalis con Escuela de doctorado InnoEnergy. Trabajando con el apoyo de Enervalis y InnoEnergy gran red de contactos, he estado desarrollando Controladores inteligentes que responden a los datos del sensor y optimizan la asignación de energía en tiempo real. Y las cosas parecen prometedoras; En los pilotos a gran escala en los Países Bajos, ya hemos visto que estos algoritmos pueden reducir el consumo de energía sin afectar la comodidad de los ocupantes del edificio.

De hecho, los beneficios para los ocupantes en las economías en desarrollo pueden ser aún mayores, ahorrando a cientos de miles de hogares en el sur de Asia hasta € 50 por año, una cantidad enorme para las personas en las aldeas donde el ingreso familiar anual puede ser tan pequeño como € 1,000 .

Ahora estamos en medio de una prueba de un año de nuestra tecnología en Lahore para investigar su potencial de replicación, con miras a emprender un piloto completo el próximo año.

Incentivos para el cambio.

Pero solo tener la tecnología no es suficiente. Necesita ser implementado. E implementado correctamente. Quizás la mayor dificultad que enfrentan los países en desarrollo es lograr el marco legal adecuado para permitir una red inteligente flexible y edificios inteligentes.

Lea la historia completa aquí ...

Suscríbete
Notificar de
invitado

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios