Crisis climática y el mito del capitalismo verde

¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print

Las próximas conversaciones sobre el clima de París en diciembre de este año se han caracterizado como la última oportunidad de la humanidad para responder al cambio climático. Muchos esperan que esta vez se llegue a algún tipo de acuerdo internacional, comprometiendo al mundo a reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Y, sin embargo, hay signos claros de que las "soluciones" tan promocionadas de los objetivos de reducción de emisiones y los mecanismos del mercado son insuficientes para lo que se requiere.

En nuestro nuevo libro, Cambio climático, capitalismo y corporaciones: procesos de autodestrucción creativa, analizamos las razones por las cuales esto ha sucedido. Argumentamos que las empresas están encerradas en un ciclo de explotación de los recursos mundiales de formas cada vez más creativas.

Destrucción ambiental innovadora

La desconexión entre los negocios y la acción climática fue simbolizada por el anuncio a principios de este año de que una parte significativa de los fondos para la reunión de París proviene de las principales compañías de combustibles fósiles y emisores de carbono; Una situación que los funcionarios climáticos franceses admitieron era financieramente inevitable.

Aunque tal vez no sea sorprendente, este anuncio sugiere un problema más profundo que enfrentamos ahora: el sistema económico global del capitalismo corporativo parece incapaz de alcanzar los niveles de descarbonización necesarios para evitar el peligroso cambio climático. La humanidad está encerrada en un proceso de "autodestrucción creativa".

Nuestras economías ahora dependen de formas cada vez más ingeniosas de explotar las reservas de combustibles fósiles de la Tierra y de consumir los sistemas de soporte vital en los que confiamos para nuestra supervivencia. Esto es evidente en el apuro de algunas de las compañías más grandes del mundo por adoptar la perforación de petróleo en aguas profundas y árticas, el procesamiento de arenas alquitranadas, las nuevas mega minas de carbón y el "fracking" del gas de esquisto y carbón. Estos ejemplos resaltan tanto el genio inventivo del capitalismo corporativo como la ceguera de la industria y el gobierno ante la catástrofe ecológica que están formando.

Incorporando crítica

Nuestro libro muestra cómo las grandes corporaciones pueden continuar participando en un comportamiento cada vez más ambientalmente explotador al ocultar el vínculo entre el crecimiento económico interminable y el empeoramiento de la destrucción ambiental. Lo logran desafiando las percepciones de la crisis climática; invariablemente lo enmarca como un tema de debate partidista en lugar de un serio problema social, económico y político que debe abordarse. Pero, lo que es más importante, reinventando el ritual diario de "lo de siempre" como un proceso perfectamente normal y ecológicamente sólido.

A través de la narrativa del capitalismo "verde", las corporaciones y el mercado se presentan como el mejor medio para responder a la crisis climática. En este imaginario corporativo, los productos y servicios "verdes", el aumento de la "ecoeficiencia" y el ingenio y el dominio tecnológico del emprendimiento empresarial nos salvarán de la catástrofe.

El cabildeo y la actividad política corporativa obstruyen propuestas más significativas para la reducción de emisiones.

Además, los ciudadanos están inscritos como constituyentes en campañas corporativas, y como consumidores y "ecoemprendedores" en la búsqueda del "consumo verde". Somos las marcas que usamos, los autos que manejamos, los productos que compramos; y nos consuela encontrar el futuro retratado como "seguro" en manos del mercado.

La imagen brillante del ambientalismo corporativo y la sostenibilidad empresarial no promete conflictos ni compensaciones. Aquí, es posible abordar el cambio climático mientras se continúa la actual expansión global del consumo; No hay contradicción entre la riqueza material y el bienestar ambiental.

Al proponer que las iniciativas corporativas son suficientes, esa visión también encaja bien en el neoliberalismo, el sistema económico y político dominante de nuestro tiempo. Las alternativas, como la regulación estatal y las restricciones obligatorias sobre el uso de combustibles fósiles, se consideran contraproducentes e incluso perjudiciales. Parece que no hay alternativa al mercado.

Haciéndose eco de Fredric Jameson, "es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo".

Lo de siempre

Así es como se oculta la destrucción ambiental incorporada en nuestro sistema económico. Hacer frente a esta contradicción épica del capitalismo requeriría compensaciones materiales que desafían las identidades y los intereses.

Esta es la razón por la cual la alternativa a "los negocios como siempre" es mucho más difícil de imaginar y mucho más fácil de descartar como el enemigo del bienestar social, lo que los críticos a menudo caracterizan como volver a vivir en cuevas o volver a las "edades oscuras". .

Tal es la supremacía de nuestra imagen capitalista actual que exige un poderoso control sobre nuestro pensamiento y acciones. Es un agarre fortalecido por la promoción de cada nuevo producto "verde", un apretón apretado mediante el establecimiento de funciones de sostenibilidad en los negocios y el gobierno, un agarre defendido con cada "compensación" que compramos para un vuelo a un destino de vacaciones.

En última instancia, el "éxito" o no de las conversaciones sobre el clima de París parece poco probable que desafíe la dinámica fundamental subyacente a la crisis climática. La descarbonización dramática basada en los límites del consumo, el crecimiento económico y la influencia corporativa no está abierta a discusión.

Más bien, las élites globales han enmarcado la respuesta en torno a una acentuación de estas tendencias. Hasta que esto cambie, el dominio del capitalismo corporativo asegurará el continuo y rápido desmoronamiento de nuestro clima habitable.

Lea la historia completa aquí ...

¡Únete a nuestra lista de correos!


Suscríbete
Notificar de
invitado
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios