Xi Jinping: 'El mundo quiere justicia, no hegemonía'

¡Por favor comparta esta historia!
La idea de "justicia" de Jinping es desequilibrada: las reglas deben armonizarse, pero privatizarse. En otras palabras, "usted guarda sus reglas y nosotros cumpliremos las nuestras". De lo contrario, salga a tope. China no conquistará el mundo mediante la hegemonía, sino exportando la tecnocracia. ⁃ Editor TN

El presidente chino, Xi Jinping, dijo el martes que el sistema de gobernanza global debe ser más equitativo y justo, y que las reglas establecidas por un país o algunas naciones no pueden imponerse a otras. "El mundo quiere justicia, no hegemonía", dijo Xi en su discurso de apertura en el Foro anual de Boao para Asia, la respuesta de la región a Davos.

Pero, ¿por qué Xi Jinping hace y dice lo que es?

Para entenderlo, debemos mirar la historia de su país. Los últimos 100 años fueron un siglo rojo para China dominada por el comunismo. El vehículo de esta dominación fue el Partido Comunista de China. Muchos líderes han ido y venido, pero el partido permanece.

En un par de meses, el PCCh celebrará su centenario: 100 años de la fundación del partido. Mucho ha cambiado en estos 100 años: el socialismo ha pasado a un segundo plano, la igualdad se ha convertido en un inconveniente. El partido campesino y guerrillero busca la dominación global y no está tomando prisioneros.

Mao Zedong solía hablar de buscar la verdad a partir de los hechos. Hoy, su país se especializa en propaganda y falsedades.

¿Cómo sucedió esto?

China es una imagen de su líder y el comunismo chino se basa en la personalidad. El líder decide en qué dirección van el partido y el país. Tres capítulos del comunismo chino son testimonio de esto.

Primero fue la era de Mao Zedong, un líder inseguro y despiadado que presidió hambrunas mortales y una revolución cultural violenta. Luego vino Deng Xiaoping y la era de las reformas. China comenzó a adoptar la tecnocracia, abrazando la modernidad que terminó con la presidencia de Hu Jintao. Y luego vino Xi Jinping, que está llevando a China por el camino de la guerra. Este capítulo del comunismo chino aún se está desarrollando y ya ha decidido el clímax.

Un mundo dominado por la República Popular con él a la cabeza. Xi Jinping sigue hablando del sueño chino. Planea hacer esto poniendo al partido firmemente en la cima. El politburó es ahora una camarilla secreta de la cual las empresas estatales se han convertido en activos del partido. El Ejército Popular de Liberación se ha reducido a mercenarios. Xi Jinping tiene la intención de crear un nuevo orden mundial.

China se está apoderando de las organizaciones mundiales y las está remodelando. Los ciudadanos chinos encabezan cuatro de las 15 agencias de la ONU. Han dejado a la Organización Mundial del Comercio y la Organización Mundial de la Salud sin dientes.

Entonces, así es como se verá un mundo liderado por Beijing: la libertad y la libertad estarán reguladas por el estado, Internet será fuertemente censurado y la democracia se reducirá a una teoría. Además, podemos despedirnos de un orden basado en reglas. Este es el mega plan de China y el primer paso es probar las aguas. El Mar de China Meridional, donde cientos de barcos chinos todavía navegan en aguas disputadas, es el ensayo general de Beijing.

Lea la historia completa aquí ...

Sobre el autor

Patrick Wood
Patrick Wood es un experto líder y crítico en Desarrollo Sostenible, Economía Verde, Agenda 21, Agenda 2030 y Tecnocracia histórica. Es autor de Technocracy Rising: The Trojan Horse of Global Transformation (2015) y coautor de Trilaterals Over Washington, Volumes I and II (1978-1980) con el fallecido Antony C. Sutton.
Suscríbete
Notificar de
invitado
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios