La verdad sobre esas emisiones de carbono

¬°Por favor comparta esta historia!

TN Nota: No es exactamente lo que la mayor√≠a de la gente cree, pero las emisiones de carbono est√°n directamente relacionadas con el crecimiento econ√≥mico. 

Desde que las discusiones sobre cómo abordar el "calentamiento global provocado por el hombre" comenzaron a ganar terreno en la década de 1990, se han gastado billones de dólares en infraestructura, subsidios, I + D, regulaciones, esquemas comerciales e incluso organizaciones políticas con la intención explícita de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. .

Todos conocemos la premisa b√°sica. El incesante progreso humano durante d√©cadas ha llevado a un aumento continuo de los niveles de di√≥xido de carbono y otros gases de calentamiento en la atm√≥sfera, principalmente por la quema de combustibles f√≥siles que se han vuelto indispensables para las sociedades modernas. Como resultado, queda atrapado m√°s calor, casi como en un invernadero, lo que lleva a un aumento constante de las temperaturas globales a√Īo tras a√Īo. Como tal, nuestro consumo de estos combustibles f√≥siles sucios debe reducirse, o todos nos quemaremos en un futuro no muy lejano.

Las naciones desarrolladas tomaron la iniciativa en la reducción de la intensidad de carbono de su infraestructura energética al reemplazar gradualmente los combustibles fósiles con renovables más nuevas (como la energía solar, eólica y biocombustibles) e hidrocarburos más limpios. Además, a través de esquemas innovadores de comercio de carbono, los consumidores y las empresas europeas pagaron por eliminar gradualmente las empresas contaminantes y establecer tecnologías energéticas avanzadas en muchos países en desarrollo.

Por desgracia, el mundo ha cambiado considerablemente desde la d√©cada de 1990. En lugar de disminuir, las emisiones de carbono en realidad han aumentado mucho. Los pa√≠ses en desarrollo en su conjunto son ahora el emisor n√ļmero uno. Y muchos pa√≠ses de la OCDE (en su mayor√≠a desarrollados) est√°n tratando de gestionar situaciones fiscales muy dif√≠ciles.

De hecho, lo √ļnico que parece haberse mantenido constante es la estrategia sobre c√≥mo reducir las emisiones a nivel mundial. Este a√Īo, 34 pa√≠ses firmaron un acuerdo clim√°tico en Par√≠s para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, que representan aproximadamente la mitad del total mundial, en los pr√≥ximos a√Īos. Exactamente c√≥mo no podemos decirlo, pero por lo que parece, es el mundo desarrollado el que una vez m√°s sufrir√° la peor parte de los recortes y el costo necesario para llevar al mundo en esa direcci√≥n.

Esto podr√≠a tener implicaciones de largo alcance, posiblemente alterando a√ļn m√°s la arquitectura de la econom√≠a global. Como resultado, la p√©rdida de la base manufacturera / industrial en muchos pa√≠ses desarrollados podr√≠a acelerarse, lo que en s√≠ mismo presenta un conjunto de desaf√≠os a corto plazo en t√©rminos de conocimiento y prosperidad.

Por lo tanto, debemos hacernos la pregunta: a la luz de los resultados logrados hasta el momento, ¬Ņtenemos un plan cre√≠ble que realmente pueda ofrecer reducciones de emisiones de carbono (incluso sin entrar en el punto de una equidad y equilibrio), o es todo que ese dinero se gasta en una caza de gansos salvajes?

Veamos los datos.

Emisiones totales de carbono

Cada a√Īo, BP, el gigante energ√©tico mundial, lanza su Revisi√≥n estad√≠stica de la energ√≠a mundial, un tesoro de informaci√≥n disponible gratuitamente. Incluye una secci√≥n completa sobre las emisiones de di√≥xido de carbono por pa√≠s, que emplearemos aqu√≠ para medir el estado actual de las cosas (excepto donde se indique lo contrario).

Emisiones de dióxido de carbono (toneladas de MM) en países / regiones seleccionados: 2000-2015

Emisiones de dióxido de carbono (toneladas de MM) en países / regiones seleccionados: 2000-2015

El gráfico anterior muestra las emisiones totales de carbono de fuentes de energía solamente (excluyendo cosas como fugas de metano de tuberías, basura y pedos de vaca) y, por lo tanto, puede no coincidir con los cálculos nacionales. Pero dado que estos representan la mayor parte de las emisiones causadas por el hombre, deberíamos estar cerca de la marca.

Lo primero que sale es que las emisiones de carbono han crecido fuertemente, y en 33 mil millones de toneladas ahora son 40% m√°s altas que en 2000. De hecho, han crecido cada a√Īo, con la notable excepci√≥n de 2009, cuando la econom√≠a mundial estaba lidiando con los efectos devastadores de la crisis financiera mundial.

[Nota personal: dado que las emisiones totales de carbono fueron b√°sicamente estables en 2015, ¬Ņqu√© nos dice eso sobre la condici√≥n actual de la econom√≠a global? Hmmm ...]

La segunda cosa notable es que las emisiones del mundo desarrollado alcanzaron su punto m√°ximo en 2007 y han estado disminuyendo constantemente desde entonces, como lo demuestra la suma de todas las barras hasta ‚ÄúOtra OCDE‚ÄĚ en el gr√°fico. Desde 2004, estos pa√≠ses ya no representan la mayor√≠a de las emisiones de carbono en todo el mundo. Al a√Īo pasado, su contribuci√≥n era de apenas un 37% del total, una cifra que probablemente seguir√° cayendo en los pr√≥ximos a√Īos.

En marcado contraste, el mundo en desarrollo ha estado llorando. Basta con mirar a China y comparar sus barras en 2000 con 2015. Las cifras exactas son 3.3 mil millones de toneladas contra 9.2 mil millones (ahora un asombroso 27% de las emisiones totales de carbono), respectivamente, un aumento de casi tres veces en 15 a√Īos. ¬°Que se hunda en los osos de China! Ahora es el mayor emisor de carbono del mundo, despu√©s de superar a los EE. UU. En 2006. Las emisiones de India aumentaron m√°s de dos veces durante el mismo per√≠odo, y Oriente Medio fue un poco m√°s bajo que eso.

Porcentaje del valor agregado en la fabricación mundial (%): 1980 - 2012 Fuente: Naciones Unidas, MAPI

Porcentaje del valor agregado en fabricación global (%): 1980 - 2012
Fuente: Naciones Unidas, MAPI

El gráfico anterior muestra el cambio en el valor agregado de fabricación en países seleccionados desde 1980, y casi proporciona una imagen especular del cambio relativo en las emisiones de carbono desde entonces.

Por lo tanto, existe un v√≠nculo importante y observable entre las emisiones y el desempe√Īo econ√≥mico, como deber√≠a esperarse. Pero hay m√°s en esta historia.

Una medida de eficiencia

Otra gran información contenida en el informe de BP es la cantidad de energía primaria consumida por el país. Esta es básicamente la energía resultante de la utilización de combustibles comercializados, incluidas las energías renovables utilizadas para generar electricidad.

El uso de estos datos junto con las emisiones de carbono puede darnos una idea de cuánto carbono emite cada nación por unidad de energía consumida. Para simplificar, llamemos a esto "eficiencia", que es simplemente emisiones de carbono divididas por energía primaria.

En un extremo, si un pa√≠s utiliza exclusivamente energ√≠a renovable y / o nuclear, este n√ļmero deber√≠a ser cero, lo que significa la clasificaci√≥n de eficiencia m√°s alta. Sus emisiones de carbono son inexistentes o se absorben por completo en otras partes del ecosistema, no en la atm√≥sfera (las emisiones necesarias para montar esa infraestructura no se consideran aqu√≠). Las energ√≠as renovables m√°s nuevas (es decir, excluidas las grandes hidroel√©ctricas) tienden a ser m√°s caras que sus equivalentes de combustibles f√≥siles, por lo que requieren alg√ļn tipo de apoyo gubernamental para ser econ√≥micamente viables.

En el otro extremo, una planta de combustibles f√≥siles que tiene una tasa de conversi√≥n en energ√≠a muy baja tendr√° un n√ļmero alto (clasificaci√≥n de eficiencia m√°s baja). El tipo de combustible f√≥sil es importante, ya que afecta la eficiencia t√©cnica de la conversi√≥n de energ√≠a y las emisiones relacionadas. El carb√≥n (sin ning√ļn m√©todo de captura) tiende a producir muchas m√°s emisiones de carbono que el gas natural (aunque las fugas de metano de los gasoductos y otras infraestructuras pueden complicar un poco el panorama).

El siguiente gráfico muestra toda esta información para un grupo seleccionado de países / regiones.

Emisiones de dióxido de carbono por energía primaria consumida (gramos) en países / regiones seleccionados: 2000-2015

Emisiones de dióxido de carbono por energía primaria consumida (gramos) en países / regiones seleccionados: 2000-2015

Comencemos con los campeones de la ineficiencia de carbono, es decir, aquellos con el n√ļmero m√°s alto. Hasta hace poco, China ocupaba el primer lugar. Esto explica por qu√©, a pesar de tener una econom√≠a m√°s peque√Īa que la de Estados Unidos, arroja muchas m√°s emisiones de carbono. Esto no sorprende a nadie que haya experimentado o visto im√°genes de contaminaci√≥n en las ciudades chinas. El gobierno chino est√° tratando de abordar el problema como lo demuestra la mejora sustancial posterior a 2007, pero hay mucho trabajo por hacer para converger con sus pares m√°s eficientes en carbono.

India contin√ļa encendi√©ndose y, en 2014, super√≥ a China como la m√°s intensiva en carbono. Probablemente empeorar√° antes de mejorar, ya que el pa√≠s necesita desesperadamente m√°s energ√≠a y el carb√≥n barato tiende a ser el combustible elegido.

La clasificaci√≥n m√°s alta (cifra m√°s baja) del resto de los pa√≠ses en desarrollo (ROW) no est√° impulsada por la limpieza per se, sino en gran parte porque muchos a√ļn no se han embarcado en el mismo proceso de industrializaci√≥n que China e India. Por ejemplo, muchos todav√≠a utilizan biomasa neutra en carbono como una fuente importante de energ√≠a (lo que a su vez plantea importantes preocupaciones sobre la sostenibilidad). Si se utiliza la India como modelo, las emisiones globales de carbono podr√≠an aumentar sustancialmente desde aqu√≠.

Las tendencias son m√°s alentadoras en el resto de pa√≠ses. Es cierto que el desempe√Īo positivo de Rusia nos sorprendi√≥, dada la imagen persistente de la industria sovi√©tica fuertemente contaminada en nuestras mentes. Un aumento en el uso de energ√≠a nuclear fue un factor clave detr√°s de esta reducci√≥n constante en la intensidad del carbono.

Japón ofrece el ejemplo opuesto de Rusia. El cierre nuclear a raíz del desastre de Fukushima en 2011 significó que el uso de combustibles fósiles como reemplazo generó muchas más emisiones de carbono por energía consumida. Esto demuestra una vez más que la elección del combustible es muy importante en este ámbito.

A partir de una base más alta, los EE. UU. (Línea azul discontinua) también ha mejorado durante el período, ya que reemplazó el carbón más sucio con gas natural, que se hizo abundante por la increíble revolución de las acciones, y también aumentó el uso de energías renovables.

Las mejoras en la eficiencia del carbono de la UE (l√≠nea verde discontinua) fueron m√°s notables que en cualquier otro pa√≠s, especialmente porque los europeos redujeron su uso de gas nuclear, hidroel√©ctrico y natural (las alternativas m√°s limpias y ‚Äúm√°s f√°ciles‚ÄĚ) en aproximadamente un 10% durante ese per√≠odo. Esto significa que las energ√≠as renovables m√°s nuevas, como la e√≥lica, la solar y la bioenerg√≠a, contribuyen sustancialmente m√°s a la generaci√≥n de energ√≠a en la actualidad, habiendo crecido en un factor asombroso de casi 10 veces desde 2000.

Entonces, ¬Ņpor qu√© no todos siguen el ejemplo de Europa?

Promedio de precios nacionales de electricidad (UScents / KWh) a los tipos de cambio actuales: 2011 Fuente: Ovo Energy

Promedio nacional de precios de electricidad (UScents / KWh) a
Tipos de cambio actuales: 2011 (Fuente: Ovo Energy)

El gr√°fico anterior muestra los precios de la electricidad en pa√≠ses seleccionados. Si bien las diferencias pueden atribuirse a varias causas (incluidos los tipos de cambio), la reducci√≥n de la intensidad del carbono principalmente mediante el uso de energ√≠as renovables m√°s nuevas claramente no es barata. Alemania y Dinamarca, los tradicionales ni√Īos del cartel de la energ√≠a solar y e√≥lica, respectivamente, pagan algunos de los precios de la electricidad m√°s altos del mundo. Esto perjudica a los consumidores nacionales y a otras industrias (y especialmente en las econom√≠as impulsadas por las exportaciones).

Adem√°s, los requisitos de inversi√≥n son enormes y no siempre est√°n optimizados. En 2013 Siemens estimado que 60 podr√≠a ahorrar una gran cantidad de US $ 2030 si los recursos de energ√≠a renovable se construyeran donde producen m√°s, como colocar paneles solares en la soleada Espa√Īa en lugar de la nublada Alemania, y transportar la energ√≠a resultante de regreso a casa. No es exactamente energ√≠a de origen local, pero mucho m√°s barata.

Esta evidencia sugiere que los europeos ya est√°n pagando el wazoo para reducir sus emisiones de carbono e incluso las de otros (aunque no hemos visto ning√ļn estudio que confirme esto, probablemente no es lo que los pol√≠ticos quieren ver anunciado cuando piden m√°s dinero a sus electores para combatir cambio clim√°tico).

Controladores de alto nivel de emisiones de carbono

Países de todo el mundo han estado invirtiendo significativamente para promover alternativas de energía más limpia.

Nueva inversión en energía renovable (miles de millones de dólares): 2004-2015 Fuente: PNUMA, Bloomberg New Energy Finance

Nueva inversión en energía renovable (miles de millones de dólares): 2004-2015
Fuente: PNUMA, Bloomberg New Energy Finance

Las inversiones en energía renovable de los países desarrollados alcanzaron su punto máximo en 2011 en US $ 191 mil millones. Desde entonces, la cifra se ha reducido sustancialmente, probablemente como consecuencia de dificultades fiscales, hasta el punto de que el mundo en desarrollo en su conjunto es ahora el mayor inversor.

Esto plantea la pregunta. Con toda esta inversi√≥n, ¬Ņpor qu√© las emisiones totales de carbono han seguido creciendo tan fuertemente?

Podemos responder diferenciando entre cambios en VOLUMEN - la cantidad total de energía primaria consumida, normalmente correlacionada positivamente con el crecimiento económico y / o poblacional - y EFICIENCIA DE CARBONO (como hemos definido anteriormente, básicamente emisiones por volumen), que se puede mejorar mediante el uso de tecnologías menos intensivas en carbono.

Si hacemos esto dividiendo los datos entre los países desarrollados (en términos generales, OCDE) y los países en desarrollo (no OCDE), los resultados son bastante reveladores.

Cambios en las emisiones de dióxido de carbono de la OCDE (Toneladas MM): 2000-2015

Cambios en las emisiones de dióxido de carbono de la OCDE (Toneladas MM): 2000-2015

El gráfico anterior muestra esta división para los países de la OCDE. Ahora podemos ver claramente por qué sus emisiones han disminuido desde 2007. La eficiencia del carbono ha mejorado ampliamente durante todo el período (barras naranjas negativas), lo que significa que toda esa inversión generó algunas mejoras. Pero la verdadera causa de la disminución fue causada principalmente por grandes reducciones en el volumen (barras azules negativas), particularmente desde la crisis financiera de 2008.

Cambios en las emisiones de dióxido de carbono no OCDE (toneladas de MM): 2000-2015

Cambios en las emisiones de dióxido de carbono no OCDE (toneladas de MM): 2000-2015

Como sabemos, el entorno econ√≥mico fue sustancialmente m√°s din√°mico en el mundo en desarrollo. En consecuencia, se registraron aumentos de volumen positivos durante todo el per√≠odo, incluso durante la crisis financiera de 2008. Pero en una nota m√°s positiva, la eficiencia del carbono ha ido en aumento en los √ļltimos a√Īos, tambi√©n como reflejo del aumento de las inversiones en energ√≠as renovables, pero sigue siendo claramente insuficiente para compensar esos aumentos de volumen.

La evidencia de ambos grupos parece sugerir que, bas√°ndose en la huella tecnol√≥gica actual, la √ļnica forma de reducir las emisiones de carbono es a trav√©s de una reducci√≥n en la actividad econ√≥mica, ya que los cambios en el volumen han contribuido mucho m√°s que las mejoras en la eficiencia.

Esto es una comprensión dolorosa, porque la pérdida de puestos de trabajo resultante, el retraso en el crecimiento y la reducción de los niveles de prosperidad son simplemente políticamente inaceptables en cualquier país. De lo contrario, a pesar de su importante contribución, las tecnologías limpias de hoy no nos llevarán allí.

Es m√°s f√°cil decirlo que hacerlo

Esta es probablemente la raz√≥n por la que las personas que firmaron el nuevo acuerdo clim√°tico de Par√≠s optaron por m√°s de lo mismo (y, por lo que podemos decir, sin ning√ļn objetivo de reducci√≥n vinculante): m√°s inversiones y regulaciones pagadas principalmente por los ciudadanos de los pa√≠ses desarrollados, incluso si no ya representan la mayor√≠a de esas emisiones y, en ausencia de contracciones econ√≥micas importantes, no har√°n mucho para detener el aumento de las emisiones de todos modos.

Ni siquiera estamos seguros de cu√°les deber√≠an ser los objetivos de reducci√≥n para evitar el tan promocionado apocalipsis clim√°tico. En todo caso, el estudio de la econom√≠a nos ha ense√Īado a ser esc√©pticos ante cualquier modelo que produzca un n√ļmero exacto. Y el clima es mucho m√°s complejo que lidiar con las emociones humanas. Esto no inspira mucha confianza en ning√ļn n√ļmero de reducci√≥n obligatorio, especialmente dado el mal desempe√Īo de los modelos clim√°ticos en los √ļltimos a√Īos.

Incluso un peque√Īo cambio porcentual en las emisiones puede marcar una gran diferencia en el resultado previsto. Por ejemplo, supongamos que queremos volver a los niveles de emisi√≥n de carbono "deprimidos" en 2009. Esa es una reducci√≥n del 10% de los niveles actuales, o unos 3.3 mil millones de toneladas de carbono. Para poner esa cifra en perspectiva, es m√°s de la mitad de todas las emisiones en los Estados Unidos, el segundo emisor del mundo.

Sospechamos que será necesario establecer objetivos más ambiciosos para realmente marcar la diferencia, pero solo para volver a los niveles de 2000 ... ¡un equivalente de toda China tendría que convertirse en carbono neutral! Y esto solo aumentará a medida que otros países se desarrollen más.

No queremos parecer pesimistas aqu√≠, pero si nuestra supervivencia est√° realmente en juego, esperamos que los "negacionistas" del cambio clim√°tico, aquellos que afirman que los cambios recientes de temperatura son impulsados ‚Äč‚Äčprincipalmente por eventos naturales y no por acciones humanas, sean en √ļltima instancia probado correcto.

De lo contrario, no podemos ver cómo el mundo logrará alguna vez una reducción significativa de las emisiones de carbono sin una reducción masiva de la actividad económica en todo el mundo. Para reiterar el punto, con base en los datos que hemos visto, la tecnología que tenemos a nuestra disposición hoy ha demostrado ser insuficiente para compensar las emisiones derivadas del crecimiento en circunstancias normales, sin importar cuánta inversión y regulaciones bien intencionadas se hayan desplegado en resolver este problema.

El camino a seguir

Ah, pero ¬Ņno estamos haciendo un excelente progreso para encontrar formas nuevas, m√°s baratas y m√°s limpias de producir energ√≠a?

Incluso si ese es el caso, seamos realistas aqu√≠. Se necesitan d√©cadas para que cualquier nueva forma de energ√≠a alcance una proporci√≥n significativa de la producci√≥n mundial. Y como se√Īal√≥ Vaclav Smil, distinguido profesor em√©rito de la Universidad de Manitoba, cada una de esas transiciones de energ√≠a parece tardar m√°s en desarrollarse. Si necesitamos reducir las emisiones con urgencia, entonces claramente estamos quedando sin tiempo.

Entonces, ¬Ņqu√© podemos hacer?

La buena noticia es que tomar medidas concretas para preservar nuestro medio ambiente también debería producir resultados positivos en términos de reducción de emisiones. Después de todo, las plantas necesitan carbono para vivir y siempre han actuado como reservorios naturales. Un excelente lugar para comenzar es tomarse en serio la reducción masiva de la deforestación. Y también deberíamos plantar un gran cantidad de árboles en todo el mundo.

S√≠, parece demasiado simplista, pero las mejores soluciones a menudo lo son. Se puede hacer r√°pidamente si nos comprometemos y cuesta una fracci√≥n en comparaci√≥n con reemplazar nuestra infraestructura energ√©tica con el √ļnico prop√≥sito de reducir las emisiones de carbono. Adem√°s, es mucho m√°s consensuado que tratar de convencer a un indio de que no construya una central el√©ctrica a carb√≥n cuando su pa√≠s necesita mucha energ√≠a, o que un alem√°n pague la factura de una alternativa m√°s limpia. Y hay muchas otras soluciones frutales bajas.

Eso no quiere decir que la energ√≠a limpia sea in√ļtil. Absolutamente al contrario. Ofrece una gran cantidad de beneficios vitales, como reducir todo tipo de contaminaci√≥n atmosf√©rica, aumentar la autosuficiencia, revitalizar la producci√≥n industrial y la I + D y minimizar el riesgo de conflicto geopol√≠tico por los combustibles f√≥siles, que evidentemente no durar√° para siempre. Estas son todas las cosas en las que podemos estar de acuerdo sin ser demasiado filos√≥ficos.

Desafortunadamente, el debate sobre el clima y las emisiones de carbono se ha vuelto extremadamente político, incluso litigioso. Esto es tóxico para el avance de la ciencia y, sobre todo, para encontrar una solución creíble, rentable, equilibrada y justa que pueda beneficiar a la sociedad global sin restringir demasiado el crecimiento.

Pero dado que la conveniencia pol√≠tica triunfa sobre la realidad, donde cobrar impuestos a las personas y gastar el dinero en costosos "elefantes blancos" parece ser el camino de menor resistencia, no estamos conteniendo la respiraci√≥n aqu√≠, incluso si esa podr√≠a terminar siendo la √ļnica forma de reducir finalmente esas crecientes emisiones de carbono.

Lea la historia completa aquí ...

Suscríbete
Notificar de
invitado

4 Comentarios
M√°s antiguo
M√°s Nuevos M√°s votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Robert Vincin

El carbono es inerte sin emisión gracias a Dios. Sospecho que el autor no está al tanto del Protocolo de Kioto y, de hecho, de los grandes beneficios que la captura de CO2e traería a Australia. El cambio climático compensar el CO2 para hacer crecer el suelo con carbono crearía más de 200,000 puestos de trabajo, eliminaría la deuda de Australia y la nación volvería a tener un negocio principal para reemplazar la fabricación minera. La tecnología australiana se aplica en otras naciones para reducir el CO2 que aumenta el carbono del suelo y revertir los desiertos.

Patrick Wood

Robert, no puedes obtener un pase gratis en Technocracy. Noticias. Si bien devolver el desierto a tierras agrícolas productivas es algo bueno, el Protocolo de Kyoto y todo lo que lo rodea es un fraude científico. CO2 apoya el crecimiento de las plantas, lo que apoya la producción de oxígeno y la producción de alimentos.

DennisA

Si el CO2 realmente hizo lo que se dec√≠a, puede que tenga alg√ļn sentido. La atm√≥sfera terrestre no se comporta como un invernadero y el hecho de que las mediciones de temperatura por sat√©lite no hayan mostrado una tendencia creciente a pesar del aumento de CO2, muestra que la supuesta causa y efecto es falsa. http://greenhouse.geologist-1011.net

Igualmente, se supone que las emisiones antropog√©nicas son planas en este momento, pero los niveles atmosf√©ricos de CO2 han aumentado. Esto se relaciona con la observaci√≥n de muchos cient√≠ficos de que el aumento de CO2 sigue al aumento de temperatura y acabamos de ver la parte posterior de un gran El Ni√Īo.