Para ocultar la tecnología de vigilancia, los federales descartan casos de pornografía infantil

¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print
Es profundamente inquietante que los tribunales estén retirando los casos penales para proteger el software de vigilancia clandestina del gobierno que se utilizó para presentar cargos en primer lugar. Los federales han creado alianzas público-privadas para crear un muro de secreto para esconderse detrás. ⁃ TN Editor

El Departamento de Justicia ha descartado los casos de pornografía infantil para no revelar información sobre los programas de software utilizados como base para los cargos.

Una serie de casos sugieren serios problemas con las herramientas tecnológicas utilizadas por las autoridades federales. Pero las entidades privadas que desarrollaron estas herramientas no las enviarán a una inspección independiente ni entregarán casi ninguna información sobre cómo funcionan, sus tasas de error u otra información crítica. Como resultado, personas potencialmente inocentes son acusadas de pedófilos y procesadas como coleccionistas de pornografía infantil, mientras que personas potencialmente culpables se liberan para que estas compañías puedan proteger "secretos comerciales".

La situación sugiere algunos de los muchos problemas que pueden surgir en torno a las asociaciones público-privadas para atrapar delincuentes y el software secreto de vigilancia digital que conlleva (software que se está empleando durante mucho más que la captura de predadores infantiles).

Con los casos de pornografía infantil, "los acusados ​​no son los más comprensivos". señala Tim Cushing en Techdirt. Sin embargo, esa es una razón más por la cual las travesuras del gobierno aquí son inquietantes. O los federales inicialmente presentaron casos graves contra personas a las que simplemente no pensaron que defenderse, o están dispuestos a dejar ir el mal comportamiento en lugar de enfrentar algún escrutinio público.

An amplia investigación por ProPublica "Encontramos más de una docena de casos desde 2011 que fueron desestimados, ya sea por los desafíos a los hallazgos del software, o por la negativa del gobierno o el fabricante a compartir los programas de computadora con abogados defensores, o ambos", escribe Jack Gillum. Muchos casos más plantearon problemas con el software como defensa.

"Los abogados defensores se han quejado durante mucho tiempo de que los reclamos de secreto del gobierno pueden obstaculizar a los sospechosos que intentan demostrar que el software los identificó erróneamente", señala Gillum. "Pero el creciente éxito de su contraataque también genera preocupaciones de que, al cuestionar el software utilizado por los investigadores, algunos que comercian con pornografía infantil pueden evitar el castigo".

Los tribunales han tratado de superar las preocupaciones de que el escrutinio disminuiría la efectividad del software para la aplicación de la ley o infringiría los derechos de propiedad intelectual al ordenar solo procesos de revisión secretos y monitoreados por terceros. Pero los fiscales federales han rechazado incluso estos compromisos, generando preocupación de que no sean preocupaciones legítimas lo que impulse su secreto, sino una falta de confianza en la eficacia del software o alguna otra razón más nefasta.

Human Rights Watch (HRW) ha planteado preguntas sobre la cantidad de datos (no solo sobre los acusados ​​sino sobre todos los estadounidenses) que estos programas han estado accediendo y almacenando.

En febrero, HRW envió una carta a los funcionarios del Departamento de Justicia expresando inquietudes sobre uno de esos programas, llamado Sistema de Protección Infantil (CPS). TLO, la compañía detrás del sistema CPS, ha intervenido en casos judiciales para evitar la divulgación de más información sobre el programa o pruebas independientes del mismo.

"Dado que el sistema está diseñado para señalar a las personas como sospechosas de haber cometido delitos, tanto sus tasas de error como su potencial para superar los límites constitucionales tienen implicaciones para los derechos", afirma HRW. Sin embargo, "no está claro qué información tiene el Departamento de Justicia sobre el potencial de error de CPS (y sobre qué base)".

Lea la historia completa aquí ...

¡Únete a nuestra lista de correos!


Suscríbete
Notificar de
invitado
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios