La visión de la tecnocracia y tu futuro

Dibujo sobre papel de Laurie Lipton
¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print

“Bueno, muchachos, tenemos esta cosa extraña llamada EL INDIVIDUAL. ¿Alguien podría decirme qué es? No se está ajustando a nuestros algoritmos. Él está por todo el lugar. Y mientras estamos en eso, ¿qué demonios es esta IMAGINACIÓN? Se nos escapa de las manos, no se ajusta al plan ... "

PRIMERA PARTE

Los tecnócratas dicen que quieren acabar con la pobreza, la guerra y la desigualdad. Pero para lograr estos elevados objetivos (o pretender), necesitan reprogramar a los humanos.

La tecnocracia es la agenda básica y el plan para gobernar la sociedad global desde arriba, por lo que debemos entenderla desde varios ángulos.

Considere un grupo de ingenieros entusiastas con visión de futuro a principios del siglo 20. Trabajan para una empresa que tiene un contrato para fabricar una locomotora.

Este es un equipo muy complejo.

En un nivel, los trabajadores están obligados a fabricar los componentes según las especificaciones. Luego deben ponerlos todos juntos. Estas tareas son formidables.

En otro nivel, varios departamentos de la empresa deben coordinar sus esfuerzos. Esto también es visto como un trabajo tecnológico. Organizar se considera una tecnología.

Cuando la locomotora está terminada y entregada, y cuando corre sobre sus orugas y tira de un tren, se gana una gran e inspiradora victoria.

Y luego ... los ingenieros comienzan a pensar en las implicaciones. ¿Y si la locomotora fuera la sociedad misma? ¿Y si la sociedad fuera el producto terminado? ¿No podría la sociedad unirse de manera coordinada? ¿Y no podría utilizarse la "tecnología de organización de las cosas" para el trabajo?

¿Por qué molestarse con políticos y mentirosos interminables? ¿Por qué deberían estar a cargo? ¿No es una propuesta perdedora obvia? Por supuesto que es.

Los ingenieros podrían diseñar y construir una sociedad futura que beneficiaría a todas las personas. La enfermedad y la pobreza podrían desaparecer. Eliminarlos sería parte del plan.

Esta "visión" golpeó a los ingenieros y técnicos como una tonelada de ladrillos. ¡Por supuesto! Todas las sociedades habían fracasado por la misma razón: las personas equivocadas estaban a cargo.

Armados con esta nueva comprensión, los ingenieros de todos los niveles comenzaron a ver lo que se necesitaba. Una revolución en el pensamiento sobre la organización social. La ciencia era el nuevo rey. Y la ciencia gobernaría.

Por supuesto, para que un mundo diseñado funcione, ciertas decisiones tendrían que tomarse sobre el papel del individuo. Cada individuo. No podrías tener un plan hermético si cada humano fuera libre de perseguir sus propios objetivos. Demasiadas variables Demasiada confusión. Demasiado conflicto Bueno, ese problema podría resolverse. Las acciones del individuo se adaptarían a las operaciones coordinadas de la sociedad planificada.

El individuo sería "uno de los componentes de la locomotora". Su vida estaría conectada con otras vidas para producir una forma ejemplar.

Sí, esto podría implicar algunos problemas, pero esos problemas podrían resolverse. Tendrían que resolverse, porque el objetivo primordial era la formación de una organización mundial. ¿Qué haría si un tornillo (un humano individual) en una rueda de una locomotora fuera del tamaño incorrecto? Volverías y corregirías el error. Volverías a hacer el cerrojo.

Otras personas entraron al juego. Los globalistas de alto nivel veían la tecnocracia como un sistema que podían usar para controlar a la población.

Esencialmente, una visión ya equivocada de una futura utopía tecnocrática fue secuestrada. Algo malo se hizo mucho peor.

En pocas palabras, esta es la historia de la tecnocracia.

¿Una locomotora es una sociedad? No. Esa fue la primera idea fatalmente defectuosa. Todo lo que siguió fue cada vez más extraño.

Si rastrea los detalles que se encuentran debajo de estas historias de portada, descubrirá un sistema de planificación deformado que expresa el control sobre la población mundial.

La utopía colectiva resulta ser una farsa.

¿Despertarse es difícil? ¿Romper es difícil? Deben hacerse.

Una solución tecnológica viable es un logro muy bueno cuando el proyecto es una máquina. Pero transferir ese brillo de victoria a toda la sociedad es una ilusión. Cualquier cosa que se llame a sí misma educación abordaría la ilusión como el primer orden del día.

La sociedad de ingeniería requiere ingeniería humana.

Ese es el defecto fatal.

Se llama control mental.

SEGUNDA PARTE

Cualquier artista genuino, cualquier constructor de comunidades, cualquier activista cuerdo, cualquier visionario honorable se encuentra fuera de la tecnocracia, y no es parte de este programa.

En cambio, su impulso es hacia una mayor libertad individual y una sociedad más abierta con una mayor descentralización del poder.

La descentralización es la clave.

El uso de la tecnología no implica vivir dentro de su control. El uso de la tecnología no implica que la sociedad deba presentarse como una máquina gigante con partes ajustadas.

Los futuristas que han ofrecido "planes generales" para la disposición de la sociedad generalmente ignoran o eluden el tema de quién administrará el plan. Decir que esto es un error es una gran subestimación.

¿Dónde está un centro de poder de gran alcance en nuestro mundo que dirija la sociedad?

Todos estos centros de poder están, ante todo, dedicados a su propia supervivencia. Y después de eso, se dedican al control del territorio que creen poseer. EL INDIVIDUAL es una cosa desordenada que debe ser dejada de lado o tratada como un elemento disruptivo.

TERCERA PARTE

La imaginación nunca muere.

Pertenece al individuo. No es propiedad del grupo.

Permite soluciones que erradican los problemas y se adelantan a los problemas antes de que levanten la cabeza.

Una y otra vez, el individuo, a medida que avanza por la vida, se encuentra con personas y organizaciones que consideran que la imaginación es negativa. En las formas claramente definidas de la sociedad, la imaginación debe quedar en segundo plano ante la planificación.

¿El individuo es resistente a tales manipulaciones o se rinde?

Esta es la pregunta clave.

¿El individuo ve a la sociedad como una operación que potencialmente puede elevar a los individuos y empoderarlos? ¿O cede ante la idea de que la sociedad debería crear más y más personas dependientes?

El individuo puede ser una fuente de difusión de la libertad, o puede defender la noción de que hay un sinfín de "derechos" que deben ser respetados.

La tecnocracia promueve los derechos como una puerta hacia el futuro. Su último derecho es el siguiente: tiene derecho a ser reprogramado para creer que tiene un puesto en el mundo futuro; haremos esta ranura lo más atractiva posible; servirá el bien general mientras lo diseñamos.

Así es como la tecnocracia ve el futuro ... tu futuro.

¿La última visión tecnocrática? Tu cerebro es un procesador, y tu cerebro es tu mente. Eso es todo lo que tienes en mente. Por lo tanto, conectar su cerebro a una supercomputadora, oa la Nube, expandirá mágicamente su mente y la hará "más que humana".

Te convertirás en transhumano. Un híbrido de humano y máquina.

Este es el cuento de hadas para terminar con todos los cuentos de hadas.

Es una ilusión disfrazada de ciencia.

La idea es: te convertirás en Más. Superará los límites y problemas asociados con ser un individuo.

Cada individuo recibirá la misma información y las mismas respuestas y las mismas soluciones de la nube. AUTOMÁTICAMENTE.

Este es el sueño húmedo del programador.

De este modo, los tecnócratas podrán construir una sociedad global y controlar todas sus facetas.

Esa es la revolución.

La contrarrevolución eres TÚ.

El individuo libre.

Nunca lo olvides.

Suscríbete
Notificar de
invitado
1 Comentario
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios