La tecnocracia y la democracia: los desafíos para el desarrollo en África

¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print
Esta importante beca, originaria de la Universidad de Nairobi en Kenia, analiza la tendencia de la democracia a la tecnocracia en el continente africano. Si alguien piensa que la tecnocracia no se está discutiendo seriamente, están cerrando los ojos ante lo obvio. ⁃ TN Editor

Resumen

En este documento, sostenemos que el futuro del desarrollo en África radica en el cambio de la democracia en el sentido convencional a la tecnocracia, donde se reconoce y aprecia el papel del experto. Comenzamos presentando conceptualizaciones de democracia y tecnocracia. Posteriormente, destacamos el desafío que plantean las demandas de la sociedad de la información a los conceptos tradicionales de democracia.

Introducción

La democracia es un sistema de gobierno en el que los líderes políticos son elegidos libremente, con el supuesto subyacente de que el liderazgo será responsable ante los gobernados mediante la traducción de las promesas preelectorales en políticas concretas que mejoren el bienestar general de la sociedad. Sin embargo, los líderes elegidos dependen de expertos para formular e implementar las políticas relevantes. Tales tecnócratas, por lo tanto, ejercen autoridad y poder en virtud de su competencia en campos específicos. Por lo tanto, el tecnócrata ejerce influencia sobre el líder político, quien a su vez se atribuye los beneficios que le reportan a la sociedad.

En este documento, sostenemos que el futuro del desarrollo en África radica en el cambio de la democracia en el sentido convencional a la tecnocracia, donde se reconoce y aprecia el papel del experto. Comenzamos presentando conceptualizaciones de democracia y tecnocracia. Posteriormente, destacamos el desafío que plantean las demandas de la sociedad de la información a los conceptos tradicionales de democracia.

Tecnocracia

El término "tecnocracia" fue utilizado por primera vez por Smyth (1919). El uso de Smyth se refería puramente a la democracia industrial, en la que buscaba demostrar la integración de "los trabajadores en la toma de decisiones a través de empresas existentes o revolución". Más tarde, el término pasó a significar gobierno mediante la toma de decisiones especializada. Un gobierno tecnocrático es un sistema de expertos diseñado para garantizar que las funciones administrativas se lleven a cabo de manera eficiente (Wikipedia 2009).

Los tecnócratas son personas con formación especializada que abordan los problemas sociales desde la perspectiva del conocimiento y la experiencia adecuados. Buscan soluciones a los problemas de la ciencia y la tecnología concebidos de forma amplia. Según Njalsson (2006), “los tecnócratas son impulsados ​​principalmente por sus“ mentalidades de solución de problemas ”cognitivos, y solo en parte por intereses particulares de grupos ocupacionales. Se cree que las actividades de los tecnócratas y el creciente éxito de sus ideas son un factor crucial detrás de la difusión moderna de la tecnología y el concepto en gran parte ideológico de la "sociedad de la información".

Una tecnocracia describe así una situación o sociedad en la que los gobernantes se justifican apelando a la experiencia en formas científicas de conocimiento. En contraposición a la democracia, la tecnocracia es un sistema en el que los responsables de la toma de decisiones se seleccionan sobre la base del conocimiento que demuestran, en lugar de la cantidad de capital político que poseen o lo populares que son. Se pueden caracterizar fácilmente algunas formas de tecnocracia como elitismo, por lo que los "más calificados" y la élite administrativa tienden a ser lo mismo (Rose 89; Golden 2006). En general, una tecnocracia se basa más en la experiencia y las habilidades de liderazgo seleccionadas a través de procesos burocráticos que en elecciones democráticas.

Según Hubbert (1974) y Howard (2005), la tecnocracia muestra irreductiblemente las siguientes características:

  • Las leyes y regulaciones están diseñadas para prestar atención al rendimiento y la eficiencia, no a las personas.
  • Las leyes se hacen cumplir diseñando un sistema de tal manera que sea imposible romperlas.
  • Las diversas 'ramas del gobierno trabajan juntas y comparten conocimientos para maximizar el rendimiento de cada rama de la manera más equitativa posible'.
  • Solo los expertos ocupan puestos en los que se deben tomar decisiones cruciales en la burocracia, de modo que, en algunos casos, la economía está regulada por economistas; La política social está diseñada por politólogos; El sistema de salud está a cargo de profesionales médicos.

El marco anterior puede parecer autoritario, pero los principios de una tecnocracia deben ser anticipatorios, diseñados como una forma de resolución de problemas incorporada, en la que la acción se basa en la psicología del condicionamiento, más que en los caprichos intrusivos de la personalidad. Este enfoque para manejar problemas complejos permite una división razonable de roles de la siguiente manera:

  • Los expertos proporcionan una comprensión de la dinámica, los hechos y los riesgos involucrados.
  • Los ciudadanos proporcionan los valores, los problemas cotidianos y las sugerencias de sentido común.
  • En consecuencia, los expertos preparan recomendaciones de política.

En términos generales, entonces, una tecnocracia es el gobierno de aquellos que han alcanzado el pináculo de sus campos de especialización. Por lo tanto, una tecnocracia debería infundir un enfoque logístico a los desafíos sociales.

Democracia

La democracia es una forma de gobierno en la cual el poder supremo está en manos del pueblo bajo un sistema electoral libre (Dunn 1994; Kurt 2007). Las democracias funcionan dentro del marco de dos principios relacionados, a saber, (1) todos los miembros de la sociedad tienen igual acceso al poder, y (2) todos los miembros disfrutan de libertades y libertades universalmente reconocidas.

Existe una variedad de democracias, algunas de las cuales brindan mejor representación y más libertades para sus ciudadanos que otras. Sin embargo, si una democracia no se diseña cuidadosamente para evitar una distribución desigual del poder político, una rama del sistema acumula el poder de una manera que es perjudicial para la democracia misma. Los " regla de la mayoría”Se describe a menudo como un rasgo característico de la democracia, pero sin un gobierno responsable es posible derechos de una minoría ser abusado por la “tiranía de la mayoría”. Un proceso esencial en una democracia representativa son las elecciones competitivas, que son justas tanto en el fondo como en los procedimientos. Además, libertad de expresión política, la libertad de expresión y la libertad de prensa son esenciales para que los ciudadanos estén informados y puedan votar en función de sus intereses personales. En resumen, la participación popular y el respeto por los derechos humanos han sido durante mucho tiempo componentes centrales de las naciones que suscriben el ideal democrático. Con estos principios en mente, una democracia busca lograr lo siguiente:

  • La promoción de las libertades individuales y sociales, la seguridad, la estabilidad y la prosperidad.
  • La defensa de principios y estructuras participativas.
  • Identificación y denuncia de instituciones internas que niegan a sus miembros el derecho a elegir su liderazgo de manera libre, justa y transparente.

Estos son asuntos importantes que requieren una elaboración cuidadosa, que requieren el aporte de tecnócratas en una democracia. Aunque puede existir soberanía popular, su evaluación y veracidad pueden ser una tarea cuesta arriba.

En muchos países, la democracia se basa en el principio filosófico de la igualdad de derechos. Extrapolando este discurso, el término "democracia" connota pluralismo político, igualdad ante la ley, el derecho a solicitar a los funcionarios electos la reparación de agravios, el debido proceso, las libertades civiles, los derechos humanos y elementos de la sociedad civil fuera del gobierno (Dahl 1989 ). Por implicación, en una democracia, las personas elegidas popularmente toman decisiones que normalmente deberían dejarse en manos de expertos. Wanyande (1987) afirma que en un sistema democrático, el líder político es elegido para un cargo en parte debido a las promesas electorales que hace. Una vez en el cargo, el político tiene el desafío de transformar las promesas en acciones. El mandato de un político no se basa en conocimientos, habilidades o actuaciones. En esencia, una elección incorpora tanto a expertos como a no expertos. El desafío es que el político será evaluado por el electorado en función de qué tan bien traduzca sus promesas en acciones. La otra cara es un examen exhaustivo del papel que debe desempeñar el conocimiento especializado en el liderazgo, dado que la sociedad es tan compleja que las soluciones a sus problemas requieren múltiples hilos de experiencia.

Si el objetivo es crear el futuro más deseado por la gente, el liderazgo eficaz debe pasar de la toma de decisiones consciente basada en creencias a la toma de decisiones basada en valores. La pregunta fundamental al respecto es, “cuando se toma una decisión, ¿se alinea con los valores representados por el gobierno y las aspiraciones democráticas del pueblo?”. Si la decisión fuera racional pero no coincidiera con tales valores, no sería compatible con el objetivo de crecimiento y desarrollo.

En nuestra opinión, la democracia, al igual que todas las demás formas de gobierno, no es un concepto limpio y teórico aplicado a la realidad, sino un proceso que ha evolucionado. La democracia en su sentido moderno se puede rastrear a diferentes facetas asociadas con el desarrollo social de Europa. Es posible ver el vínculo entre la evolución de la democracia y la secularización de Europa que tuvo lugar en los siglos XVII y XVIII. Se puede comenzar citando la separación medieval del poder entre la Iglesia y el Estado, a través de obras de filósofos como Locke y Voltaire, quienes propusieron una división constitucional del poder entre el rey y el parlamento en la que los sujetos tenían derechos absolutos a la vida, la libertad y propiedad, a Montesquieu, otro filósofo francés, que propuso un sistema donde el poder se dividía en tres, a saber, la legislatura, el poder ejecutivo y el poder judicial.

Por varias razones, los modelos de gobernanza anteriores no son democracias puras en sentido estricto. En primer lugar, se basan en constituciones que limitan el alcance de la gobernanza dentro de un consenso social específico. En segundo lugar, se basan en la representación, no en la participación directa, por lo que el ciudadano no juega un papel significativo en el bote de la toma de decisiones. En tercer lugar, simplemente responden a las leyes y regulaciones existentes, que no necesariamente fomentan un entorno propicio para la toma de decisiones acertadas. Por ejemplo, muchas decisiones de inversión están impulsadas políticamente debido a su atractivo popular, más que a su capacidad para generar calidad de vida para los ciudadanos. Peor aún para los países africanos recientemente independizados, sus constituciones fueron diseñadas por los amos coloniales, que querían que formas particulares de gobierno prosperasen para los propios intereses de los colonialistas. La demanda de revisión de estas constituciones no ha sido fácilmente aceptada, porque las reformas constitucionales radicales están destinadas a desestabilizar el equilibrio de poder en el frente económico. En cuarto lugar, existe un estrato social de funcionarios públicos organizados en una burocracia, una clase que se supone que se basa en el profesionalismo y el conocimiento experto, pero sus propios intereses y los de los líderes políticos con frecuencia anulan la búsqueda del verdadero bien común.

En su forma pura, la democracia es el más impracticable de los sistemas. Para apreciar esto, solo hay que mirar a la antigua Atenas, donde todos los días, unos cinco mil hombres se reunían en la plaza principal para deliberar sobre todos los temas, incluidos, entre otros, la guerra y la paz, el presupuesto, las leyes, los tipos de castigo, la propiedad y vida. Tal sistema no puede asignar recursos racionalmente, porque carece de la experiencia necesaria para hacerlo. En realidad, asigna mal los recursos dependiendo de los intereses políticos prevalecientes. Entonces, ¿cuál es la salida para África?

Al dirigirse a los ciudadanos, muchos presidentes africanos asumen que tienen las soluciones a todos los problemas que aquejan a la sociedad. Estos presidentes a menudo olvidan que un gobernante es solo un administrador temporal y no el dueño del futuro del pueblo. Ésta es la locura de la democracia: que la visión del gobernante se base y defina propuestas y sugerencias hechas por millones de ciudadanos del país. En consecuencia, lo que hace el líder es simplemente articular los deseos colectivos de la gente, ya sea que crea en esa visión o no. Por lo tanto, los líderes políticos actuales de África hacen con frecuencia las siguientes afirmaciones discutibles:

  • Que los ciudadanos se unan a los líderes en un esfuerzo conjunto y concertado para lograr avances materiales.
  • Esa gobernanza como se practica actualmente en África es una democracia liberal impulsada por el valor.
  • Que cuando los líderes hablan de avance material y bienestar, se refieren a la elevación general de los niveles de vida de la ciudadanía.

Experiencia y ciudadanía: el desafío de la democracia

El ideal de la democracia es que los ciudadanos tomen decisiones que afecten sus propias vidas. Sin embargo, la gobernanza es tan compleja que un simple voto no puede decidir sobre la idoneidad o no de una política en particular. Entonces, ¿sabríamos qué hacer con el gobierno si tomáramos el control? Tomemos la violencia posterior a las elecciones en Kenia, por ejemplo, donde los jóvenes desataron la violencia, lo que condujo a una anarquía desenfrenada, incluida la pérdida de muchas vidas. Sin embargo, a pesar de la violencia, Kenia seguía siendo un estado soberano, que se ocupaba de cuestiones de relaciones exteriores. Esta experiencia de Kenia proporciona una ilustración del papel indispensable del experto en una democracia.

La mayoría de los países africanos aún luchan con los problemas tripartitos que son capturados adecuadamente por los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas: erradicación de la pobreza, provisión de atención médica adecuada y provisión universal de educación. Estos problemas pueden tener una perspectiva basada en la solución si y solo si están bien concebidos en un sistema tecnocrático integrado en una democracia impulsada por el valor. Fuera de esto, un país puede abordar formas y medios de invertir en carreteras, energía, agua, saneamiento, atención médica y educación identificando las necesidades básicas de la población, calculando el costo de satisfacerlas e identificando formas de financiar los servicios relevantes. . La cantidad de recursos públicos desperdiciados en África apunta a la falta de una gestión experta de los asuntos públicos.

Lea la historia completa aquí ...

Suscríbete
Notificar de
invitado
1 Comentario
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Vonu

Republicanismo es también un sistema de gobierno en el que los líderes políticos son elegidos libremente.
La diferencia importante entre una república constitucional y cualquier democracia es la declaración de derechos inalienables en la constitución de los formadores.
Esa diferencia se ha vuelto irrelevante debido a la ignorancia e ignorancia de la Constitución por parte de la mayoría de los votantes, que consideran que no hay diferencia.