Rappoport: una comprensión más profunda de la tecnocracia

TecnocraciaWikimedia Commons, aportado por JeremyA
¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print
El periodista de investigación Jon Rappoport tiene una clara comprensión de la tecnocracia histórica y moderna, y es capaz de pintar una imagen clara de lo que nos está llevando en el futuro cercano. ¡Lee esto! ⁃ Editor TN

La tecnocracia es la agenda básica y el plan para gobernar la sociedad global desde arriba, por lo que debemos entenderla desde varios ángulos.

Considere un grupo de ingenieros entusiastas con visión de futuro a principios del siglo 20. Trabajan para una empresa que tiene un contrato para fabricar una locomotora.

Este es un equipo muy complejo.

En un nivel, los trabajadores están obligados a fabricar los componentes según las especificaciones. Luego deben ponerlos todos juntos. Estas tareas son formidables.

En otro nivel, varios departamentos de la empresa deben coordinar sus esfuerzos. Esto también es visto como un trabajo tecnológico. Organizar se considera una tecnología.

Cuando la locomotora está terminada y entregada, y cuando corre sobre sus orugas y tira de un tren, se gana una gran e inspiradora victoria.

Y luego ... los ingenieros comienzan a pensar en las implicaciones.

¿Y si la locomotora fuera la sociedad misma? ¿Y si la sociedad fuera el producto terminado? ¿No podría la sociedad unirse de manera coordinada? ¿Y no podría utilizarse la "tecnología de organización de las cosas" para el trabajo?

¿Por qué molestarse con políticos y mentirosos interminables? ¿Por qué deberían estar a cargo? ¿No es una propuesta perdedora obvia? Por supuesto que es.

Pero los ingenieros podrían diseñar y construir una sociedad futura que beneficiaría a todas las personas. El hambre, la enfermedad y la pobreza podrían desaparecer. Eliminarlos sería parte del proyecto intransigente.

Esta "visión" golpeó a los ingenieros y técnicos como una tonelada de ladrillos. ¡Por supuesto! Todas las sociedades habían fracasado por la misma razón: las personas equivocadas estaban a cargo.

Armados con esta nueva comprensión, los ingenieros de todos los niveles comenzaron a ver lo que se necesitaba. Una revolución en el pensamiento sobre la organización social. La ciencia era el nuevo rey. Y la ciencia gobernaría.

Por supuesto, para que un mundo diseñado funcione, ciertas decisiones tendrían que tomarse sobre el papel del individuo. Cada individuo. No podrías tener un plan hermético si cada humano fuera libre de perseguir sus propios objetivos. Demasiadas variables Demasiada confusión. Demasiado conflicto Bueno, ese problema podría resolverse. Las acciones del individuo se adaptarían a las operaciones coordinadas de la sociedad planificada.

El individuo sería insertado en una ranura ordenada previamente. Sería "uno de los componentes de la locomotora". Su vida estaría conectada a otras vidas para producir una forma ejemplar.

Sí, esto podría implicar algunos problemas, pero esos problemas podrían resolverse. Tendrían que resolverse, porque el objetivo primordial era la formación de una organización mundial. ¿Qué haría si un tornillo (un humano individual) en una rueda de una locomotora fuera del tamaño incorrecto? Volverías y corregirías el error. Volverías a hacer el cerrojo.

Entre los tecnócratas sinceros, la visión general reemplazó a los problemas evidentes.

Pero ... otras personas entraron al juego.

Los globalistas de alto nivel veían la tecnocracia como un sistema que podían usar para controlar a la población. El control era su objetivo. Período. Lo que le sucedió al individuo en el proceso no fue de su interés. El individuo tenía libertad o no la tenía, y los globalistas intentaron abiertamente eliminar esa libertad.

¿Borrar el hambre, la pobreza, la enfermedad? Disparates. Para los globalistas, esas realidades se verían exacerbadas. Las personas enfermas, débiles y debilitadas eran más fáciles de gobernar, controlar y administrar.

Esencialmente, se secuestró una visión muy equivocada de una futura utopía tecnocrática. Algo malo se hizo mucho peor.

En pocas palabras, esta es la historia de la tecnocracia.

¿Una locomotora es una sociedad? No. Esa fue la primera idea fatalmente defectuosa. Todo lo que siguió fue cada vez más psicótico.

Desafortunadamente, muchas personas en nuestro mundo creen en el globalismo, si pudieras llamar una visión vaga parcial una creencia legítima. Sueñan flotando en todas las portadas de propaganda: el mayor bien para el mayor número de personas; no más pobreza; igualdad de compartir; reduciendo la huella de carbono; una economía verde; "desarrollo sostenible"; cooperación internacional; ingeniería de producción y consumo de bienes y servicios para el mejoramiento de todos; y todo esto entregado desde una plataforma central de guías altruistas.

Si rastreas los detalles que se encuentran bajo estos pronunciamientos, descubres descubres un sistema deformado de planificación eso entrega miseria y esclavitud de facto a la población mundial.

La utopía colectiva resulta ser una farsa.

¿Despertarse es difícil? ¿Romper es difícil? Deben hacerse.

Una solución tecnológica viable es un logro muy bueno cuando el proyecto es una máquina. Pero transferir ese brillo de victoria a toda la sociedad es una ilusión. Cualquier cosa que se llame a sí misma educación abordaría la ilusión como el primer orden del día.

Lea la historia completa aquí ...

Suscríbete
Notificar de
invitado
1 Comentario
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios