El Papa Francisco evalúa la agenda 2030 para el desarrollo sostenible

Papa llega a la sede de las Naciones UnidasFoto de la ONU
¡Por favor comparta esta historia!

El Papa Francisco es posiblemente el primer Papa "verde" que apoya descaradamente a las Naciones Unidas, la Agenda 21, la Agenda 2030, el Desarrollo Sostenible, la Economía Verde, las Ciudades Inteligentes, etc. Muchos católicos tradicionales se están volviendo locos.  TN Editor

Se ha publicado una carta de la Santa Sede sobre la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible en el sitio web de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La carta, de fecha 25 de septiembre de 2016 y firmada por el Arzobispo Bernadito Auza, Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU, evalúa la Agenda y hace algunas consideraciones sobre la Agenda a la luz del discurso del Papa Francisco ante las Naciones Unidas cuando viajó a Nueva York en septiembre de 2015 y de otros principios.

El texto completo aparece a continuación.

 

Anexo a la carta de 25 de septiembre 2016 del Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas dirigida al Secretario General

"Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible", documento final de la cumbre de las Naciones Unidas para la adopción de la agenda de desarrollo posterior a 2015, celebrada desde 25 hasta 27 Septiembre 2015, en Nueva York

Nota de la Santa Sede

Introducción

1. Con aspiraciones adecuadas y loables, la Agenda 2030, un plan de acción internacional no vinculante, fue aprobado por la Asamblea General en forma de resolución [1]. Se divide en cinco partes: (a) el preámbulo; (b) la Declaración; (c) los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las metas; (d) los medios de implementación y la Alianza Global; (e) el seguimiento y revisión.

2. En el cumplimiento de su misión específicamente espiritual y moral en la comunidad internacional y en el marco de su condición particular en las Naciones Unidas, la Santa Sede participó activamente en las negociaciones durante casi dos años y medio, tanto en el Abierto Grupo de Trabajo de la Asamblea General sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y en las negociaciones intergubernamentales sobre la agenda para el desarrollo post-2015.

3. El Papa Francisco, en su discurso ante la Asamblea General el 25 de septiembre de 2015, describió la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en la cumbre como “un importante signo de esperanza”. Una esperanza que se hará realidad si la Agenda se aplica de manera verdadera, justa y eficaz.

4. Sin embargo, el Papa Francisco ha advertido a la comunidad internacional sobre el peligro de caer en “un nominalismo declaracionista”, que significa la práctica de “calmar las conciencias” con declaraciones solemnes y agradables, en lugar de hacer “verdaderamente efectiva la lucha contra todos los flagelos”. . La Santa Sede, por ejemplo, expresa su esperanza de que el indicador actual de pobreza extrema, aproximadamente un dólar diario, pueda ser acompañado o sustituido por indicadores más ambiciosos y amplios. El Santo Padre también ha alertado a la comunidad internacional del peligro de pensar que “una única solución teórica y apriorística dará respuesta a todos los desafíos”.

5. En atención a las palabras del Papa Francisco, la Santa Sede desea considerar ciertos principios al evaluar la Agenda 2030 y al interpretarla e implementarla a nivel nacional e internacional. A tal efecto, la presente nota se divide en dos partes. La Parte I establece los puntos clave contenidos en el discurso del Papa Francisco a las Naciones Unidas en relación con la Agenda 2030. La Parte II considera la Agenda 2030 a la luz de estos y otros principios.

Parte I: principios generales

6.     Comprensión del desarrollo humano integral. Los pilares del desarrollo humano integral, a saber, el derecho a la vida y, en general, el derecho a la existencia de la naturaleza humana en sí misma, se ven amenazados cuando ya no reconocemos ninguna instancia por encima de nosotros mismos o no vemos nada más que a nosotros mismos. Esto solo puede remediarse mediante el reconocimiento de una ley moral que esté escrita en la naturaleza humana misma, una que incluya el respeto absoluto por la vida en todas sus etapas y dimensiones y la diferencia natural entre el hombre y la mujer. Los derechos humanos derivan de una correcta comprensión de la naturaleza humana, la persona humana, la dignidad humana inherente y la ley moral.

7.     Reconociendo a los pobres como agentes dignos de su propio destino. Para que los hombres y las mujeres puedan escapar de la pobreza extrema, deben ser agentes dignos de su propio destino, teniendo en cuenta que el desarrollo humano integral y el ejercicio pleno de la dignidad humana no pueden imponerse, sino que deben desarrollarse para cada individuo, para cada familia, en relación con los demás, y en una relación correcta con aquellas áreas en las que se desarrolla la vida social humana. [2]

8.     Proporcionando medios espirituales y materiales. Al mismo tiempo, se necesitan los medios espirituales y materiales mínimos para permitir que una persona viva con dignidad y para crear y mantener una familia, que es la célula principal de cualquier desarrollo social. En términos prácticos, esto significa: libertad religiosa y educación, así como alojamiento, trabajo, tierra, comida, agua y atención médica.

9.     Respeto al principio de justicia. Justicia [3] requiere pasos concretos y medidas inmediatas para preservar y mejorar el medio ambiente natural y poner fin al fenómeno de la exclusión social y económica, con sus consecuencias perjudiciales. [4]

10.    El derecho a la educación a la luz del destino trascendente de la persona humana. El derecho a una educación integral y de calidad debe incluir la educación religiosa. Esto presupone un enfoque holístico, que se garantiza ante todo respetando y reforzando el derecho primario de la familia a educar a sus hijos, así como el derecho de las iglesias y grupos sociales a apoyar y ayudar a las familias en este esfuerzo. De hecho, la educación, que etimológicamente significa "sacar" o "sacar", tiene un papel fundamental en ayudar a las personas a descubrir sus talentos y potencial para ponerlos al servicio de la humanidad: cada persona tiene algo que ofrecer a la sociedad y debe estar habilitado para proporcionar su contribución. Una educación auténtica debe centrarse en las relaciones porque el desarrollo es el fruto de las buenas relaciones.

11.    Respeto al estado de derecho. De ello se deduce que si queremos un verdadero desarrollo humano integral para todos, debemos trabajar para evitar conflictos entre las naciones y entre los pueblos garantizando el imperio de la ley indiscutible.

12.    Resolución pacífica de disputas. Debemos recurrir a la resolución pacífica de disputas mediante el diálogo, la negociación, la mediación y el arbitraje; la renovación y aceleración de esfuerzos en el proceso de desarme; transparencia en la venta de armas y prohibiciones en este comercio a países en conflicto.

13.    Servicio a los demás y respeto por el bien común. Esto requiere una sabiduría que esté abierta a la realidad de la trascendencia y que reconozca que el significado completo de la vida individual y colectiva se encuentra en el servicio desinteresado a los demás y en el uso prudente y respetuoso de la creación para el bien común.

14.    Construyendo los cimientos de la fraternidad universal. En el análisis final, el hogar común de todos los hombres y mujeres debe continuar construyéndose sobre los cimientos de una comprensión correcta de la fraternidad universal y el respeto por lo sagrado de la naturaleza creada, comenzando con cada vida humana.

Parte II: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

15. La Agenda 2030 es una clara señal de que, a pesar de las diferencias en algunas áreas, la comunidad internacional se ha unido y afirmado su compromiso de erradicar la pobreza en todas sus formas y dimensiones y de garantizar que todos los niños, mujeres y hombres de todo el mundo El mundo tendrá las condiciones necesarias para vivir en verdadera libertad y dignidad. Teniendo en cuenta que la Santa Sede está de acuerdo con la mayoría de los objetivos y metas enumerados en la Agenda, en este punto, la Santa Sede, de conformidad con su naturaleza y misión particular, desea hacer aclaraciones y reservas sobre algunos de los conceptos utilizados en la Agenda 2030. La Santa Sede desea resaltar el hecho de que los comentarios aquí formulados toman en consideración las reservas que ingresó en el expediente sobre las metas 3.7 y 5.6, párrafo 26 de la Agenda, así como ciertas expresiones, cuyos detalles completos se pueden encontrar en el Declaración de posición de la Santa Sede sobre la Agenda 2030 [5].

16.    Interpretación. La Agenda 2030 reconoce que debe interpretarse de conformidad con el derecho internacional, incluido el derecho internacional de los derechos humanos (resolución 70 / 1 de la Asamblea General, párrs. 10, 18 y 19).

(a) Que la Agenda sea interpretada de conformidad con estas normas significa - y la Santa Sede enfatiza - una “interpretación adecuada” de acuerdo con principios consolidados y reconocidos [6].

b) En este sentido, la Santa Sede sostiene que la Agenda 2030 debe ser interpretada de buena fe de acuerdo con el sentido corriente de los términos en su contexto y a la luz del objeto y fin de la Agenda 2030, que se establece en el preámbulo y reafirmado en la Declaración.

(c) De ello se desprende que los objetivos, las metas y los eventuales indicadores no deben considerarse de forma aislada del Programa.

d) La Santa Sede se guía por el concepto de bien común, tal como se define en la presente nota (véase el párrafo 19 b)), además de los principios de solidaridad y subsidiariedad, que se reflejan explícitamente en la Agenda 2030. , en una variedad de formas.

e) Los principios de soberanía nacional, integridad territorial e independencia política de los Estados también se reconocen explícitamente junto con los "diferentes enfoques, visiones, modelos y herramientas de que dispone cada país" (ibid., párr. 59; véase también el preámbulo, párr. .5 y párrs.3, 5, 18, 21, 38, 47, 55, 56).

17.    Propósito de la Agenda. Con la Agenda 2030, la comunidad internacional se compromete a "erradicar la pobreza en todas sus formas y dimensiones" (preámbulo, párr. 1) sobre la base de la "centralidad de la persona humana como el principal responsable del desarrollo" y la promesa relacionada de que "Nadie se quedará atrás" (preámbulo, párr. 2 y párrs. 4, 48). [7]

(a) Es en esta perspectiva que debe leerse toda la Agenda 2030, y esto incluye el respeto al derecho a la vida de la persona, desde la concepción hasta la muerte natural [8].

(b) Los polos de la vida humana han sido descritos por el Papa Francisco como “la fuerza” y la “memoria” de la familia al subrayar que “[un] pueblo incapaz de cuidar a los niños y cuidar a los ancianos es un pueblo sin futuro , porque le falta la fuerza y ​​la memoria para seguir adelante ”. [9]

18.    Centralidad de la persona humana. Que la persona humana es el sujeto principal responsable del desarrollo (preámbulo, párrs. 1, 2, 5 y 7 y párrs. 1, 2, 27, 50, 52, 74 (e)), significa que necesitamos una apreciación más profunda " de nuestro origen común, de nuestra pertenencia mutua y de un futuro para ser compartido con todos ". [10]

(a) Esto, a su vez, implica una creciente conciencia de nuestra naturaleza humana general, de la dimensión trascendente de la existencia humana, así como el respeto por el cuerpo humano en su feminidad o masculinidad [11].

(b) Una correcta comprensión de la persona humana, como unidad de cuerpo y alma, conduce al reconocimiento de que la sexualidad es una dimensión importante de la identidad humana.

(c) La sexualidad debe vivirse de acuerdo con la dignidad de cada persona, que no tiene derechos sexuales individuales, ya que una relación sexual requiere el pleno respeto a la dignidad y libertad de cada persona que forma la pareja.

19.    El concepto de dignidad humana. La Agenda 2030 utiliza el término "dignidad" de varias maneras (preámbulo, párr. 4 y párrs. 4, 8, 50).

a) Reconoce la dignidad de todo ser humano al utilizar el término "dignidad humana", que la Santa Sede entiende como dignidad humana inherente e inalienable, es decir, el valor trascendente de la persona humana, del que derivan derechos y deberes. . [12]

b) La Agenda también habla de personas que viven con dignidad, lo que la Santa Sede relaciona con el principio del bien común: una evaluación objetiva de un acceso relativamente completo y rápido a la suma de condiciones de la vida social orientadas al desarrollo integral y Realización genuina. [13]

c) Además, la Santa Sede sostiene que cada persona tiene una “dignidad adquirida” que se desarrolla cuando uno maximiza o perfecciona libremente sus posibilidades de acuerdo con la justa razón, y para los creyentes, esa razón está iluminada por la fe. [ 14]

20.    Promoción de mujeres y hombres, niñas y niños. Debemos reconocer que las mujeres tienen un papel especial que desempeñar en la familia y la sociedad y con especial atención al desarrollo humano integral per se.

(a) Esto se debe a su presencia única en la creación de la vida como madres físicas y espirituales, que tienen dones especiales, pero no exclusivos, que incluyen defender, nutrir y cuidar la vida, desde la concepción hasta la muerte natural.

b) De ello se desprende que las mujeres deben ser promovidas y dotadas de los medios para que realicen su dignidad inherente como personas femeninas y protegidas de la violencia psicológica y física, mediante todas las formas de aborto, incluido el feticidio y el infanticidio femenino, para que puedan contribuir con sus dones. en todos los contextos de la sociedad, incluidos los procesos de paz informales (como la familia y diversas organizaciones) y los procesos de paz formales.

c) La Santa Sede hace hincapié en que cualquier referencia a "género", "igualdad de género" e "igualdad de género y empoderamiento de las mujeres y las niñas" se entiende de acuerdo con el uso ordinario y generalmente aceptado de la palabra "género" basado en la identidad masculina y femenina, que a su vez se ve reforzada por las numerosas referencias en la Agenda 2030 a ambos sexos (párrs. 15, 20, 25). El Papa Francisco, siguiendo los pasos de sus predecesores, ha hablado con frecuencia sobre los peligros de la "ideología de género" que niega la relevancia del sexo biológico, masculino y femenino, al opinar que existe una plétora de "géneros" basados ​​en las percepciones subjetivas de uno. .[15]

d) Al utilizar el término "promoción", en lugar de "empoderamiento", la Santa Sede busca evitar una visión desordenada de la autoridad como poder en lugar de servicio, [16] y expresa la esperanza de que las mujeres y las niñas, en particular, desafiar esta perspectiva defectuosa de la autoridad con miras a humanizar las situaciones en las que viven.

e) En consecuencia, para evitar connotaciones ideológicas y políticas, la expresión “promoción de la mujer” debe entenderse como el respeto a la dignidad de la mujer, fortaleciéndola, educándola, dándoles voz cuando no la tienen y ayudándolas a desarrollar capacidades. y asumir responsabilidades.

f) Sin embargo, la promoción de la mujer es difícil de lograr sin la “promoción del hombre”, en el sentido de alentarlos y apoyarlos para que sean esposos y padres responsables y asuman sus responsabilidades en el avance del desarrollo integral de mujeres y niñas.

21.    Salud. La Santa Sede apoya y promueve el acceso a la atención médica básica y medicamentos asequibles, así como a un contexto amplio de atención médica que incluye agua limpia, saneamiento, electricidad para hospitales y unidades de atención médica y la capacitación de enfermeras y médicos. La Santa Sede dice que Goal 2 incluye el derecho a la alimentación y Goal 6 como el derecho al agua y el concepto de agua asequible.

a) El término "vida sana" debe entenderse como la salud de la persona en su conjunto, incluidos los más vulnerables, los no nacidos, los enfermos y los discapacitados, durante todas las etapas del desarrollo de la vida de la persona. teniendo en cuenta todas las dimensiones (física, psicológica, espiritual y emocional).

b) Dado que el derecho a la salud es un corolario del derecho a la vida, nunca podrá utilizarse como medio para poner fin a la vida de una persona, que lo es desde la concepción hasta la muerte natural. Lo mismo ocurre con las metas 3.7 y 5.6. En resumen, la meta 3.7 aboga por el "acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluida la planificación familiar, la información y la educación, y la integración de la salud reproductiva en las estrategias y programas nacionales", mientras que la meta 5.6 pide "el acceso universal a la salud sexual y reproductiva". salud reproductiva y derechos reproductivos ”.

c) Con respecto a la "salud reproductiva" y expresiones conexas, incluida la "salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos" (meta 5.6), los mismos términos "reproducción" y "reproductiva" son problemáticos porque oscurecen la dimensión trascendente de la procreación humana . Se prefiere el término "procreación" porque refleja la participación de la pareja, hombre y mujer, en la obra creadora de Dios.

(d) La Santa Sede no considera que tales términos se apliquen a un concepto holístico de salud, ya que no abarcan, cada uno a su manera particular, a la persona en la totalidad de su personalidad, mente y cuerpo, y además, no fomentan el logro de la madurez personal en la sexualidad y en el ámbito del amor mutuo y la toma de decisiones, pasando por alto las características de la relación conyugal entre un hombre y una mujer casados ​​que están de acuerdo con las normas morales [17]. La Santa Sede rechaza la interpretación que considera el aborto o el acceso al aborto, la maternidad subrogada o el aborto selectivo por sexo y la esterilización como dimensiones de estos términos.

e) Con respecto al Objetivo 10 dedicado a reducir la desigualdad dentro de los países y entre ellos y la meta 10.b sobre asistencia para el desarrollo, debe entenderse que los Estados y las organizaciones internacionales no pueden utilizar la coacción ni ejercer presión sobre otros Estados y organizaciones. con el fin de imponer políticas que atenten contra los fundamentos éticos y culturales de la sociedad a través de programas de desarrollo o asistencia económica internacional [18].

f) Del mismo modo, los gobiernos nacionales deben garantizar que la atención de salud pública y privada respete la dignidad inherente a la persona humana y los protocolos éticos y médicos, basados ​​en una razón justa, así como la libertad de religión y el derecho a la objeción de conciencia de la atención de salud. trabajadores y proveedores.

22.    Los derechos y deberes de la familia. Que la persona humana, un ser social, está en el corazón de la Agenda 2030 significa, y la Santa Sede enfatiza, que la familia, la unidad natural y fundamental de la sociedad, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, también está en el centro de desarrollo, y de conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos, tiene derecho a la protección de la sociedad y el Estado. [19] La Agenda 2030 también reconoce correctamente la importancia de las "comunidades y familias cohesionadas" (párr. 25).

a) La comunión entre marido y mujer da vida al amor y la solidaridad de todos los miembros de la familia, de donde deriva la solidaridad local, nacional, regional e internacional. A los efectos del derecho internacional, debe hacerse una distinción entre la familia como "unidad de la sociedad" y "hogar", término utilizado en el Objetivo 5, meta 5.4.

b) Este último término incluye una variedad de situaciones de vida (por ejemplo, hogares encabezados por niños, madres solteras con niños a su cargo, parejas que conviven), cuyos miembros individuales y su bienestar son siempre una preocupación del Estado. Por otro lado, dicha protección nunca debe desvirtuar la protección especial que debe otorgarse a la familia, que es la unidad natural y fundamental de la sociedad como sujeto de derechos y deberes ante el Estado [20].

(c) Sobre este punto, la Santa Sede se apoya en la “Carta de los Derechos de la Familia” (1983) en relación a lo que la protección de la familia puede implicar a través de su consideración de las cuestiones basadas en la justa razón.

(d) En palabras del Papa Francisco, “[no] podemos llamar saludable a ninguna sociedad cuando no deja espacio real para la vida familiar. No podemos pensar que una sociedad tenga futuro cuando no aprueba leyes capaces de proteger a las familias y asegurar sus necesidades básicas ”[21].

23.    Los derechos y deberes de los padres. El reconocimiento de la protección especial que se le dará a la familia basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, reconocido en el derecho internacional, significa que la comunidad internacional favorece la transmisión de la vida con la relación íntima de los padres y el cuidado de sus hijos.

a) Esta realidad se sustenta en la Convención sobre los Derechos del Niño, cuando reconoce que la familia es “el medio natural para el crecimiento y bienestar de todos sus miembros y en particular de los niños” (Convención sobre los Derechos del Niño). Niño, preámbulo, párr.5); y cuando reconoce que un niño tiene “derecho a conocer a sus padres y ser cuidado por ellos” (Convención sobre los Derechos del Niño, art. 7).

b) La Santa Sede subraya que no puede respaldar métodos de planificación familiar que separan fundamentalmente las dimensiones esenciales de la sexualidad, a saber, los elementos unitivo y procreador del acto conyugal entre marido y mujer [22].

c) Además, las decisiones responsables y morales sobre el número de hijos y el espaciamiento de los nacimientos pertenecen a los padres, que deben estar libres de toda coacción y presión de las autoridades públicas, incluidos los datos demográficos que puedan inducir miedo y ansiedad sobre el futuro. . La conciencia y la educación sobre la fertilidad son fundamentales en la promoción de la paternidad responsable [23].

(d) Los gobiernos de los países también deben estar libres de coacciones y presiones similares, especialmente mediante “sistemas de préstamos opresivos”. [24] En este sentido, el Papa Francisco también ha subrayado los peligros de la “colonización ideológica”, es decir, cuando el costo de recibir el dinero es la imposición de una idea a la gente que “cambia, o significa cambiar, una mentalidad o una estructura ”. [25]

e) Además, en primera instancia, los padres tienen la responsabilidad de proteger los derechos de los niños "antes y después del nacimiento" y, junto con el Estado, deben garantizar el acceso "a la atención de la salud prenatal y postnatal" ( Convención sobre los Derechos del Niño, preámbulo, párr.9 y párr.24).

f) En consecuencia, la Santa Sede lee la Agenda 2030, con especial atención a la reducción de la “mortalidad neonatal, infantil y materna” prevenible, para incluir al feto.

g) En lo que respecta específicamente a los padres jóvenes, para que un hombre y una mujer de la edad apropiada puedan contraer matrimonio, se deben desarrollar las condiciones para ayudar a estas parejas con especial atención a las cuestiones de trabajo, educación, descanso y conciliación familiar.

h) Además, la Santa Sede ha destacado continuamente los derechos anteriores de los padres de educar a sus hijos de acuerdo con sus creencias religiosas y morales, incluidas las dimensiones del amor humano y cuestiones conexas relativas a la naturaleza de la sexualidad, el matrimonio y la familia [26]. ]

24.    Libertad de religión. Desde la perspectiva de la Santa Sede, la frase que termina con “pobreza en todas sus formas” (resolución 70 / 1 de la Asamblea General, preámbulo, párr. 1), incluye pobreza material, social y espiritual. La Agenda 2030 reconoce la comprensión intercultural y el derecho internacional de los derechos humanos, los cuales incluyen la libertad religiosa.

a) La Santa Sede desea enfatizar que la dimensión religiosa no es una “subcultura sin derecho a voz en la plaza pública”; es parte fundamental de todo pueblo y de toda nación y “por su naturaleza, trasciende los lugares de culto y la esfera privada de las personas y las familias” [27].

b) La libertad religiosa “da forma a la forma en que interactuamos social y personalmente con nuestros vecinos cuyas opiniones religiosas difieren de las nuestras” y el diálogo interreligioso nos permite hablar entre nosotros, en lugar de tomar las armas [28].

c) Teniendo en cuenta las atrocidades cometidas contra los cristianos y otras minorías religiosas, la Santa Sede sostiene que las cuestiones relacionadas con la libertad religiosa per se y la libertad de conciencia, así como el diálogo interreligioso e intrareligioso, deben tener prioridad para el éxito final de 2030 Agenda.

d) De hecho, los objetivos separados de la Agenda 2030 relacionados con la paz y las sociedades inclusivas son de particular importancia para la crisis relacionada con el creciente número de migrantes, refugiados y personas desplazadas, que obviamente traen consigo diversas tradiciones religiosas.

e) La fuerza, determinación y perseverancia de estas personas “nos recuerdan la dimensión trascendente de la existencia humana y nuestra libertad irreductible ante cualquier pretensión de poder absoluto” [29].

25.    Desarrollo humano integral. De acuerdo con la Agenda 2030, es un plan de desarrollo "integrado" basado en las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económico, social y ambiental, que, como se señaló anteriormente, coloca a la persona humana en el centro del plan (preámbulo).

(a) Esto significa que el éxito de la Agenda 2030 depende de ir más allá del lenguaje de la economía y las estadísticas precisamente porque el énfasis real está en la persona humana y sus actividades [30].

b) Por tanto, las consideraciones de dimensión moral, espiritual y religiosa no pueden ser ignoradas sin un grave perjuicio para la persona humana y su pleno desarrollo.

c) De ello se desprende que el Objetivo 12, relativo a la garantía de modalidades de consumo y producción sostenibles, debe entenderse no solo en relación con los límites de los recursos naturales, sino también como que incluye criterios relacionados con la promoción de la solidaridad y la autocontrol.

d) Con respecto al término “desarrollo sostenible”, la Santa Sede entiende que el concepto se refiere al reconocimiento de “los límites de los recursos disponibles, y de la necesidad de respetar la integridad y los ciclos de la naturaleza ... [así como] la naturaleza de cada ser y de su conexión mutua en un sistema ordenado, que es precisamente el cosmos ”[31].

e) La Santa Sede prefiere utilizar la expresión "desarrollo humano integral", que incluye el desarrollo sostenible.


1. Resolución 70/1 de la Asamblea General, de 25 de septiembre de 2015, titulada “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.
2. Por ejemplo, familias, amigos, comunidades, pueblos y ciudades, escuelas, empresas y sindicatos, provincias y naciones.
3. Es de notar que el concepto perenne de justicia es la voluntad constante y perpetua de dar al otro lo que le corresponde.
4 Por ejemplo, la trata de personas, la comercialización de órganos y tejidos humanos, la explotación sexual de niños y niñas, el trabajo esclavo, incluida la prostitución, el tráfico de drogas y armas, el terrorismo y la delincuencia organizada internacional.
5 Declaración de posición de la Santa Sede sobre el documento final de la cumbre de las Naciones Unidas para la adopción de la agenda de desarrollo posterior a 2015, "Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible" (Nueva York, 1 septiembre 2015); véase también la explicación de posición y reservas de la Santa Sede sobre el informe del Grupo de Trabajo Abierto sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (A / 68 / 970 / Add.1, pp. 22-23).
6. Ibíd.
7. Ibíd.
8. Ibíd.
9 Papa Francisco, "Vigilia de oración por el Festival de las Familias: discurso del Santo Padre", Filadelfia, 26 Septiembre 2015.
10 Declaración de posición en la Agenda 2030.
11. Ibíd.
12 Declaración Universal de Derechos Humanos, preámbulo, párr. 1; Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, preámbulo, párrs. 1 y 2; y Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, preámbulo, párrs. 1 y 2.
13 Ver Catecismo de la Iglesia Católica 1905-1912, 1924-1927 (1993); y Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el mundo moderno, Gaudium et Spes, 7 Diciembre 1965, No. 26.
14 Pontificio Consejo para la Familia, "La familia y los derechos humanos", 1998, No. 13.
15 Ver, por ejemplo, el Papa Francisco, "Discurso a los obispos de la Conferencia Episcopal de Puerto Rico en su visita a Ad Limina", Domus Sanctae Marthae, 8, junio 2015; véase también la carta encíclica "Laudato Si: sobre el cuidado de nuestro hogar común", 24 May 2015, No. 155; y "Discurso ante la Organización de las Naciones Unidas", Nueva York, 25 Septiembre 2015.
16 Papa Francisco, homilía, 19 Marzo 2013; ver también Congregación sobre la Doctrina de la Fe, "Carta a los obispos de la Iglesia católica sobre la colaboración de hombres y mujeres en la Iglesia y en el mundo" (2004).
17 Véase el Informe de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, El Cairo, 5-13 Septiembre 1994 (publicación de las Naciones Unidas, número de venta E.95.XIII.18), cap. V, párr. 27; ver también la declaración de posición en la Agenda 2030.
18 En “Laudato Si: sobre el cuidado de nuestro hogar común”, No. 50, el Papa se lamentó de que “[en lugar de resolver los problemas de los pobres y pensar en cómo el mundo puede ser diferente, algunos solo pueden proponer una reducción en la tasa de natalidad ”y aplicar presión internacional sobre los países en desarrollo,“ que hacen que la asistencia económica dependa de ciertas políticas de 'salud reproductiva' ”.
19 Declaración Universal de Derechos Humanos, art. 16.3; Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, art. 23.1; y Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, art. 10.1
20. Ibíd.
21 Ver "Vigilia de oración para el Festival de las Familias: discurso del Santo Padre", 2015; Véase también la intervención del Secretario de Relaciones con los Estados en la cumbre de las Naciones Unidas para la adopción de la agenda de desarrollo posterior a 2015, Nueva York, 27 Septiembre 2015: “La familia, la unidad natural y fundamental de la sociedad, es el agente principal de desarrollo sostenible y, por lo tanto, el modelo de comunión y solidaridad entre las naciones y las instituciones internacionales. Una preocupación compartida por la familia y sus miembros es un contribuyente seguro a la reducción de la pobreza, mejores resultados para los niños, igualdad entre niñas y niños, mujeres y hombres, así como un mejor equilibrio entre trabajo y familia y descanso, y lazos intra e intergeneracionales más fuertes. . Nos haría bien no olvidar la amplia evidencia de que las políticas favorables para la familia, incluido el respeto a la religión y el derecho de los padres a educar a sus hijos, contribuyen de manera efectiva al logro de los objetivos de desarrollo, incluido el cultivo de sociedades pacíficas ”.
22 Vea la declaración de posición en la Agenda 2030; ver también Informe de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, cap. V, párr. 27
23 Ver Papa Francisco, "Reunión con representantes de la sociedad civil: discurso del Santo Padre", Viaje apostólico a Ecuador, Estado Plurinacional de Bolivia y Paraguay, julio 2015.
24 Ver "Discurso a la Organización de las Naciones Unidas", Nueva York, 25 Septiembre 2015.
25 Ver Papa Francisco, conferencia de prensa en vuelo desde Filipinas a Roma, 19 enero 2015; vea también "Reunión con familias: dirección de Su Santidad el Papa Francisco", Arena Mall of Asia, Manila, 16 Enero 2015.
26. Ibíd.
27 Ver Papa Francisco, "Reunión para la libertad religiosa con la comunidad hispana y otros inmigrantes: discurso del Santo Padre", Filadelfia, 26, septiembre 2015.
28. Ibíd.
29. Ibíd.
30 Vea la declaración de posición en la Agenda 2030; Véase también la intervención del Secretario de Relaciones con los Estados, Nueva York, 27 Septiembre 2015.
31 Papa Juan Pablo II, carta encíclica, Sollicitudo Rei Socialis, 30 Diciembre 1987, Nos. 26
y 34.

Suscríbete
Notificar de
invitado

1 Comentario
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Petrichor

“Con la Agenda 2030, la comunidad internacional se compromete a“ erradicar la pobreza en todas sus formas y dimensiones ”(preámbulo, párr. 1)”
Bueno, buena suerte para la ONU con eso, teniendo en cuenta que Jesucristo dijo: "Los pobres los tienes siempre contigo". (–Y Él debería saberlo).
La ONU finalmente tendrá tanto éxito con la Agenda 2030 como los antiguos tuvieron con el proyecto Torre de Babel, recordado como un “fracaso” épico.

Última edición hace 1 año por Petrichor