Club Of Rome: Plan de emergencia planetario declarado

¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print
El Club of Rome se fundó originalmente en una reunión en la casa de David Rockefeller en Bellagio, Italia, y promovió el alarmismo sobre el crecimiento de la población. Su libro de 1973, Los límites del crecimiento, coincidió con la creación de la Comisión Trilateral, también por Rockefeller. Todavía están en ello.

Este texto está tomado del informe del Club de Roma de 2002, Plan de emergencia planetaria: lograr un nuevo trato para las personas, la naturaleza y el clima.

Dado que el Gran Pánico de 2020 (pandemia) está dominando actualmente el nuevo ciclo, no piense ni por un minuto que el alarmismo radical del cambio climático ha desaparecido. Por el contrario, solo está esperando la financiación masiva que se generará durante el Gran Reinicio. ⁃ Editor TN

Durante 10,000 años, la civilización humana ha crecido y prosperado gracias a la extraordinaria estabilidad climática de la Tierra y su rica diversidad biológica. En los últimos 50 años, la actividad humana ha socavado gravemente esta capacidad de recuperación. Nuestros patrones de crecimiento económico, desarrollo, producción y consumo están empujando a los sistemas de soporte vital de la Tierra más allá de sus límites naturales. La estabilidad de estos sistemas - nuestros bienes comunes globales de los que dependemos fundamentalmente - ahora está en riesgo. La ciencia es clara en que ahora estamos acelerando hacia puntos de inflexión y que las consecuencias de la inacción serán catastróficas para la humanidad. El tiempo para actuar se acaba.

Esta es una emergencia planetaria. La definición de emergencia es un evento peligroso que requiere una acción inmediata para reducir el riesgo de resultados potencialmente catastróficos. Los impactos del cambio climático y la destrucción ecológica son más severos y se están manifestando antes de lo previsto por muchas predicciones científicas en décadas anteriores. Las evaluaciones científicas mundiales más autorizadas concluyen que sin intervenciones importantes, los riesgos pronto llegarán a una etapa crítica. Necesitamos estabilizar el clima a 1.5 ° C por encima de las temperaturas preindustriales, detener la pérdida de biodiversidad, frenar el derretimiento de la capa de hielo polar y el retroceso de los glaciares, proteger los biomas críticos y almacenar más carbono en suelos, bosques y océanos. Así es como garantizamos la salud y el bienestar a largo plazo tanto de las personas como del planeta. Sin embargo, para hacer eso, nuestra respuesta a esta compleja emergencia debe reflejar los intrincados vínculos entre la vida en nuestro planeta y los sistemas que la regulan. Debe abordar la convergencia de crisis y puntos de inflexión que han creado esta Emergencia Planetaria. No tenemos más tiempo para acciones políticas graduales y aisladas.

2020 es un "Súper Año" para la acción política internacional. Es el 75 aniversario de las Naciones Unidas. Es la primera oportunidad para que las naciones aumenten la ambición climática y cumplan los objetivos netos cero para 2050. Se acordará un nuevo tratado sobre los océanos. Se anunciarán los objetivos de biodiversidad. Y 2020 marcará el comienzo de la década para escalar las acciones para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Esta década debe ser un punto de inflexión, el momento en que el mundo dobla la curva, evita el desastre inminente y opta por embarcarse en la transformación económica más rápida de nuestra historia. Declarar una emergencia planetaria proporciona una nueva brújula para las naciones e inyecta la urgencia esencial en la toma de decisiones. Se asegurará de que todas las acciones a partir de 2020 se tomen a la luz de su impacto en la estabilidad de los sistemas de soporte vital de la Tierra, y se basarán en las transformaciones sociales y económicas necesarias para garantizar la salud y el bienestar a largo plazo de las personas y planeta. Si bien nuestros esfuerzos deben ser globales, nuestras respuestas deben ser locales. Deben adaptarse a las necesidades, recursos y culturas locales para garantizar que tengan el máximo impacto y funcionen para beneficio de todos.

El riesgo existencial es real. Sin embargo, las oportunidades no solo para evitar desastres, sino también para reconstruir, mejorar y regenerar están disponibles. La historia ha demostrado que la humanidad es extraordinariamente resistente. Estamos bien adaptados para responder a desastres mediante la cooperación y la innovación. Pero las posibles consecuencias que enfrentamos esta vez son diferentes: tenemos una ventana estrecha para actuar ahora para reducir el riesgo o evitar una catástrofe. No sabemos cómo reconstruir la criosfera, el ciclo hidrológico, las selvas tropicales, los arrecifes de coral y todos los demás sistemas de soporte vital de la Tierra. Una vez que la emergencia se manifieste por completo, simplemente será demasiado tarde para revertir el colapso. Además de detener el cambio climático y proteger la naturaleza, estos esfuerzos mejorarán la salud, los medios de vida y la equidad y crearán ciudades y comunidades rurales más habitables y sostenibles.

Nuestros compromisos propuestos y las acciones de apoyo son de la escala necesaria para responder a la emergencia que enfrentan las personas y el planeta. Nuestro objetivo es proteger los bienes comunes globales a través de 10 compromisos claros y garantizar que se cumplan mediante la implementación inmediata de un conjunto de políticas transformadoras y palancas del mercado. Esta es nuestra póliza de seguro para salir de una emergencia y garantizar una transición justa para todos.

Invitamos a las naciones a discutir el caso de un Plan de Emergencia Planetario. Proponemos que dicho plan se base en la necesidad urgente de reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, para alcanzar la neutralidad de carbono para 2050, al mismo tiempo que se detiene la pérdida de biodiversidad y se protege a los bienes comunes globales esenciales. Esta iniciativa es coherente con los Objetivos de Desarrollo Sostenible para poner fin a la pobreza y mejorar la calidad de vida. Podemos salir de la emergencia a un mundo que beneficie a todas las especies, dentro de los límites planetarios y sin dejar a nadie atrás. Este es el mundo que imaginamos y el mundo al que todos debemos aspirar.

El fundamento de la acción de emergencia

La ciencia es clara: el clima y la biodiversidad están completamente integrados y son interdependientes. Cada año desde la Revolución Industrial, los ecosistemas terrestres y oceánicos han absorbido cerca de la mitad de todas las emisiones de la quema de combustibles fósiles. Sin la capacidad de la naturaleza para absorber y almacenar nuestras emisiones de GEI, ya habríamos superado los 2 ° C de calentamiento, con consecuencias potencialmente desastrosas. Romper este umbral de calentamiento podría empujar al planeta hacia retroalimentaciones de biosfera catastróficas e irreversibles.

Cuando el cambio climático altera una grieta en el sistema planetario, puede desencadenar una cadena de bucles de retroalimentación negativa. El aumento de las sequías, por ejemplo, está reduciendo la capacidad de los bosques tropicales para almacenar carbono, haciéndolos más propensos a los incendios, liberando aún más emisiones de GEI. La pérdida significativa de la criosfera ha reducido la capacidad del albedo de los sistemas terrestres clave para reflejar el calor lejos del planeta. Cuanto más alta es la temperatura, más permafrost se descongela, con mayores emisiones tanto de CO2 como de metano, lo que conduce a un calentamiento aún mayor y desencadena más ciclos de retroalimentación negativa.

Al menos un millón de especies corren el riesgo de desaparecer, muchas en décadas7. Las cadenas alimentarias podrían desintegrarse y colapsar ecosistemas vitales. La diversidad de especies y la integridad de los ecosistemas juegan un papel fundamental en la regulación del clima, los ciclos del agua, el secuestro de carbono y la producción de alimentos.

Lea la historia completa aquí ...

¡Únete a nuestra lista de correos!


Sobre el Autor

Patrick Wood
Patrick Wood es un experto líder y crítico en Desarrollo Sostenible, Economía Verde, Agenda 21, Agenda 2030 y Tecnocracia histórica. Es autor de Technocracy Rising: The Trojan Horse of Global Transformation (2015) y coautor de Trilaterals Over Washington, Volumes I and II (1978-1980) con el fallecido Antony C. Sutton.
Suscríbete
Notificar de
invitado
7 Comentarios
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

[…] Leer la historia completa aquí. Vía Technocracy.news […]

[…] Lea la historia completa aquí. Vía Technocracy.news […]

[…] De Roma: Plan de emergencia planetario declarado - comentario de Patrick Wood - https://www.technocracy.news/club-of-rome-planetary-emergency-plan-declared/ - “Esta es una Emergencia Planetaria. La definición de emergencia es un evento peligroso […]

[…] Quelle: Club de Roma: Plan de emergencia planetario declarado […]

Trackback

[…] Club de Roma: Plan de emergencia planetario declarado […]