Ahora India prueba el ingreso básico universal para los ciudadanos de 600K

¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print
Dejando de lado los experimentos fallidos y abandonados, los tecnócratas de todo el mundo siguen promoviendo la Renta Básica Universal. El estado más pequeño de la India, Sikkim, está lanzando la prueba más grande jamás realizada con 610,577 ciudadanos obteniendo dinero "gratis". ⁃ Editor TN

En lo alto del Himalaya, Sikkim es uno de los estados más pequeños de la India. Pero está a punto de embarcarse en un experimento de interés global.

El partido gobernante de Sikkim ha anunciado un ambicioso plan para implementar una renta básica universal para cada uno de sus 610,577 ciudadanos.

Si tiene éxito, el plan representaría la prueba más grande en cualquier parte del mundo de un concepto que, según los partidarios como Mark Zuckerberg de Facebook, podría proporcionar una red de seguridad, ayudar a aliviar la pobreza y abordar el desafío de la automatización del trabajo. Mientras tanto, los detractores dicen que reduciría el incentivo para trabajar y supondría un gasto enorme.

Un ingreso básico universal es un ingreso regular garantizado pagado por el gobierno, universal e incondicionalmente, a todos los ciudadanos. Es un pago en efectivo que tiene como objetivo reemplazar la gama de asistencia a menudo confusa que los estados ofrecen a los ciudadanos y coloca las decisiones de gasto en manos de los destinatarios.

"Si hay una posibilidad de que suceda en cualquier lugar, es Sikkim", dijo PD Rai, el único miembro del parlamento de la India del estado. Sikkim ya tiene un historial progresista: fue uno de los primeros estados de la India en prohibir las bolsas de plástico en 1998, una prohibición que ha logrado implementar con éxito a diferencia de muchos otros estados. También ha proporcionado vivienda a todos sus ciudadanos. Más recientemente, se convirtió en el primer estado orgánico del país, eliminando el uso de pesticidas y fertilizantes.

Sus índices sociales también se destacan del resto del país, con una tasa de alfabetización del 98 por ciento, y ha logrado llevar significativamente el porcentaje de personas que viven por debajo del umbral de pobreza a casi el 8 por ciento, en comparación con casi el 30 por ciento a nivel nacional. La pequeña área geográfica de Sikkim y la baja densidad de población han sido responsables, en parte, de su éxito.

Rai reconoce que habrá desafíos. "Es una cuestión de voluntad política en última instancia", dijo. "Con el aumento de la desigualdad global, queremos asegurarnos de cerrar la brecha". Rai se negó a revelar cuánto costaría potencialmente al estado el programa, que se anunció antes de las próximas elecciones de esta primavera. Los sectores del turismo y la energía se aprovecharán para recaudar recursos. Con más de 2.5 millones de turistas que llegan anualmente, el turismo es una fuente importante de ingresos. Al ser un estado generador de excedentes de energía, Sikkim vende el 90 por ciento de su energía hidroeléctrica. Por ahora, dijo, el gobierno está celebrando reuniones con expertos y partes interesadas y espera implementar el esquema para 2022.

India tiene un gran aparato de seguridad social existente: solo el gobierno central gasta el 5 por ciento del PIB en 950 planes. Estos van desde arroz gratis, un subsidio para construir casas e incluso empleo garantizado para algunos que viven en áreas rurales. Pero la implementación ineficiente y el desvío de fondos debido a la corrupción han plagado al sistema durante mucho tiempo, lo que ha llevado a muchos a proponer un ingreso básico universal como una posible solución. El Estudio económico de la India de 2017 destacó el concepto como una “idea poderosa” que debería debatirse.

En otras partes del mundo, se han realizado varios experimentos a pequeña escala con la implementación de una renta básica universal, pero han tenido un éxito limitado. En abril de 2017, el gobierno de Ontario en Canadá anunció un proyecto piloto en el que participaron 4,000 personas y que habría costado 150 millones de dólares canadienses. El proyecto terminó abruptamente por ser “caro e insostenible” después de un año en el que cambió el gobierno local.

En Finlandia, un experimento con el ingreso básico universal terminó de manera similar el año pasado antes de su finalización. La prueba incluyó un pago mensual de $ 630 a ciudadanos desempleados de 2,000.

Mientras tanto, en los Estados Unidos, el concepto ha sido presentado en Stockton, California, por su joven alcalde. El año pasado, anunció que los residentes de 100 recibirían $ 500 por mes durante los meses de 18.

La noción de una renta básica universal ha encontrado partidarios en Silicon Valley, con magnates de la tecnología como Mark Zuckerberg y Elon Musk que la respaldan. En su discurso de graduación de Harvard en 2017, Zuckerberg habló de la necesidad de un "nuevo contrato social", con ideas como un ingreso básico para proporcionar un "colchón" para todos. Musk lo ha descrito como un paso "necesario" ya que la automatización se hace cargo de los trabajos humanos.

Lea la historia completa aquí ...

Suscríbete
Notificar de
invitado
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios