La nueva agenda urbana se dirige a Hábitat III

Logotipo de Habitat III
¡Por favor comparta esta historia!

Otro 'acuerdo internacional no vinculante'. La Nueva Agenda Urbana se adoptará en octubre y dará forma al desarrollo de la ciudad durante los próximos 20 años.  TN Editor

Habiendo corrido el equivalente diplomático de un maratón a campo traviesa, había preocupación de que las negociaciones sobre la Nueva Agenda Urbana pudieran tropezar en el obstáculo final. Se necesitaron tres días de conversaciones, y las negociaciones continuaron hasta bien entrada la noche antes de llegar a un acuerdo el sábado por la noche en Nueva York.

La agenda es un acuerdo internacional no vinculante diseñado para dar forma al desarrollo urbano durante las próximas dos décadas. Será adoptado formalmente en la ONU Hábitat IIICumbre en Quito, Ecuador, desde octubre 17-20, 2016.

Las negociaciones comenzaron en Nueva York en la primera reunión preparatoria en septiembre 2014. Se previó entonces, si todo iba bien, que el borrador final se acordaría en la tercera reunión del comité preparatorio en Surabaya, Indonesia, en julio 25 – 27, 2016. Los negociadores en Surabaya, sin embargo, no pudieron llegar a un consenso. En cambio, pusieron el borrador en una última reunión entre sesiones celebrada en Nueva York la semana pasada.

La camino a Quito ha sido a veces precario y no está claro cómo se llevará a cabo el acuerdo a partir de entonces. Sin embargo, es un logro tremendo, si se considera el terreno altamente disputado que la comunidad internacional ha podido negociar para llegar a un acuerdo.

El crédito debe ir al equipo dedicado de ONU-Hábitat, los representantes comprometidos de la sociedad civil (bajo la bandera del Campaña urbana mundial) y los negociadores de los Estados miembros. Aunque no sin sus críticos, el liderazgo del director ejecutivo de ONU-Hábitat, Joan Clos, también ha sido importante para impulsar el acuerdo (o al menos no estropear las cosas).

¿Lo que esta en juego?

Los desacuerdos fueron muchos, pero me gustaría señalar tres cuestiones particulares de contención.

Primero, se reconoce que ninguna agencia de las Naciones Unidas puede tener la responsabilidad razonable de implementar una agenda tan amplia para el futuro de nuestras ciudades. ONU-Hábitat esperaba desempeñar este papel, pero su motivación era obtener influencia y recursos financieros.

En segundo lugar, la cooperación de los gobiernos subnacionales, municipales y locales es un requisito previo para una implementación exitosa. Desde el comienzo de las negociaciones, se han sentido excluidos de lo que es principalmente un acuerdo entre estados-nación. El gobierno subnacional quiere más voz sobre la implementación de la Nueva Agenda Urbana.

En tercer lugar, la sociedad civil se ha comprometido plenamente con la formulación de la agenda y ha presionado con éxito para que se incluya el principio del "derecho a la ciudad".

Este fue un gran y victoria histórica para la sociedad civil desde una perspectiva de justicia social. Esto resume el “cambio de paradigma” del que Clos habla a menudo en términos de un nuevo énfasis global en “ciudades para las personas, no con fines de lucro”.

Todo lo anterior será objeto de un intenso análisis y discusión una vez que se adopte la Nueva Agenda Urbana. Si se toman en serio, cada uno tiene el potencial de ser transformador.

Primero, el sistema de la ONU ahora necesita reflexionar sobre la mejor manera de promover la sostenibilidad urbana. En segundo lugar, los gobiernos subnacionales deben cambiar la forma en que interactúan e influyen en la ONU. Tercero, las ciudades necesitan reevaluar cómo trabajan con y para su gente.

Un camino lleno de baches por delante

Siendo realistas, los mayores dolores de cabeza comenzarán desde Quito en adelante. Con mucho, el desafío más importante es el momento. Para las Naciones Unidas, 2015 fue un año culminante con la adopción de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (la Agenda 2030) y el Acuerdo de París sobre cambio climático.

En contraste, 2016 ha sido un año de intensa discusión y reflexión sobre la mejor manera de implementar y financiar esas dos iniciativas que cambian el mundo. Por lo tanto, la situación fundamental será cómo exprimir la implementación de la Nueva Agenda Urbana en un esquema global que ya está repleto y que evoluciona rápidamente.

La situación se complica por el hecho de que un nuevo secretario general de la ONU asumirá el cargo a partir de enero 1, 2017. Heredarán un sistema de la ONU que necesita una reforma drástica para cumplir efectivamente con la Agenda 2030. Algunos se han propuesto reformas importantes, y el nuevo jefe de la ONU tendrá las manos ocupadas.

El objetivo central es reducir la fragmentación y la duplicación de esfuerzos. Esto implica que necesitamos un enfoque de múltiples agencias para la Nueva Agenda Urbana.

Este fue uno de los puntos conflictivos en Nueva York la semana pasada, ya que los negociadores lucharon con dos propuestas sobre las responsabilidades de implementación.

La primera opción, apoyada por el G77 (impulsado por el país anfitrión de ONU-Hábitat, Kenia), fue por un ONU-Hábitat fortalecido con representación universal en su consejo de gobierno y mayores recursos financieros.

El segundo, de la Unión Europea y otros que pagarían el proyecto de ley, era una recomendación de que el marco institucional para apoyar la Nueva Agenda Urbana se determinara en la 72 sesión de la Asamblea General de la ONU. Esto efectivamente postergaría la decisión de retrasar 2017.

A se alcanzó un compromiso entre estas posiciones en Nueva York. Esto le da a ONU-Hábitat un período de gracia para avanzar desde Quito hasta que se determinen nuevos arreglos.

La innovación debe seguir desde Quito

No hay una propuesta que el mejor camino a seguir sería establecer un nuevo organismo coordinador - Ciudades de la ONU - similar a Agua de la ONU y Energía de la ONU.

Sin duda, esto estaría más en línea con la forma en que los fondos se trasladan de los donantes al sistema de la ONU en los últimos años, conocido como fondos fiduciarios de múltiples socios - con el objetivo de aumentar la coordinación de la agencia.

Una iniciativa como ONU-Ciudades también podría proporcionar un marco más efectivo (o una pizarra limpia) sobre cómo trabaja la ONU con el gobierno subnacional. Otra opción podría ser una Consejo de las Naciones Unidas para las ciudades y / o un Parlamento mundial de alcaldes. Ambos representan una desviación significativa de la práctica hasta la fecha y probablemente tomarían algún tiempo para convertirse en realidad.

Si bien estos juegos de conchas institucionales a nivel global se desarrollan, quizás podamos terminar concluyendo que el resultado más significativo de Quito es el énfasis en el derecho a la ciudad.

Existe una rica tradición intelectual que se remonta a Henri Lefebvre's Libro 1968, Le Droit à la ville. Si se toma en serio, la noción del derecho a la ciudad, esencialmente un enfoque de derechos humanos para la gobernanza, el desarrollo y la sostenibilidad de la ciudad, enfocaría una amplia gama de problemas de justicia social. Esto incluye cómo lidiamos con la falta de vivienda, la pobreza urbana, la gentrificación y la privatización del espacio público.

¿Puede suceder realmente esta transformación o estamos condenados a repetir las locuras de Agenda 21y Protocolo de Kyoto?

Lea la historia completa aquí ...

Suscríbete
Notificar de
invitado

2 Comentarios
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ray Songtree

Leer esto me puso un poco enfermo. No hay una humanidad mundial. Discutir "el mundo" es programar a todos los lectores para que acepten que hay una sola cultura y que el "camino hacia adelante" es un mundo, y que esto es progreso. En realidad, todos estos "acuerdos" son forzados a través de la coerción económica, y cuanto antes las naciones, estados, ciudades digan, "no gracias, no queremos ser parte de este acuerdo con todas sus condiciones y expectativas", cuanto antes volverá a la diversidad natural y se alejará de la centralización tiránica. Todos los lectores deben optar por salir del pensamiento asumido por... Leer más »

tom

Es necesario reformatear el mundo para que sea compatible con la topografía informática. El estado nacional debe ser abolido, dejando a los disidentes y a los libres pensadores peligrosos sin adónde ir. Un dictado de representantes corporativos debería reemplazar a los gobiernos nacionales electos arcaicos. Es necesario que se delegue más toma de decisiones en el gobierno local comprometido con los organismos de asociaciones privadas de la Agenda 30 ... oh, espera, esto es lo que está ocurriendo mientras hablamos. Está bien, ya que volviste a dormir.