Khanna: "La tecnocracia no es un fenómeno liberal"

tecnocracia y ciencia
¡Por favor comparta esta historia!

Khanna pide "tecnocracia directa" en Estados Unidos. Cuando afirma que “la tecnocracia no es un fenómeno liberal”, se equivoca. La raíz original de la tecnocracia siempre ha sido el progresismo y está en contra de la libertad hasta la médula. Una definición original de Tecnocracia establece que es “La ciencia de la ingeniería social, la operación científica de todo el mecanismo social para producir y distribuir bienes y servicios a toda la población ..."  TN Editor

El estado de ánimo que prevalece hoy en día es de pesimismo. Después de un año en que Donald Trump fue elegido presidente de los Estados Unidos y el Reino Unido votó para abandonar la Unión Europea, muchos anticipan más victorias populistas, y políticas perjudiciales, en 2017. Si a esto le sumamos el lento crecimiento económico mundial y las crecientes tensiones geopolíticas, es fácil concluir que el mundo se encamina por el mismo camino de nacionalismo y proteccionismo que desencadenó la Primera Guerra Mundial.

Pero esto pierde el punto. El surgimiento del populismo es simplemente un síntoma del fracaso de los líderes políticos para abordar las quejas económicas de los votantes. En lugar de obsesionarse con la degeneración de la democracia a manos de líderes políticos que no pueden cumplir sus promesas a los votantes frustrados, debemos definir una mejor forma de gobierno que puede abordar esas quejas. Propongo una tecnocracia directa.

Como explico en mi nuevo libro La tecnocracia en los Estados Unidos, Una tecnocracia directa garantizaría que las consultas públicas periódicas den forma a la toma de decisiones de los comités de expertos responsables. Este enfoque combina las virtudes de la democracia directa con los beneficios de la tecnocracia meritocrática, que aprovecha los datos para tomar decisiones utilitarias a largo plazo. En pocas palabras, una tecnocracia directa combina buenas ideas y una ejecución eficiente.

Este sistema no es completamente hipotético. Tanto la Suiza hiperdemocrática como el Singapur ultra tecnocrático aplican sus principios de manera efectiva. Y sus registros son impresionantes: ambos países cuentan con buena salud, amplia riqueza, baja corrupción, alto empleo, servicios militares y civiles nacionales e inversiones estatales masivas en innovación. Responden eficientemente a las necesidades y preferencias de los ciudadanos, aplican la experiencia internacional a la formulación de políticas nacionales y utilizan datos y escenarios alternativos para la planificación a largo plazo.

La combinación de los mejores elementos de estos dos regímenes produciría un sistema ideal: el tipo de sistema que realmente podría responder a las demandas de los desilusionados votantes estadounidenses que eligieron a Trump. Pero el progreso hacia la implementación de tal sistema requeriría que la mentalidad política estadounidense cambie sustancialmente.

Lea la historia completa aquí ...

Suscríbete
Notificar de
invitado

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios