Guerra híbrida: los tecnócratas luchan con datos y propaganda

¡Por favor comparta esta historia!
La propaganda no se genera espontáneamente; más bien, se crea específicamente para engañar a los oyentes en una creencia o acción que de otro modo no considerarían. Los tecnócratas arman los datos que recopilan de la sociedad y los usan de forma selectiva para hacer que los grupos de personas cambien de dirección, adopten nuevos comportamientos, piensen de manera diferente, etc. Esto es guerra de información. ⁃Editor de TN

HISTORIA DE UN VISTAZO

  • En una entrevista con Joe Rogan, Maajid Nawaz, un exrevolucionario islamista que se convirtió en activista contra el extremismo, analiza la fabricación de consentimiento en torno a cosas que no son ciertas.
  • Nawaz cree que estamos en una guerra híbrida donde la información es el arma principal
  • El relativismo, la idea de que la verdad es relativa y personalmente subjetiva, es peligrosa porque sin verdad objetiva, no hay realidad objetiva, y sin realidad objetiva, quien tiene el poder llega a dictar la realidad. Al final, terminas con el autoritarismo.
  • La razón por la cual los líderes del gobierno cambiaron repetidamente el poste de la portería y luego jugaron con nuestros recuerdos de lo que prometieron es para desorientar y confundir a la gente hasta el punto de que no tienen la fuerza para cuestionar al gobierno.
  • Otro mecanismo de control será la implementación de monedas digitales programables del banco central (CBDC): efectivo digital que se puede programar para que solo se pueda gastar en bienes o servicios con los que un empleador o gobierno esté de acuerdo o considere sensato.

En el video de arriba, el podcaster Joe Rogan entrevista a Maajid Nawaz, autor de “Radical”, un exrevolucionario islamista que finalmente se convirtió en un activista contra el extremismo. Esta es otra entrevista de tres horas de duración. Si lo desea, puede omitir la primera hora, ya que se vuelve más aplicable a los problemas del día actual después de la primera hora.

La experiencia pasada de Nawaz con el reclutamiento de extremistas para infiltrarse y derrocar a los gobiernos occidentales lo ayudó a reconocer más claramente los juegos mentales psicológicos contra el público civil durante la pandemia de COVID. Básicamente, pasó gran parte de su vida posterior oponiéndose a "la fabricación de consentimiento en torno a algo que no es cierto".

Según Nawaz, estamos en una “guerra híbrida”. Es básicamente una guerra de información, porque el arma principal es la información, y quien logra definir la realidad con su narrativa gana.

Explica cómo, al reclutar extremistas para su causa, primero debe desmantelar y destruir su visión actual del mundo. Después de eso, puedes adoctrinarlos con tu visión del mundo.

Big Tech obviamente juega un papel crucial en esta guerra, ya que tienen la tecnología y los algoritmos para influir, manipular y moldear las mentes de las personas al decidir qué narrativas pueden ver. Las plataformas de redes sociales pueden hacer que parezca que una posición marginal minoritaria en realidad está respaldada por una mayoría.

Irónicamente, como señala Rogan, las personas a las que se les está lavando el cerebro en muchos casos defienden ferozmente el derecho de estas empresas a moldearlos y manipularlos. Apoyan la censura, apoyan la cancelación de la cultura, aparentemente sin comprender el impacto que está teniendo en su visión y comprensión de la realidad y el mundo en general.

El poder se apodera de los 'poderes de emergencia'

Una respuesta a cómo llegamos a donde estamos hoy es que los gobiernos han invocado poderes de emergencia, y esos poderes de emergencia a menudo terminan convirtiéndose en permanentes. Es por eso que fueron invocados en primer lugar.

Como explica Nawaz, “el Estado siempre utiliza las emergencias para apoderarse del poder”. Una vez que han podido expandir un poder bajo la bandera de una emergencia nacional, lo mantienen. No lo revierten. Entonces, cuando, en 2020, se utilizó la pandemia de COVID para suspender los derechos humanos, Nawaz sabía que estábamos en una pendiente resbaladiza.

Y, como temía, ahora estamos experimentando un cambio muy radical en nuestro contrato social con el estado. Antes de la pandemia, el contrato social, el modus operandi generalmente aceptado, era que toda persona tiene derecho a la autonomía corporal. Si bien es bueno donar sangre, por ejemplo, no está obligado a hacerlo, incluso si la vida de alguien está en juego.

Nadie puede exigirle que done un riñón porque tiene dos riñones que funcionan y alguien más necesita uno. Tiene derecho a quedarse con sus dos riñones, incluso si eso significa que la otra persona muere por falta de donación de órganos.

Además, si alguien es vulnerable a una enfermedad debido a condiciones preexistentes, siempre se espera que esa persona tome sus propias precauciones. Si tiene alergia al maní, asegúrese de no comer nada con maní, por ejemplo, y se alienta a otros, pero no se les exige ni obliga, a hacer adaptaciones y ser considerados con aquellos que son vulnerables.

Lo que nunca hemos hecho, señala Nawaz, es responsabilizar a otras personas de nuestras comorbilidades y condiciones preexistentes y obligarlas a someterse a una intervención médica que podría dañarlas o matarlas para mejorar nuestras posibilidades de supervivencia.

Un cambio radical en nuestro contrato social

Si el estado nos va a decir que debemos vacunarnos porque es nuestro deber proteger a otras personas, entonces ese es un cambio muy profundo y radical de nuestro contrato social.

Tanto es así, argumenta Nawaz, que debería requerir un diálogo público serio seguido de un mandato democrático. Pero eso no está sucediendo. Ahora se nos dice que debemos entregar nuestra autonomía corporal por el bien común. Si no está de acuerdo, simplemente será cancelado y eliminado del foro público.

Si bien no se discutió específicamente en esta entrevista, este nuevo contrato social, que surgió durante la crisis de COVID, es en realidad parte integral de The Great Reset.1 La renuncia a los derechos individuales —algunos por ahora, pero eventualmente todos— es el “nuevo contrato social” que Klaus Schwab del Foro Económico Mundial ha imaginado y está impulsando al mundo a través de sus líderes instalados.

Como señaló Nawaz, al final del día, todo se reduce a qué tipo de sociedad, en qué tipo de mundo queremos vivir, y "No podemos pasar de la democracia a una sociedad de 'papeles por favor'... sin tener alguna consulta con el público sobre esto”, dice. Necesitamos tener una "conversación adecuada sobre cómo esto cambiará permanentemente la estructura de nuestra sociedad".

El problema fundamental aquí es que se nos dice que simplemente debemos confiar en que el gobierno sabe lo que es mejor y siempre actúa en nuestro mejor interés. Sin embargo, sabemos que el estado puede hacer las cosas muy mal. En la entrevista, Nawaz relata muchos ejemplos en los que los gobiernos mintieron y actuaron en contra de los mejores intereses de su pueblo.

Lo mismo ocurre con las grandes farmacéuticas. Se nos dice que confiemos en sus productos, su ciencia y que están trabajando para proteger nuestra salud, siempre. Sin embargo, para aquellos de nosotros que conocemos los antecedentes penales de algunas de estas compañías farmacéuticas, es una tarea difícil.

Como señaló Nawaz, se impuso a Pfizer la multa penal más grande de la historia. Tienen una larga hoja de antecedentes penales, sin embargo, debemos tomar su producto experimental de transferencia de genes solo por fe. Además, se nos dice que ignoremos todos los datos que sugieren que Pfizer, de hecho, no está siendo completamente honesto acerca de los beneficios y riesgos de su producto.

Cuando no hay verdad, el poder llega a definir la realidad

Una de las formas principales en que se cierra el debate es arrojando etiquetas a las personas. No importa si son objetivamente correctos o no. Nawaz ha sido llamado un "antivaxxer" por cuestionar los mandatos de vacunas, sin embargo, recibió dos golpes. Se le ha llamado “extremista antimusulmán”, a pesar de haber pasado cuatro años en prisión por su extremismo musulmán.

“Pero hay un punto más profundo aquí”, dice Nawaz. Durante muchos años, nos hemos estado moviendo hacia el relativismo, esta idea de que la verdad es relativa, que es subjetiva y se basa en tu experiencia personal. Tu verdad no tiene que ser lo que es mi verdad. Tú decides cuál es tu verdad y no existe tal cosa como la "realidad".

Esto, argumenta Nawaz, ha tenido consecuencias devastadoras porque sin verdad objetiva, no hay realidad objetiva, y sin realidad objetiva, quienquiera que tenga el poder puede dictar cuál es la realidad, porque no tienes forma de determinar si ese poder está diciendo la verdad o no. no. Al final, terminas con el autoritarismo.

“Cuando promueves la idea de que no existe la verdad, y cuando cierras el debate que busca la verdad —no es que afirme la verdad, sino que la busca— en ayuda de esta idea de que la verdad es relativa... ¿qué sucede cuando ¿Haz eso?

Cuando no existe tal cosa como la verdad, no se puede definir la realidad. Y cuando no puedes definir la realidad, lo único que importa es el poder… porque el poder define la realidad”, él dice. “El poder entra en ese vacío cuando la razón ya no existe y define la realidad para ti, desde arriba”.

Guerra psicológica

Se puede ver entonces, cómo y por qué la información es el arma más poderosa en esta lucha por el poder. Como señaló Nawaz, la mayoría de las personas trabajan a tiempo completo y tienen familias y simplemente no tienen tiempo para hacer la investigación necesaria para discernir la verdad.

En su lugar, recurren a voces confiables en los medios para que les den su mejor interpretación de cuál es la verdad y la realidad. El problema que tenemos ahora es que los medios están vendiendo las narrativas de aquellos que intentan obtener más poder. Y sin información veraz, se vuelve difícil definir la realidad, lo que dificulta desafiar al gobierno.

Esta es también la razón por la cual los líderes cambiaron repetidamente el poste de la portería y luego jugaron con nuestros recuerdos de lo que prometieron. El objetivo es desorientar y confundir a la gente hasta el punto de que no tenga la fuerza para cuestionar a su gobierno. Esto es guerra psicológica.

La dura realidad que todo el mundo debe afrontar ahora es que una vez que te han quitado los derechos, el gobierno nunca te los devuelve voluntariamente. La única opción que tiene la gente es RECUPERAR sus derechos a través del activismo pacífico.

Próximamente: Guerra financiera

Nawaz y Rogan también discuten cómo la camarilla global planea controlar a la población mundial mediante el uso de monedas digitales programables del banco central (CBDC).

La moneda programable es efectivo digital que se puede programar de modo que solo se pueda gastar en ciertos bienes o servicios que un empleador o gobierno considere sensato.2 En otras palabras, el emisor del dinero puede controlar cómo lo gasta el receptor. Con eso, el emisor tendría un control casi total sobre su comportamiento.

Como señaló Nawaz, con una CBDC programable, el gobierno tendría control total sobre cualquiera que no esté de acuerdo con sus políticas o actividades. Si alguien expresa su desacuerdo, el gobierno simplemente podría restringir cómo puede usar su dinero o cerrar su cuenta bancaria por completo.

Por ejemplo, si el gobierno no quisiera que Nawaz apareciera en el programa de Rogan, simplemente podría reprogramar sus CBDC con solo hacer clic en un botón, de modo que no se le permitiera comprar un boleto de avión.

Lo que los globalistas ahora luchan por implementar es una plataforma que les dará un control total sobre las personas, algo que unirá todo en su vida en un lugar central, como sus registros de empleo, registros médicos, registros financieros y más.

Por eso están luchando tanto por los pasaportes de vacunas, aunque está claro que son completamente irracionales. ¿De qué sirve un pasaporte de vacunas cuando la “vacuna” no previene la infección ni la propagación?

Algunas naciones ahora están desechando los pasaportes de vacunas y cambiando a identificaciones digitales. Es importante darse cuenta de que las identificaciones digitales tienen exactamente el mismo propósito que el pasaporte de vacunas, por lo que la lucha por la libertad está lejos de terminar, incluso si su gobierno ha dicho públicamente que no a los pasaportes de vacunas. Como explicó Nawaz, también estamos viendo evidencia de que se está implementando un puntaje de crédito digital.

El liderazgo global ha sido infiltrado

Nawaz también analiza cómo los gobiernos de todo el mundo han sido infiltrados por miembros del Foro Económico Mundial (WEF) cuya agenda es implementar el autoritarismo global, utilizando las técnicas psicológicas de guerra de información resumidas anteriormente.

Como señaló Nawaz, Schwab ha trabajado en “incorporar a personas en el gobierno que están suscritas a la agenda del Gran Reinicio”, y en su libro de 2020, “COVID-19: El Gran Reinicio”, Schwab argumenta abiertamente que la respuesta al COVID-19 debería utilizarse para “renovar todos los aspectos de nuestras sociedades y economías, desde la educación hasta los contratos sociales y las condiciones de trabajo”.

El WEF también ha articulado claramente3 su interés en desarrollar un sistema global de identificación digital. Entonces, lo que podemos esperar es un proceso sin fin donde el poste de la portería sigue moviéndose hacia más y más autoritarismo. Y nos lo han dicho abiertamente, dice Nawaz. Todo lo que tenemos que hacer es creerles.

Debido al amplio alcance de esta entrevista, realmente los animo a que la escuchen en su totalidad. Si no tienes mucho tiempo, salta la primera hora.

 Fuentes y referencias

Sobre la autora

Patrick Wood
Patrick Wood es un experto líder y crítico en Desarrollo Sostenible, Economía Verde, Agenda 21, Agenda 2030 y Tecnocracia histórica. Es autor de Technocracy Rising: The Trojan Horse of Global Transformation (2015) y coautor de Trilaterals Over Washington, Volumes I and II (1978-1980) con el fallecido Antony C. Sutton.
Suscríbete
Notificar de
invitado

3 Comentarios
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

[…] Leer el artículo original […]

[…] Sursa: Blogul Dr. Joseph Mercola /Technocracy News […]