Fundación Rockefeller: el ascenso, la caída y el renacimiento de las ciudades resilientes de 100

Fundación Rockefeller
¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print
El término de la ONU "Resiliente" significa todo lo que desee: "mejorar la movilidad", "romper el racismo estructural", "cualquier línea de falla social e infraestructural", "análisis predictivo" e incluso pronósticos meteorológicos. Por lo tanto, es un término general para implementar la Nueva Agenda Urbana y la Agenda 2030, también conocida como Tecnocracia. ⁃ TN Editor

A fines de abril, en una reunión del ayuntamiento en la ciudad de Nueva York, Raj Shah, presidente de la Fundación Rockefeller, se dirigió al personal de 100 Resilient Cities. La organización sin fines de lucro, lanzada por la filantropía en 2013, ha ayudado a ciudades de todo el mundo a planificar desastres naturales y crisis sociales, especialmente los estragos del cambio climático.

A principios de ese mes, la fundación había anunciado abruptamente planes para cerrar el programa. Ahora Shah estaba explicando por qué.

"No se trata de si 100 Resilient Cities funciona", dijo Shah. "Es un cambio en el enfoque de la fundación para ofrecer resultados medibles para las personas vulnerables ... con un marco presupuestario que funciona".

En un video que luego fue visto por CityLab, algunas personas que llamaron desde oficinas satelitales fueron transmitidas en la parte inferior de la pantalla, con expresiones sombrías. Para agosto de 1, los empleados de 86 de la organización estarían sin trabajo. En los ayuntamientos de todo el mundo, los funcionarios que confiaron en su apoyo se preguntaron cómo mantendrían a flote las iniciativas de preparación climática, incluida la contratación de cientos de "oficiales de resiliencia".

Pero ahora se están tramando planes para avanzar en parte del trabajo de 100RC más allá de su fecha de vencimiento. La semana pasada, el presidente de la organización sin fines de lucro, Michael Berkowitz, le dijo al personal que él y un grupo de oficiales 100RC que pronto se convertirían en ex-sin fines de lucro se estaban preparando para comenzar una nueva organización sin fines de lucro con la misión de ayudar a las ciudades a implementar proyectos de resiliencia.

Además, la Fundación Rockefeller ha confirmado que puede mantener vivos algunos elementos del programa 100 Resilient Cities.

Estos son eventos significativos de hace solo unas semanas, cuando el futuro de 100RC parecía sombrío, a pesar de su estatus bien considerado en los círculos de planificación climática. Para los gobiernos locales, el latigazo cervical puede ser un recordatorio de los riesgos de depender de dólares privados para crear políticas públicas.

Establecida en 2013 por la Fundación Rockefeller a raíz del huracán Katrina y la súper tormenta Sandy, 100 Resilient Cities nació de la idea de que los gobiernos locales necesitaban ayuda para planificar desastres y combatir las persistentes enfermedades sociales. A través de una red de más de 100 ciudades miembros globales, desde Nueva York a Nueva Orleans, Roma a Ramallah, Montevideo a Montreal, el grupo suscribió salarios para directores de resiliencia, guiaron planes de resiliencia y proporcionaron a los líderes locales ideas, financiamiento y asistencia técnica.

Si bien la organización sin fines de lucro era mejor conocida por sus planes de adaptación climática, su trabajo abarcaba mucho más. Por ejemplo, en Boston, los líderes definieron la resiliencia como romper el racismo estructural. En la ciudad de Panamá, se trataba de mejorar la movilidad. Una ciudad se volvió "resistente" al identificar virtualmente cualquier línea de falla social e infraestructural que pudiera exponer un choque. El cambio se midió a largo plazo. A diferencia de otras organizaciones sin fines de lucro que otorgan subvenciones para proyectos específicos, el modelo 100RC fue inusualmente flexible.

Lea la historia completa aquí ...

¡Únete a nuestra lista de correos!


avatar
Suscríbete
Notificar de