Texto completo del discurso del Papa Francisco en la Conferencia de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas

¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print

Señor presidente,
Señoras y señores:

Gracias por sus amables palabras. Una vez más, siguiendo una tradición por la cual me siento honrado, el Secretario General de las Naciones Unidas ha invitado al Papa a dirigirse a esta distinguida asamblea de naciones. En mi propio nombre, y el de toda la comunidad católica, deseo expresarle, Sr. Ban Ki-moon, mi sincera gratitud.

Saludo a los Jefes de Estado y de Gobierno presentes, así como a los embajadores, diplomáticos y funcionarios políticos y técnicos que los acompañan, el personal de las Naciones Unidas que participó en esta 70 Sesión de la Asamblea General, el personal de los diversos programas y agencias de la familia de las Naciones Unidas, y todos aquellos que, de una forma u otra, participan en esta reunión. A través de ustedes, también saludo a los ciudadanos de todas las naciones representadas en este salón. Les agradezco a todos y cada uno por sus esfuerzos al servicio de la humanidad.

Esta es la quinta vez que un Papa visita las Naciones Unidas. Sigo los pasos de mis predecesores Pablo VI, en 1965, Juan Pablo II, en 1979 y 1995, y mi predecesor más reciente, ahora el Papa Emérito Benedicto XVI, en 2008. Todos expresaron su gran estima por la Organización, que consideraron la respuesta jurídica y política adecuada a este momento actual de la historia, marcada por nuestra capacidad técnica para superar distancias y fronteras y, aparentemente, superar todos los límites naturales al ejercicio de poder. Una respuesta esencial, en la medida en que el poder tecnológico, en manos de ideologías nacionalistas o falsamente universalistas, es capaz de perpetrar atrocidades tremendas. Solo puedo reiterar el agradecimiento expresado por mis predecesores, al reafirmar la importancia que la Iglesia Católica atribuye a esta Institución y la esperanza que ella pone en sus actividades.

Las Naciones Unidas celebran actualmente su 70 aniversario. La historia de esta comunidad organizada de estados es uno de los logros comunes más importantes durante un período de cambios inusualmente rápidos. Sin pretender ser exhaustivos, podemos mencionar la codificación y el desarrollo del derecho internacional, el establecimiento de normas internacionales con respecto a los derechos humanos, los avances en el derecho humanitario, la resolución de numerosos conflictos, las operaciones de mantenimiento de la paz y la reconciliación, y cualquier número de otros logros en cada área de actividad y esfuerzo internacional. Todos estos logros son luces que ayudan a disipar la oscuridad del desorden causado por las ambiciones desenfrenadas y las formas colectivas de egoísmo. Ciertamente, quedan por resolver muchos problemas graves, pero está claro que, sin todas esas intervenciones a nivel internacional, la humanidad no habría podido sobrevivir al uso incontrolado de sus propias posibilidades. Cada uno de estos avances políticos, jurídicos y técnicos es un camino hacia la consecución del ideal de la fraternidad humana y un medio para su mayor realización.

Por esta razón rindo homenaje a todos aquellos hombres y mujeres cuya lealtad y sacrificio personal han beneficiado a la humanidad en su conjunto en los últimos setenta años. En particular, recordaría hoy a aquellos que dieron su vida por la paz y la reconciliación entre los pueblos, desde Dag Hammarskjöld hasta los numerosos funcionarios de las Naciones Unidas en todos los niveles que fueron asesinados en el curso de misiones humanitarias y misiones de paz y reconciliación.

Más allá de estos logros, la experiencia de los últimos años de 70 ha dejado en claro que la reforma y la adaptación a los tiempos siempre es necesaria en la búsqueda del objetivo final de otorgar a todos los países, sin excepción, una participación y una influencia genuina y equitativa. en, procesos de toma de decisiones. La necesidad de una mayor equidad es especialmente cierta en el caso de aquellos organismos con capacidad ejecutiva efectiva, como el Consejo de Seguridad, las Agencias Financieras y los grupos o mecanismos creados específicamente para hacer frente a las crisis económicas. Esto ayudará a limitar todo tipo de abuso o usura, especialmente en lo que respecta a los países en desarrollo. Las agencias financieras internacionales deben cuidar el desarrollo sostenible de los países y asegurarse de que no estén sujetas a sistemas de préstamos opresivos que, lejos de promover el progreso, sometan a las personas a mecanismos que generen mayor pobreza, exclusión y dependencia.

El trabajo de las Naciones Unidas, de acuerdo con los principios establecidos en el Preámbulo y los primeros Artículos de su Carta fundacional, puede verse como el desarrollo y la promoción del estado de derecho, basado en la comprensión de que la justicia es una condición esencial para logrando el ideal de la fraternidad universal. En este contexto, es útil recordar que la limitación del poder es una idea implícita en el concepto del derecho mismo. Dar a cada uno lo suyo, por citar la definición clásica de justicia, significa que ningún individuo o grupo humano puede considerarse absoluto, si se le permite eludir la dignidad y los derechos de otros individuos o sus agrupaciones sociales.

La distribución efectiva del poder (político, económico, relacionado con la defensa, tecnológico, etc.) entre una pluralidad de sujetos, y la creación de un sistema jurídico para regular las demandas e intereses, son una forma concreta de limitar el poder. Sin embargo, el mundo de hoy nos presenta muchos derechos falsos y, al mismo tiempo, amplios sectores que son vulnerables, víctimas del poder mal ejercidos: por ejemplo, el medio ambiente natural y las vastas filas de los excluidos. Estos sectores están estrechamente interconectados y se vuelven cada vez más frágiles por las relaciones políticas y económicas dominantes.

Es por eso que sus derechos deben afirmarse con fuerza, trabajando para proteger el medio ambiente y poniendo fin a la exclusión.

Primero, debe afirmarse que existe un verdadero "derecho del medio ambiente", por dos razones. Primero, porque los seres humanos somos parte del medio ambiente. Vivimos en comunión con él, ya que el entorno en sí implica límites éticos que la actividad humana debe reconocer y respetar. El hombre, a pesar de todos sus dones notables, que "son signos de una singularidad que trasciende las esferas de la física y la biología" (Laudato Si ', 81), es al mismo tiempo parte de estas esferas. Posee un cuerpo formado por elementos físicos, químicos y biológicos, y solo puede sobrevivir y desarrollarse si el entorno ecológico es favorable. Cualquier daño hecho al medio ambiente, por lo tanto, es un daño hecho a la humanidad.

Segundo, porque cada criatura, particularmente una criatura viviente, tiene un valor intrínseco, en su existencia, su vida, su belleza y su interdependencia con otras criaturas. Los cristianos, junto con las otras religiones monoteístas, creemos que el universo es el fruto de una decisión amorosa del Creador, que permite al hombre usar respetuosamente la creación para el bien de sus semejantes y para la gloria del Creador; no está autorizado para abusar de él, mucho menos para destruirlo. En todas las religiones, el medio ambiente es un bien fundamental (cf. ibid.).

El mal uso y la destrucción del medio ambiente también van acompañados de un incesante proceso de exclusión. En efecto, una sed egoísta e ilimitada por el poder y la prosperidad material conduce tanto al mal uso de los recursos naturales disponibles como a la exclusión de los débiles y desfavorecidos, ya sea porque tienen capacidades diferentes (discapacidad) o porque carecen de información técnica y adecuada. experiencia, o son incapaces de una acción política decisiva. La exclusión económica y social es una negación completa de la fraternidad humana y un delito grave contra los derechos humanos y el medio ambiente. Los más pobres son los que más sufren por tales delitos, por tres razones serias: son rechazados por la sociedad, obligados a vivir de lo que se descarta y sufren injustamente por el abuso del medio ambiente. Forman parte de la "cultura de los residuos" generalizada y en constante crecimiento de la actualidad.

La dramática realidad de toda esta situación de exclusión y desigualdad, con sus efectos evidentes, me ha llevado, en unión con todo el pueblo cristiano y muchos otros, a hacer un balance de mi grave responsabilidad a este respecto y a hablar, junto con todos aquellos quienes buscan soluciones urgentes y efectivas. La adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en la Cumbre Mundial, que se abre hoy, es una importante señal de esperanza. Estoy igualmente seguro de que la Conferencia de París sobre el cambio climático garantizará acuerdos fundamentales y efectivos.

Sin embargo, los compromisos solemnes no son suficientes, a pesar de que son un paso necesario hacia las soluciones. La definición clásica de justicia que mencioné anteriormente contiene como uno de sus elementos esenciales una voluntad constante y perpetua: Iustitia est constans et perpetua voluntas ius sum cuique tribuendi. Nuestro mundo exige a todos los líderes gubernamentales una voluntad que sea efectiva, práctica y constante, pasos concretos y medidas inmediatas para preservar y mejorar el medio ambiente natural y así poner fin lo más rápido posible al fenómeno de la exclusión social y económica, con sus peligros consecuencias: la trata de personas, la comercialización de órganos y tejidos humanos, la explotación sexual de niños y niñas, el trabajo esclavo, incluida la prostitución, el tráfico de drogas y armas, el terrorismo y la delincuencia organizada internacional. Tal es la magnitud de estas situaciones y su costo en vidas inocentes, que debemos evitar toda tentación de caer en un nominalismo declaracionista que calme nuestras conciencias. Necesitamos asegurarnos de que nuestras instituciones sean verdaderamente efectivas en la lucha contra todos estos flagelos.

El número y la complejidad de los problemas requieren que poseamos instrumentos técnicos de verificación. Pero esto implica dos riesgos. Podemos descansar contentos con el ejercicio burocrático de elaborar largas listas de buenas propuestas (metas, objetivos e indicadores estadísticos) o podemos pensar que una única solución teórica y apriorística proporcionará una respuesta a todos los desafíos. Nunca debe olvidarse que la actividad política y económica solo es efectiva cuando se entiende como una actividad prudencial, guiada por un concepto perenne de justicia y constantemente consciente del hecho de que, más allá de nuestros planes y programas, estamos tratando con hombres y mujeres que viven, luchan y sufren, y que a menudo se ven obligados a vivir en una gran pobreza, privados de todos los derechos.

Para permitir que estos hombres y mujeres reales escapen de la pobreza extrema, debemos permitirles ser agentes dignos de su propio destino. El desarrollo humano integral y el ejercicio pleno de la dignidad humana no pueden imponerse. Se deben construir y permitir que se desarrollen para cada individuo, para cada familia, en comunión con los demás y en una relación correcta con todas aquellas áreas en las que se desarrolla la vida social humana: amigos, comunidades, pueblos y ciudades, escuelas, empresas y sindicatos, provincias, naciones, etc. Esto presupone y exige el derecho a la educación, también para las niñas (excluidas en ciertos lugares), lo que se garantiza ante todo respetando y reforzando el derecho primario de la familia a educar a sus hijos. como el derecho de las iglesias y grupos sociales a apoyar y ayudar a las familias en la educación de sus hijos. La educación concebida de esta manera es la base para la implementación de la Agenda 2030 y para la recuperación del medio ambiente.

Al mismo tiempo, los líderes gubernamentales deben hacer todo lo posible para garantizar que todos puedan tener los medios espirituales y materiales mínimos necesarios para vivir con dignidad y crear y mantener una familia, que es la célula principal de cualquier desarrollo social. En términos prácticos, este mínimo absoluto tiene tres nombres: alojamiento, trabajo y tierra; y un nombre espiritual: libertad espiritual, que incluye la libertad religiosa, el derecho a la educación y otros derechos civiles.

Por todo esto, la medida y el indicador más simples y mejores de la implementación de la nueva agenda para el desarrollo será el acceso efectivo, práctico e inmediato, por parte de todos, a bienes materiales y espirituales esenciales: vivienda, empleo digno y debidamente remunerado, comida y agua potable adecuadas; libertad religiosa y, más generalmente, libertad espiritual y educación. Estos pilares del desarrollo humano integral tienen una base común, que es el derecho a la vida y, en general, lo que podríamos llamar el derecho a la existencia de la naturaleza humana misma.

La crisis ecológica y la destrucción a gran escala de la biodiversidad pueden amenazar la existencia misma de la especie humana. Las consecuencias perniciosas de una mala gestión irresponsable de la economía global, guiada solo por la ambición por la riqueza y el poder, deben servir como un llamado a una reflexión directa sobre el hombre: "el hombre no es solo una libertad que crea para sí mismo". El hombre no se crea a sí mismo. Es espíritu y voluntad, pero también naturaleza ”(Benedicto XVI, Discurso ante el Bundestag, 22 septiembre 2011, citado en Laudato Si ', 6). La creación se ve comprometida "donde nosotros mismos tenemos la última palabra ... El mal uso de la creación comienza cuando ya no reconocemos ninguna instancia por encima de nosotros mismos, cuando no vemos nada más que a nosotros mismos" (ID. Discurso al Clero de la Diócesis de Bolzano-Bressanone, 6 August 2008, citado ibid.). En consecuencia, la defensa del medio ambiente y la lucha contra la exclusión exigen que reconozcamos una ley moral escrita en la naturaleza humana, una que incluya la diferencia natural entre el hombre y la mujer (cf. Laudato Si ', 155), y el respeto absoluto por la vida. en todas sus etapas y dimensiones (cf. ibid., 123, 136).

Sin el reconocimiento de ciertos límites éticos naturales incontestables y sin la implementación inmediata de esos pilares del desarrollo humano integral, el ideal de "salvar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra" (Carta de las Naciones Unidas, Preámbulo) y "promover el progreso social y mejores niveles de vida en una libertad más amplia ”(ibid.), corre el riesgo de convertirse en una ilusión inalcanzable, o, peor aún, en una charla ociosa que sirve para encubrir todo tipo de abusos y corrupción, o para llevar a cabo una colonización ideológica por la imposición de modelos y estilos de vida anómalos que son ajenos a la identidad de las personas y, al final, irresponsables.

La guerra es la negación de todos los derechos y un asalto dramático al medio ambiente. Si queremos un verdadero desarrollo humano integral para todos, debemos trabajar incansablemente para evitar la guerra entre naciones y pueblos.

Con este fin, existe la necesidad de garantizar el imperio de la ley incontestable y el recurso incansable a la negociación, la mediación y el arbitraje, como lo propone la Carta de las Naciones Unidas, que constituye una norma jurídica fundamental. La experiencia de estos setenta años desde la fundación de las Naciones Unidas en general, y en particular la experiencia de estos primeros quince años del tercer milenio, revela tanto la efectividad de la plena aplicación de las normas internacionales como la ineficacia de su falta de aplicación .

Cuando la Carta de las Naciones Unidas se respeta y aplica con transparencia y sinceridad, y sin motivos ocultos, como un punto de referencia obligatorio de la justicia y no como un medio para enmascarar intenciones espurias, se obtendrán resultados pacíficos. Cuando, por otro lado, la norma se considera simplemente como un instrumento para ser utilizado siempre que resulte favorable, y para evitarse cuando no lo es, se abre una verdadera caja de Pandora, liberando fuerzas incontrolables que perjudican gravemente a las poblaciones indefensas, lo cultural entorno e incluso el entorno biológico.

El preámbulo y el primer artículo de la Carta de las Naciones Unidas establecen los fundamentos del marco jurídico internacional: la paz, la solución pacífica de las disputas y el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones. Fuertemente opuesto a tales declaraciones, y en la práctica negarlas, es la tendencia constante a la proliferación de armas, especialmente las armas de distracción masiva, como las armas nucleares. Una ética y una ley basadas en la amenaza de la destrucción mutua, y posiblemente la destrucción de toda la humanidad, son contradictorias y una afrenta a todo el marco de las Naciones Unidas, que terminaría como "naciones unidas por el miedo y la desconfianza". . Es urgente trabajar por un mundo libre de armas nucleares, en plena aplicación del Tratado de No Proliferación, en letra y espíritu, con el objetivo de una prohibición total de estas armas.

El reciente acuerdo alcanzado sobre la cuestión nuclear en una región sensible de Asia y Medio Oriente es una prueba del potencial de la buena voluntad política y de la ley, ejercida con sinceridad, paciencia y constancia. Expreso mi deseo de que este acuerdo sea duradero y eficaz, y produzca los frutos deseados con la cooperación de todas las partes involucradas.

En este sentido, no faltan pruebas contundentes de los efectos negativos de las intervenciones militares y políticas que no están coordinadas entre los miembros de la comunidad internacional. Por esta razón, aunque lamento tener que hacerlo, debo renovar mis reiterados llamamientos en relación con la dolorosa situación de todo el Medio Oriente, África del Norte y otros países africanos, donde los cristianos, junto con otros grupos culturales o étnicos, e incluso miembros de la mayoría de las religiones que no desean ser atrapadas en el odio y la locura, se han visto obligadas a presenciar la destrucción de sus lugares de culto, su patrimonio cultural y religioso, sus casas y propiedades, y se han enfrentado a la alternativa de huir o huir. de pagar su adhesión al bien y a la paz con sus propias vidas o con la esclavitud.

Estas realidades deberían servir como una convocatoria grave para un examen de conciencia por parte de los encargados de la dirección de los asuntos internacionales. No solo en casos de persecución religiosa o cultural, sino en todas las situaciones de conflicto, como en Ucrania, Siria, Irak, Libia, Sudán del Sur y la región de los Grandes Lagos, los seres humanos reales tienen prioridad sobre los intereses partidistas, por legítimos que sean estos últimos. . En guerras y conflictos hay personas individuales, nuestros hermanos y hermanas, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, niños y niñas que lloran, sufren y mueren. Seres humanos que se descartan fácilmente cuando nuestra única respuesta es elaborar listas de problemas, estrategias y desacuerdos.

Como escribí en mi carta al Secretario General de las Naciones Unidas sobre 9 August 2014, “la comprensión más básica de la dignidad humana obliga a la comunidad internacional, particularmente a través de las normas y mecanismos del derecho internacional, a hacer todo lo posible para detener y prevenir más violencia sistemática contra las minorías étnicas y religiosas "y proteger a los pueblos inocentes.

En la misma línea, mencionaría otro tipo de conflicto que no siempre es tan abierto, pero que silenciosamente está matando a millones de personas. Otro tipo de guerra experimentado por muchas de nuestras sociedades como resultado del comercio de narcóticos. Una guerra que se da por sentado y se libra mal. El tráfico de drogas está, por su propia naturaleza, acompañado por la trata de personas, el lavado de dinero, el comercio de armas, la explotación infantil y otras formas de corrupción. Una corrupción que ha penetrado en diferentes niveles de la vida social, política, militar, artística y religiosa y, en muchos casos, ha dado lugar a una estructura paralela que amenaza la credibilidad de nuestras instituciones.

Comencé este discurso recordando las visitas de mis predecesores. Espero que mis palabras sean tomadas sobre todo como una continuación de las palabras finales del discurso del Papa Pablo VI; Aunque se habló hace casi exactamente cincuenta años, siguen siendo oportunos. “Ha llegado la hora cuando una pausa, un momento de recuerdo, reflexión, incluso de oración, es absolutamente necesaria para que podamos pensar en nuestro origen común, nuestra historia, nuestro destino común. La apelación a la conciencia moral del hombre nunca ha sido tan necesaria como lo es hoy ... Porque el peligro no proviene del progreso ni de la ciencia; Si se usan bien, pueden ayudar a resolver una gran cantidad de problemas serios que aquejan a la humanidad (Discurso ante la Organización de las Naciones Unidas, 4, octubre 1965). Entre otras cosas, el genio humano, bien aplicado, seguramente ayudará a enfrentar los graves desafíos del deterioro ecológico y de la exclusión. Como dijo Pablo VI: "El verdadero peligro viene del hombre, que tiene a su disposición instrumentos cada vez más poderosos que están tan bien preparados para provocar la ruina como para lograr conquistas nobles" (ibid.).

El hogar común de todos los hombres y mujeres debe continuar elevándose sobre los cimientos de una comprensión correcta de la fraternidad universal y el respeto a lo sagrado de cada vida humana, de cada hombre y de cada mujer, los pobres, los ancianos, los niños, los enfermos, los no nacidos, los desempleados, los abandonados, los que se consideran desechables porque solo se consideran parte de una estadística. Este hogar común de todos los hombres y mujeres también debe construirse sobre la comprensión de un cierto carácter sagrado de la naturaleza creada.

Tal comprensión y respeto requieren un mayor grado de sabiduría, uno que acepte la trascendencia, rechace la creación de una élite todopoderosa y reconozca que el significado completo de la vida individual y colectiva se encuentra en el servicio desinteresado a los demás y en el sabio y el sabio. Uso respetuoso de la creación para el bien común. Para repetir las palabras de Pablo VI, "el edificio de la civilización moderna debe construirse sobre principios espirituales, ya que son los únicos capaces no solo de apoyarlo, sino de arrojar luz sobre él" (ibid.).

El Gaucho Martín Fierro, un clásico de la literatura en mi tierra natal, dice: “Los hermanos deben estar juntos, porque esta es la primera ley; mantenga un verdadero vínculo entre ustedes siempre, en todo momento, porque si luchan entre ustedes, serán devorados por los de afuera ”.

El mundo contemporáneo, aparentemente conectado, está experimentando una fragmentación social creciente y constante, que pone en riesgo "los cimientos de la vida social" y, en consecuencia, lleva a "batallas por intereses en conflicto" (Laudato Si ', 229).

La actualidad nos invita a dar prioridad a las acciones que generan nuevos procesos en la sociedad, para dar fruto en eventos históricos significativos y positivos (cf. Evangelii Gaudium, 223). No podemos permitirnos posponer "ciertas agendas" para el futuro. El futuro nos exige decisiones críticas y globales frente a los conflictos mundiales que aumentan el número de excluidos y necesitados.

El marco jurídico internacional digno de elogio de la Organización de las Naciones Unidas y de todas sus actividades, como cualquier otro esfuerzo humano, puede mejorarse, pero sigue siendo necesario; Al mismo tiempo, puede ser la promesa de un futuro seguro y feliz para las generaciones futuras. Y así será, si los representantes de los Estados pueden dejar de lado los intereses partidistas e ideológicos, y se esfuerzan sinceramente por servir al bien común. Ruego al Dios Todopoderoso que este sea el caso, y le aseguro mi apoyo y mis oraciones, y el apoyo y las oraciones de todos los fieles de la Iglesia Católica, que esta Institución, todos sus Estados miembros y cada uno de sus Los funcionarios siempre prestarán un servicio efectivo a la humanidad, un servicio respetuoso de la diversidad y capaz de ofrecer, por el bien común, lo mejor en cada persona y en cada individuo.

Sobre todos ustedes, y los pueblos que representan, invoco la bendición del Altísimo, y toda paz y prosperidad. Gracias.

¡Únete a nuestra lista de correos!


Suscríbete
Notificar de
invitado
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios