Esclavitud en el futuro: la convergencia tecnocrática de humanos y datos

Wikipedia Commons
¡Por favor comparta esta historia!
Se ha dicho: "El dos por ciento de la gente piensa, el ocho por ciento piensa que piensa y el noventa por ciento preferiría morir antes que pensar". Esperamos que los lectores de TN se incluyan en el primer grupo, ya que se ven desafiados por este artículo erudito y perspicaz sobre la convergencia tecnocrática. Estos son los problemas que determinarán el destino de Estados Unidos. ⁃ Editor TN

Marshall McLuhan observó en la década de 1960 que los humanos son fabricantes de herramientas cuyas herramientas eventualmente los remodelan. De aquí a cincuenta años, sugerimos que el aforismo debería incluir a los seres humanos "reconectados", ya que la era actual de Internet sirve como sistema nervioso global para la humanidad. Este artículo explora cómo, en este período actual de la era de la información, los medios manipulan la opinión pública y dan su consentimiento a las nuevas herramientas y técnicas digitales que amenazan la agencia y la soberanía humanas. Este ensayo presenta el concepto de convergencia desarrollado por Henry Jenkins y explora cómo la práctica se ha expandido en el entorno de la pandemia global actual en el que los intereses de una élite tecnocrática convergen para cultivar una aceptación general de las herramientas digitales de un nuevo orden socioeconómico.

Junto a este análisis se encuentra el desarrollo histórico de las herramientas informáticas y el desarrollo de los datos como herramientas de control social. En un mundo donde la necesidad manufacturada de velocidad y eficiencia cada vez mayores se ha apoderado en gran medida de la razón humana, analizamos cómo las herramientas digitales amenazan con fusionarse con los humanos. En el esfuerzo por examinar la propaganda de la integración se encuentran los relatos históricos de este orden emergente elaborados por funcionarios públicos e intelectuales clave del siglo XX. El objetivo principal es situar el intento de arriba hacia abajo de adquirir control sobre las masas en un contexto histórico más amplio cuando las herramientas informáticas sofisticadas comenzaron a satisfacer la necesidad de rastrear y controlar las poblaciones. El ensayo es un esfuerzo por lidiar con el complejo intento histórico de ejercer control sobre las personas a través de las relaciones públicas y las tecnologías.

Introducción

“Damos forma a nuestras herramientas y, a partir de entonces, nuestras herramientas nos dan forma a nosotros”. Este aforismo, atribuido a menudo al estudioso de los medios de comunicación Marshall McLuhan, proviene de John Culkin, un amigo de McLuhan que reflexiona sobre las ideas del teórico y cómo podrían servir al maestro de la clase para lidiar con las demandas y distracciones características del llamado "nuevo entorno electrónico". "(Culkin, 1967, pag. 53). En el momento de escribir este artículo, es una idea de hace 50 años que podría ser una de las más proféticas de la actualidad. El artículo de Culkin destila los principales pensamientos de McLuhan sobre la tecnología, su omnipresencia y poder para servir como instrumentos primarios mediante los cuales las percepciones públicas del mundo empírico son mediadas, manipuladas y gestionadas.

El título principal de este ensayo es una pregunta simple para que los lectores reflexionen sobre cómo, en este período de la era de la información, las tecnologías de los medios dan forma a las "esposas forjadas por la mente" (Blake, 1794) que influyen en el comportamiento (Packard, 1957/2007, pag. 32) y dan forma a la percepción sobre la degradación de la soberanía, la agencia y la privacidad humanas. A la luz de estas poderosas herramientas de procesamiento y diseminación de información, nuestro propósito central es examinar críticamente cómo ciertas herramientas y contenido de los medios normalizan el despojo de los derechos humanos y civiles básicos y trabajan para preparar a las personas mentalmente para el servicio incondicional como engranajes de la maquinaria capitalista global. .

En un mundo donde las instituciones políticas profesan servir al interés público y, sin embargo, apenas demuestran la voluntad o el saber hacer para contener la codicia egoísta de las empresas transnacionales (Sachs, 2019), exploramos cómo las organizaciones, las plataformas y el contenido sirven a "la élite del poder"1 (Molinos, 1956, pag. 73). La discusión comienza con la premisa de que los principales medios de comunicación dominantes en la vida contemporánea siguen siendo los principales motores de la persuasión de masas que dirigen a los ciudadanos hacia el autosacrificio obediente al orden neoliberal imperante.

Mientras que Herman y Chomsky observaron de los medios tradicionales que su "función es divertir, entretener, informar e inculcar a las personas valores, creencias y códigos de conducta [aceptables]" (Herman y Chomsky, 1988, pag. 1), sugerimos que las tecnologías emergentes no solo “integran [a las personas] en las estructuras institucionales de la sociedad en general” (p. 1), sino también en el llamado mercado libre. Analizamos las comunicaciones persuasivas que sirven a este orden emergente del mercado trabajando para integrar a los seres humanos en el próximo Internet de las Cosas (IoT) donde todos los objetos orgánicos e inorgánicos están preparados para la venta y compra.2.

Una breve historia de convergencia

Esta posición plantea la pregunta: ¿cómo es posible que la tecnología y los medios ejerzan tal grado de control sobre las personas? Una mayor conciencia de su poder hegemónico oculto comienza, argumentamos, con un reconocimiento de su influencia sin pretensiones sobre la percepción humana (Bernays, 1928/2005, pags. 47; Packard, 1957/2007, pag. 144). El historial reciente proporciona una ventana a través de la cual ver estas "incógnitas conocidas"3 que, con demasiada frecuencia, escapan a la conciencia crítica de las masas.

Durante el surgimiento de la era electrónica, McLuhan notó que quienes lo rodeaban constantemente no reconocían la influencia que las tecnologías tenían en el pensamiento y el comportamiento humanos cuando sus contemporáneos interpretaban sus significados más profundos en términos del pasado, como si estuvieran viendo el presente como una imagen. en un espejo retrovisor. En 1969, señaló que, "hoy vivimos investidos con un entorno de información electrónica que es tan imperceptible para nosotros como el agua para un pez" (McLuhan, 1969, P. 5).

En la vida postindustrial contemporánea, sin embargo, la absoluta ineludibilidad de este entorno y su influencia en la mente del público es engañosa. Tanto el entorno natural como el acondicionado de nuestras viviendas y espacios públicos, inundados de ondas de radiación imperceptibles a la vista, llevan las señales que nuestro cuerpo absorbe y la mente decodifica (Broudy et al., 2020). Sólo la ausencia de este aire saturado nos advierte, como peces sin agua, del tipo de oxígeno que estamos condicionados a creer que necesitamos. La demora de diez segundos para que un dispositivo personal se vuelva a conectar a una red WiFi puede parecer ahogada para aquellos que exigen "acceso instantáneo o casi en tiempo real a mundos sociales alternativos" (Tanji y Broudy, 2017, P. 209).

Así que reflexionamos sobre lo lejos que hemos progresado desde los días de la imprenta; ¡Internet nos ha permitido a cada uno de nosotros comunicarnos con las masas! La ubicua Internet (Rectenwald, 2019, pag. 31), los innumerables conmutadores, servidores y metros de cable de fibra óptica a través de los cuales se mueve el significado a nivel mundial, evoca una ilusión atractiva. Es decir, los ciudadanos comunes tienen un amplio poder comunicativo y autonomía para precipitar un cambio social positivo. Tal es la visión utópica de un mundo social cultivado por convenientes colaboraciones con otros a través de las fronteras nacionales y plataformas digitales liberadas, suponemos apresuradamente, de las limitaciones estatales y las influencias corporativas. Esta percepción idealizada, sin embargo, está siendo socavada actualmente por una especie de convergencia manejada por el poder corporativo de élite, "unos pocos felices que poseen y dirigen el puñado de corporaciones que dominan" (Bergman, 2018, P. 160).

Henry Jenkins observó en 2006 que “la digitalización estableció las condiciones para la convergencia” mientras que “los conglomerados corporativos crearon su imperativo” (p. 11). La adquisición de AT&T (telecomunicaciones) en junio de 2018 de Time Warner (medios y redes) ilustra el tipo de conglomerado al que Jenkins había llamado la atención. Describió este proceso como "tanto impulsado por las empresas de arriba hacia abajo ... como impulsado por los consumidores de abajo hacia arriba ..." (2006, pág.18). Sin embargo, el optimismo expresado por Jenkins de que la convergencia también está impulsada por el consumidor, podría parecer algo miope hoy con las invasiones de arriba hacia abajo de la Inteligencia Artificial (IA) en todas las facetas de la vida pública, privada y profesional.

Desde la perspectiva del ciudadano común, la lucha hoy por ubicar en los medios de comunicación tradicionales algo de claridad y verdad sobre el mundo objetivo y sus amenazas existenciales a la sociedad puede despertar nuestra atención sobre lo que alguna vez fue imperceptible.

A veces, la convergencia corporativa y de base se refuerzan mutuamente, creando relaciones más estrechas y gratificantes entre los productores de medios y los consumidores (Jenkins, 2006, P. 18).

Si bien los ciudadanos han apreciado durante mucho tiempo sus derechos a participar en los procesos democráticos y a ejercer sus derechos civiles, también han sido asediados cada vez más por las fuerzas centralizadoras del Estado aliadas con el poder empresarial. Con "La toma de control empresarial de la democracia" (Chomsky, 2010) cimentada en 2010, los estudiosos han dedicado volúmenes enteros a su usurpación. Mark Crispin Miller, por ejemplo, escribe sobre “el desplazamiento de boletas de papel, contadas a mano al aire libre, por sistemas de votación electrónica propiedad y administrados por empresas privadas” (Miller, comunicación personal). A raíz del 9 de septiembre, las élites del poder han reforzado constantemente el control sobre la libertad de prensa y la libertad de expresión en las plataformas digitales de acuerdo con los mandatos opresivos de la USA PATRIOT ACT y, como se vio actualmente, la pandemia de COVID-11. El poder corporativo y estatal convergen, aquí, para controlar la percepción pública. En los Estados Unidos, por ejemplo, un estudio de Gilens y Page concluye que los deseos de la gente tienen "un nivel no significativo [o] cercano a cero" (Gilens y Page, 2014) impacto en la creación de leyes que mejoren las políticas para el bien público.

No resultan sorprendentes las razones por las que los ciudadanos son cada vez más cínicos, desconectados y desconfiados del sistema político actual, en gran parte capturado por el poder empresarial: su desconfianza se ve confirmada por la democracia robada (Miller, 200020042017) y la larga ausencia de progreso social y movilidad ascendente. Los resultados del estudio de Princeton verifican lo que también habían descrito astutamente los analistas de CitiGroup en un prospecto para accionistas de 2005 filtrado al público. Ajay Kapur y col. había observado en una subsección titulada "Bienvenido a la máquina de la plutonomía", que los EE. UU., el Reino Unido y Canadá son plutonomías gobernadas por una "aristocracia tecnocrática gerencial" (Kapur et al., 2005).

Los autores discuten los principales impulsores económicos de la plutonomía y ofrecen explicaciones instructivas para aumentar efectivamente la inversión, consolidar el poder y concentrar la riqueza material, "explotada mejor por los ricos y educados" (Kapur et al., 2005). Sin embargo, ninguno de los rasgos característicos de los valores igualitarios típicos aparece en las perspectivas de la élite del poder: “Aumentos de productividad disruptivos impulsados ​​por la tecnología, innovación financiera creativa4, gobiernos cooperativos favorables al capitalismo5, una dimensión internacional de inmigrantes y conquistas en el extranjero que fortalecen la creación de riqueza, el estado de derecho y la patente de invenciones ”(Kapur et al., 2005). Si bien cada aspecto de la llamada plutonomía merece su propio análisis, solo los más relevantes para nuestro objetivo se desarrollan en las siguientes secciones6.

Percepción y conciencia en manos de tecnócratas

¿Cómo es posible que los humanos permitan que sus herramientas superen el valor de la humanidad misma? Jacques Ellul describió la propaganda de integración como un esfuerzo por ajustar al público a los patrones deseados de pensamiento y comportamiento que se centra en lograr la conformidad total (Ellul, 1965/1973, P. 71).

Sin duda, la mano invisible del mercado y los efectos de sus herramientas mágicas sobre la gobernanza han permanecido en su mayor parte ocultos a la vista del público. Como McLuhan había postulado en la década de 1960, si el "entorno electrónico en crecimiento" era la aldea global cuyos miembros operaban en gran medida sin las limitaciones de espacio y tiempo, entonces Internet se ha convertido en su sistema nervioso central.

¿La tecnocracia ha asimilado efectivamente la democracia? Chris Smith observa que Neuralink, una empresa fundada por Elon Musk, “ya ​​tiene chips y una forma de conectarse al cerebro y a una computadora” (Smith, 2019). Hoy en día, Internet amenaza con integrar completamente a las personas en una matriz neuronal sin fisuras mejorada por las herramientas de una realidad aumentada (o mejorada). En el Foro de Gobierno Mundial de 2017 en Dubai, por ejemplo, Musk se refirió a la industria del juego como un modelo futuro de organización social.

Los juegos serán indistinguibles de la realidad; serán tan realistas que no podrás notar la diferencia entre el juego y la realidad tal como la conocemos, [lo que plantea la pregunta], ¿cómo sabemos que esto no sucedió en el pasado y que no estamos en uno de esos juegos nosotros mismos? (Almizcle, 2017).

El programador, facultado para desarrollar otro nivel de realidad objetiva percibida, se convierte así en el (re) creador de una nueva forma de vida social desprovista de la necesidad de la política. Herbert Schiller advirtió sobre el poder de la "infraestructura de la información", como él la llamó, donde las personas absorben imágenes y mensajes del orden social imperante, que "crean sus marcos de referencia y percepción" y "aíslan a la mayoría de imaginar una alternativa". realidad social" (Schiller, 19992000). Esta capa de convergencia, ampliamente entendida como progreso tecnológico evidente por sí mismo, predice un futuro para la autonomía y soberanía humana que difícilmente parece esperanzador o elegido, de abajo hacia arriba, por las masas.

Estos movimientos tampoco sorprenden al observador entusiasta. Al reflexionar sobre la concepción de la élite del poder de 1956 de C. Wright Mills, Alan Wolfe señala que “Estados Unidos ... había llegado a un punto en el que las grandes pasiones por las ideas se habían agotado. A partir de ahora, necesitaríamos conocimientos técnicos para resolver nuestros problemas, no las cavilaciones de los intelectuales ”(Wolfe, 2001).

Estas nuevas herramientas electrónicas y su creciente omnipresencia, controladas por guardianes de élite, y su importancia para la reproducción de la vida presagian un momento en que la mercantilización y "la migración de la cotidianidad como estrategia de comercialización" (Zuboff, 2015, pag. 76) probablemente borrará la necesidad no solo del discurso político sino, en última instancia, de sus instituciones. Una creciente fe fundamentalista en la ciencia y su descendencia tecnológica en el libre mercado como mecanismos para resolver problemas sociales amenazan el discurso político que busca un cambio positivo.

En una entrevista de 2009 con CNBC, el presidente de Google, Eric Schmidt, revela otra capa de convergencia dirigida desde arriba hacia abajo, la de la herramienta en sí misma como agente de cambio social. Respondiendo a las críticas sobre las prácticas de Google en la comercialización de los datos de sus usuarios, Schmidt observó

Si tiene algo que no quiere que nadie sepa, tal vez no debería hacerlo en primer lugar, pero si realmente necesita ese tipo de privacidad, la realidad es que los motores de búsqueda, incluido Google, retienen esta información para en algún momento, y es importante, por ejemplo, que todos estemos sujetos en los Estados Unidos a la Ley Patriota. Es posible que esa información se ponga a disposición de las autoridades (Schmidt, 2009).

Aquí, Schmidt personifica los datos derivados de los motores de búsqueda y, por lo tanto, evoca la atractiva ilusión de que la gran tecnología y sus herramientas han surgido como nuevos e incuestionables agentes de la autoridad estatal. Con la marginación de las voces ciudadanas, especialmente de las opiniones disidentes desde el 9 de septiembre, el discurso político genuino ha sido cooptado por estas mitologías y algoritmos corporativos que condicionan a las masas de que el orden global neoliberal, administrado por la tecnocracia, no solo es ventajoso sino necesario. . El mensaje implícito es suficientemente claro: la resistencia al cambio social diseñado y aplicado por estas nuevas herramientas es inútil.

Seres humanos a hiper-seres

Al resaltar aún más un problema que nuestras herramientas cada vez más sofisticadas nos presentan a los simples mortales, la presentación de Musk ilustra otra dimensión de convergencia. El propio emprendedor se convirtió en el medio a través del cual llegó el sorprendente mensaje al discurso público: dado que nuestras herramientas de comunicación se están volviendo rápidamente demasiado poderosas para que las contengamos los humanos, debemos fusionarnos con ellas. ¿La sociedad misma no es más que economía?

Si los humanos quieren continuar agregando valor a la economía, deben aumentar sus capacidades mediante una fusión de inteligencia biológica e inteligencia de máquina. Si no lo hacemos, correremos el riesgo de convertirnos en 'gatos domésticos' para la inteligencia artificial (Almizcle, 2017).

La respuesta de Olivia Solon es cuestionar si Musk tiene razón sobre la supuesta necesidad de convertirse en un cyborg (Solón, 2017). Nuevamente vemos la personificación de herramientas que elevan cosas inanimadas creadas a la estatura de agentes autónomos y soberanos a medida que el valor intrínseco de las personas se reduce a sus datos (Hirsch, 2013). Imbuidas de agencia, las herramientas asumen una posición social como extensiones naturales de la élite del poder, como hermanos pequeños de su Gran Hermano (Klaehn y col., 2018, pag. 182) Tales son las caracterizaciones de las herramientas nacidas del poder de los tecnócratas que ven en las “ganancias de productividad impulsadas por la tecnología disruptiva” oportunidades aún mayores para la captura y control de los recursos humanos. Zuboff, resume el problema con ironía.

Una vez buscamos en Google, pero ahora Google nos busca a nosotros. Alguna vez pensamos en los servicios digitales como gratuitos, pero ahora los capitalistas de la vigilancia piensan en nosotros como libres (Zuboff, 2019a,b).

Sin embargo, los cambios de paradigma en las sociedades a lo largo de la historia no parecen sorprender a los observadores cuidadosos. En 1980, Bertram Gross predijo, por ejemplo, la convergencia del consumo masivo y la captura empresarial de las masas con el surgimiento de nuevas tecnologías de la información. “La recopilación de información ahora es posible a través de sistemas cada vez más sofisticados”, señala, “incluidas las formas más ominosas de vigilancia electrónica remota” (1980, p. 49). Katherine Albrecht y Liz McIntyre describen este nivel de convergencia en la vigilancia electrónica como una industria que "ha patentado algunas nociones comerciales fantásticamente siniestras, al estilo de la ciencia ficción" (Albrecht y McIntyre, 2005, P. 4).

Con los avances continuos en la velocidad de procesamiento y la computación en red, Gross señala que “lo más inquietante es que los medios de control sobre esta gran masa se han desarrollado hasta tal punto que los sistemas centralizados pueden controlar cantidades increíbles de información en largas secuencias de y actividades descentralizadas ”(1980, p. 49). Al ver los deslumbrantes avances en la fabricación de herramientas, ¿por qué no vemos más a fondo cómo estas nuevas herramientas alterarán fundamentalmente el futuro?

Neoliberalismo pandémico

Las nuevas herramientas generan nuevas oportunidades para encauzar a las masas al proyecto neoliberal de hoy. Si llegamos a creer, ya que estamos tan condicionados por la cultura, la educación y los medios de comunicación, que el tiempo es dinero, es razonable concluir que solo el uso eficiente del tiempo para perseguir y acumular dinero se convertirá en lo que percibimos como fundamental para nuestro principal propósito como seres humanos. La propaganda de integración trabaja para construir una profecía autocumplida: nuevas herramientas y prácticas de eficiencia, introducidas en la transacción, crean ciclos de retroalimentación positiva en un sistema que naturalmente necesita y espera cada vez más niveles de eficiencia. De ahí la propaganda actual que señala las virtudes de las transacciones comerciales sin fricciones en los puntos de venta que, a su vez, degradan aún más las relaciones sociales que podrían desarrollar y potencialmente perturbar el sistema, sus herramientas y prácticas.

Rush Limbaugh, un defensor constante a favor del capitalismo de libre mercado libre de las salvaguardias regulatorias, observó, por ejemplo, que McDonald's finalmente había fijado el valor de sus acciones que se hundía ya que "reemplazó a 2,500 seres humanos con quioscos digitales" (Limbaugh, 2017). Una vez más, con seres humanos impredecibles, al menos parcialmente apartados de la transacción comercial y reemplazados por nuevos quioscos brillantes y eficientes, vemos la convergencia de cómo el hombre y la máquina (o herramientas mecanizadas) nos han moldeado y silenciado.

En un mundo tan social, las herramientas eficientes moldean la percepción que ayudan a "convertir la eficiencia en un deseo casi universal" (Ritzer, 1993, pag. 35). El sistema, por lo tanto, trata la eficiencia como un valor universal presupuesto, pero George Woodcock nos recuerda en su ensayo atemporal, "La tiranía del reloj", que "La libertad completa implica libertad tanto de la tiranía de las abstracciones como de la regla de hombres ”(Woodcock, 1944/1998, pag. 301). Si bien Limbaugh ha continuado durante mucho tiempo la tradición de reclamar para el sistema actual una elegancia incuestionable, también estaba hablando en código del nuevo liberalismo que Wendy Brown había deconstruido en su libro Undoing the Demos: Neoliberalism's Stealth Revolution (2015). El neoliberalismo, observa Brown,

difunde el modelo de mercado a todos los dominios y actividades, incluso donde el dinero no es un problema, y ​​configura a los seres humanos de manera exhaustiva como actores del mercado, siempre, solo y en todas partes como homo economicus (Marrón, 2015, P. 31).

Estas ganancias automatizadas en la eficiencia empresarial han sido tan significativas que silencian incluso a la clase política. Daniel Fusfeld observó que, "siempre que un sistema económico proporcione un grado aceptable de seguridad, una riqueza material en aumento y la oportunidad de un mayor aumento para la próxima generación, el estadounidense promedio no pregunta quién dirige las cosas o qué objetivos se persiguen". (Fusfeld, 1989, pag. 172). Las herramientas de automatización se han vuelto tan eficientes que están reemplazando no solo a las personas en las líneas de trabajo tradicional, sino que amenazan con despojar a las masas de resistir su propia marginación y obsolescencia planificadas.

En cuanto a la necesidad de preservar este sistema, Silvia Federici señala que el capitalismo, a través de una creciente privatización, debe capturar el control latente de los medios de producción, que es fundamental para la reproducción de nuestras vidas: la tierra, el bosque, las aguas:

El proceso de despojo ha continuado hoy acelerándose y… avanza a un ritmo devastador, y es… una de las principales luchas del planeta, particularmente en el llamado mundo libre…. Cuando desposees a las personas de sus medios de reproducción, también las estás despojando del conocimiento que acumulan en el cultivo de la tierra. Esto también despoja a las personas de su capacidad política ... de autogobierno, ... solidaridad comunitaria y toma de decisiones (Federici, 2017).

Henry Giroux se refiere a esta lógica del sacrificio perpetuo como una "máquina de la disponibilidad" que está "implacablemente comprometida en la producción de una noción incontrolada de individualismo que disuelve los lazos sociales y elimina cualquier noción viable de agencia del panorama de la responsabilidad social y las consideraciones éticas". "(Giroux, 2014). La ideología se deshace de las ideas y valores tradicionales en una sociedad cohesionada y, como consecuencia, divide y conquista a la gente, dividiendo a los ciudadanos en tribus competidoras de actores del mercado cuyos medios para interactuar con el panorama socioeconómico divergen ampliamente.

La ideología ayuda a disponer aún más del valor de la emoción humana (solo en la medida en que las emociones puedan manipularse con el interés de aumentar el consumo de productos e ideas aceptables) (Packard, 1957/2007, pags. 32; Bergman, 2018, pag. 161). Ve a los ciudadanos como depredadores hiperracionales que deambulan por el mercado libre con un solo propósito enfocado en atender sus impulsos primarios. El proyecto neoliberal es el mundo del darwinismo social de perros come perros donde solo los más aptos físicamente, con mentes moldeadas para actuar instintivamente para comprar y vender, sobrevivirán al futuro mercado global, que subsumirá el propósito y el significado de una sociedad civil cuyo los miembros viven en un sentido compartido de valor en los bienes comunes y el bien común. Pierre Bourdieu señaló desde el principio las causas y efectos de este proyecto

El movimiento hacia la utopía neoliberal de un mercado puro y perfecto es posible gracias a la política de desregulación financiera. (…) En… la nación cuyo espacio de maniobra disminuye continuamente. De esta manera, surge un mundo darwiniano: es la lucha de todos contra todos en todos los niveles de la jerarquía, que encuentra apoyo en todos los que se aferran a su trabajo y organización en condiciones de inseguridad, sufrimiento y estrés (Bourdieu, 1998).

Dos décadas después de la descripción de Bourdieu de la esperada utopía neoliberal, también podemos ver cómo la ideología de la justicia social ha jugado un papel clave en la eliminación de los lazos sociales, ya que las herramientas de las redes sociales sirven irónicamente como plataformas para tribalizar aún más el cuerpo político (Kramer et al., 2014). Más allá de luchar contra todos en una "guerra de todos contra todos", el cuerpo político, observa Miller, ha sido efectivamente desmembrado.

—Sociedad balcanizada por raza y género, así como por "azul" y "rojo", de modo que la necesaria solidaridad de los que no tienen ha llegado a parecer imposible. Si bien este desarrollo fue acelerado, si no iniciado, por la CIA desde finales de los 60, ahora ha sido universalizado por las redes sociales, que ofrecen el ilusorio consuelo de un feroz sentido de pertenencia y nos permite a cada uno de nosotros desahogarnos ferozmente contra 'Trump ',' Putin ',' Killary ', los' fascistas ',' homófobos ',' anti-vacunas ',' antisemitas 'o cualquier otra tribu que tengamos que odiar. Así, las redes sociales nos transforman a cada uno de nosotros en prolíficos propagandistas de la guerra; y ahora que todos estamos 'refugiándonos en su lugar', la mayoría de nosotros tenemos poco más que hacer, excepto flipar en Facebook, Twitter, Instagram, 24 horas al día, 7 días a la semana (Miller, comunicación personal).

Este sistema, administrado por una élite tecnocrática, permanecerá indiscutible mientras se mantenga la promesa de riqueza material.

Bertram Gross previó en este orden emergente una especie de fascismo amistoso en el que “un control más concentrado, sin escrúpulos, represivo y militarista por parte de una asociación entre las grandes empresas y el gran gobierno [apunta] a preservar los privilegios de los ultrarricos, los supervisores corporativos , y el bronce en el orden civil y militar ”(1980, p. 167). Señala que este rediseño del mundo social se enmarca en el discurso público como excesivamente "razonable" e inexorable porque es abiertamente amigable —para los negocios— y, por lo tanto, parte integral de la lógica de un mercado libre y eficiente. El problema para los ciudadanos que buscan preservar la agencia, la autonomía y la soberanía es primero darse cuenta de cómo, con un guiño y una sonrisa, la convergencia también amenaza los derechos básicos a través de la apariencia de negocios como siempre. Desde el 9 de septiembre, los negocios como de costumbre se han centrado por completo en reforzar la preeminencia de la seguridad y la protección, como afirma la asociación "Gran empresa-gran gobierno [entre] ... los ultrarricos, los supervisores corporativos y los altos mandos del orden militar y civil ”(Bruto, 1980, P. 167).

Velocidad y seguridad: es por su propio bien

“La humanidad apenas se dio cuenta”, observó Edwin Black, “cuando el concepto de información organizada masivamente surgió silenciosamente para convertirse en un medio de control social, un arma de guerra y una hoja de ruta para la destrucción de grupos” (Negro, xnumx, pag. 7). La pregunta es, ¿qué importancia tienen las herramientas de este período actual de la Era de la Información para el nuevo orden socioeconómico? Las herramientas están en el centro mismo de un sistema naciente de esclavitud global, sus contornos ligeramente borrosos por la tentadora propaganda de integración, las imágenes y el lenguaje típicos del avance tecnológico. La emoción generada por la sofisticación, la velocidad y la eficiencia enmascaran la noticia del inminente cautiverio generalizado.

La historia moderna proporciona un precedente y un contexto. Black identifica la computadora a la que le habíamos dado forma como la herramienta clave que llegó, con el tiempo, para reformarnos. Sin la computadora en su infancia, los líderes del Partido Nazi no podrían haber organizado y llevado a cabo sus planes de identificar a los indeseables, expulsarlos de la sociedad, confiscar sus bienes; enviándolos a guetos; deportarlos; y, finalmente, emprender los esfuerzos para exterminarlos (Negro, xnumx).

Con la ayuda de la máquina Hollerith de IBM (un precursor primitivo junto al microprocesador actual), el Tercer Reich pudo almacenar información sobre cualquier proceso, individuo o ubicación mediante el ingenio de los agujeros perforados en las tarjetas de papel en columnas y filas. La era de la información, nacida no en Silicon Valley sino en Berlín de 1933, individualiza la información estadística. “No solo puedo contarte como un miembro de la multitud”, señala Black, “sino que puedo individualizar la información que tengo sobre ti” (2012): dónde vives, cuál es tu profesión y dónde están tus cuentas bancarias.

Quizás el mayor logro de codificar tarjetas de papel con datos etnográficos apareció en su manifestación concreta de tatuajes estampados en los antebrazos de los prisioneros de los campos de concentración. Las marcas numeradas sirvieron como cadenas conceptuales que unían a los prisioneros a las máquinas Hollerith que analizaban su esencia humana única en categorías sociales, económicas y étnicas. Las categorías son clave tanto para exaltar como para marginar a los demás. "La mayor parte de la categorización", observó George Lakoff, "es automática e inconsciente, y si nos damos cuenta de todo, es sólo en casos problemáticos" (Lakoff, 1986, P. 6).

Los estereotipos y prejuicios latentes que tienen las personas en el poder se conocen solo cuando estos constructos cognitivos se convierten en palabras habladas, políticas impuestas y / o actos violentos. El caso problemático de los elementos indeseables para Hitler, por ejemplo, fue un dilema en primer lugar de la mente, de una categorización consciente que necesitaba resolución a través de una mayor conciencia de la amenaza que sentía que los judíos representaban para la pureza de la cultura y la sociedad en general. Esto se hizo, en parte, al hacer patentes los sentimientos no expresados. Mientras se desempeñaba como ministro de propaganda, Joseph Goebbels elaboró ​​las principales narrativas que sirvieron para colocar a los judíos y otros indeseables en la categoría de no humanos. Paralelamente a la modificación de la percepción pública a través de los medios, estuvo el trabajo de las máquinas de tabulación que colocaron a las personas capturadas bajo la mirada atenta y las manos de las autoridades, refinando las herramientas para la Solución Final.

Según Theodore Porter, “Una de las tareas de la historia es identificar las fuentes de lo que los entusiastas proclaman que es completamente nuevo y revolucionario” (2016). Edwin Black descubrió en los registros históricos cómo la máquina Hollerith de IBM había revolucionado la eficiencia al lidiar con las tediosas rutinas y los niveles de atención que exigían cantidades masivas de datos del censo. Vastos conjuntos de datos numéricos podrían, por fin, manipularse de manera que los números abstractos se conviertan en retratos más significativos de personas reales. Este asombroso nuevo mundo de datos masivos llegó a integrar lo extraño con lo banal, lo conceptual con el material y la innovación con lo común.

Black se pregunta por qué IBM se había involucrado en el mercado de los campos de exterminio fascistas. “Nunca se trató de antisemitismo”, argumenta, “nunca de nazismo; siempre se trató del dinero ". Fue la muerte que se hizo lucrativa para un tipo particular de libre mercado. Mientras que la búsqueda ciega del dinero moldea el fruto de la actividad humana en productos para el consumo masivo en el mercado abierto, esa búsqueda apasionada de mammon, en la vida contemporánea, amenaza paradójicamente con rehacer a los humanos, en parte o en su totalidad, en mercancías vendibles y desechables.

Refiriéndose a este proceso como "la tercera ola de comercialización", Michael Burawoy habla de los mercados actuales donde incluso "partes del cuerpo humano ... se han convertido en productos básicos que se compran y venden" (Burawoy, 2017). Si el encarcelamiento y la esclavitud, por lo tanto, comenzaron con el recluso de Auschwitz tatuado con un número Hollerith analógico (como revela la investigación de Black), la nueva esclavitud terminará con un prisionero en un campo de concentración con microchip en la matriz global con un número digital. Las herramientas de la matriz están, en la actualidad, apareciendo por todas partes, las cámaras inteligentes y los sensores del mundo real aumentados por las gafas de realidad virtual en el Internet de las cosas (IoT). La élite del poder las empuja a la gente en ingeniosas campañas de marketing. Esta marcha inexorable hacia la esclavitud voluntaria en un nuevo orden de la economía global no debería sorprender a quienes han observado con inquietud las herramientas de big data aplicadas a todos los productos y commodities, tanto orgánicos como inorgánicos.

Como identificador numérico de 12 dígitos, el Código Universal de Producto (UPC) apareció por primera vez en 1971 para los artículos comerciales. El omnipresente diseño de IBM para la UPC que vemos hoy revolucionó el seguimiento y control de todo el inventario de materiales en el punto de venta. Poco tiempo después, el código de barras (como se le conoce) comenzó a aparecer en las etiquetas para ganado. En la mayoría de los casos, una marca (o marca) en un animal es prueba prima facie de propiedad. Hoy en día, la marca de propiedad es el nuevo chip "PersonalCell" de IBM / Sony, un chip de identificación por radiofrecuencia (RFID), "más pequeño que un grano de arroz" (Abate, 2014) e implantable debajo de la piel, no solo en ganado y mascotas, sino, más significativamente, en humanos. ¿El chip implantable sienta efectivamente las bases para una distopía totalitaria?

Jefferson Graham nos recuerda que la élite del poder considera que los seres humanos no son más que mascotas: "Con el tiempo, acabarás destrozado" (Graham, 2019) señala. El titular presenta las nuevas herramientas como amenazas autónomas a la agencia humana y la soberanía mientras los perros de la guerra desatados sobre los enemigos destrozan a sus víctimas. "La tendencia", señala Lee Brown, "coincide con la marcha de Suecia hacia la falta de efectivo, con billetes y monedas que representan solo el 1 por ciento de la economía de Suecia" (Prensa asociada, 2017Salvaje, 2018Marrón, 2019). Gran parte del discurso en torno a las amenazas al sistema (Broudy y Tanji, 2018) y a la agencia y la soberanía humanas está imbuida de la imagen de la guerra que enfrenta al hombre contra sus máquinas.

Sin embargo, la propaganda dominante oscurece en gran medida los designios de los agentes detrás de la guerra, la red de especuladores tecnocráticos cuyos puntos de conversación dominan el discurso público. Con acceso irrestricto a los principales medios de comunicación que poseen, los tecnócratas que escriben los guiones de la nueva economía gestionan y manipulan “la información en [este] mundo basado en datos… reconocido ahora como excitante, sexy y absolutamente moderno. Y no es la primera vez, ... Al menos desde la cultura impresa, la emoción de los datos se ha relacionado con nuevas tecnologías valientes ”(Porter, 2016). El chip implantable es una nueva y valiente herramienta cuyo uso se está normalizando ahora en los medios de comunicación corporativos. Sus supuestas eficiencias se consideran tan emocionantes y vitales que nadie en la corriente principal cuestiona críticamente a dónde llevarán estas herramientas a la humanidad.

En 2010, Escenarios para el futuro de la tecnología y el desarrollo internacional, el presidente de la Fundación Rockefeller observó que, “Un componente importante y novedoso de nuestro conjunto de herramientas de estrategia es la planificación de escenarios, un proceso de creación de narrativas sobre el futuro basadas en factores que probablemente afecte a un conjunto particular de desafíos y oportunidades "(Rodin, 2010, pag. 4). Los narradores de élite necesitan una audiencia global que preste mucha atención a las últimas narrativas que elaboran.

Conclusión

Cerramos con una reflexión sobre la historia, para que los lectores la consideren, cuando el espectro de una distopía tecnocrática comenzó a aparecer en el contexto del emergente “complejo militar-industrial” (Eisenhower, 1961). Aldous Huxley había advertido al mundo 4 años antes del famoso mensaje de despedida del presidente Dwight D. Eisenhower que alertaba a los ciudadanos sobre una nueva amenaza para la paz. La entrevista de Huxley con el periodista Mike Wallace predice un momento en que los mensajes de relaciones públicas controlados por la élite del poder amenazarían con socavar la capacidad del hombre para razonar y, por lo tanto, abrirían el camino como un caballo de Troya para ataques a los derechos humanos y la soberanía. Huxley comienza con la presuposición, elaborada anteriormente por Walter Lippmann, de que los líderes deben "fabricar [el] consentimiento" (Lippmann, 1922, pag. 248) de las personas que gobiernan.

... si quieres preservar tu poder indefinidamente, tienes que conseguir el consentimiento de los gobernados, y esto lo harán en parte por las drogas como lo preví en Un mundo feliz, en parte por estas nuevas técnicas de propaganda (Huxley, 1958).

Incluso una mirada a la obsesión cada vez mayor de los Estados Unidos con las recetas y los medicamentos desde principios de la década de 1960, y el surgimiento de una hegemonía farmacéutica estadounidense, informará al observador casual de que vastas franjas de la población se han vuelto dóciles y cómodamente adormecidas, silenciadas. , sedado y marginado durante décadas de "prescripción excesiva masiva" (Frances, 2012Insel, 2014).

“Lo harán”, señala Huxley, “pasando por alto el tipo de lado racional del hombre y apelando a su subconsciente y sus emociones más profundas, e incluso a su fisiología, haciéndolo amar realmente a su esclavitud” (1958). Con la gran cantidad de asistentes personales en el hogar de Amazon, Apple, Google, Microsoft, Facebook, et al., Que ahora aparecen en innumerables hogares, el profundo anhelo universal de conexión social, seguridad y protección ahora ha sido atendido a través de las constantes escuchas de los los principales comerciantes, comercializadores y el estado (Broudy y Klaehn, 2019Fowler, 2019). Con el temor omnipresente de un nuevo terror amenazador mitificado en los medios de comunicación por los principales propagandistas, aliviado por un acceso fácil, eficiente y ubicuo a bienes y servicios, la gente sigue siendo "altamente susceptible a aceptar medidas de emergencia extremas" (Robinson, 2020). "Quiero decir, creo, este es el peligro de que en realidad la gente pueda ser, de alguna manera, feliz bajo el nuevo régimen, pero que será feliz en situaciones en las que no debería ser feliz" (Huxley, 1958).

En 1944, Karl Polanyi vio tres "ficciones" en funcionamiento que hicieron que una economía de mercado funcionara: (a) la vida humana podía subordinarse a las demandas del mercado y reconstituirse como "trabajo"; (b) el mundo natural podría subordinarse y reconstituirse como "bienes raíces"; y (c) la acción de intercambio podría reconstituirse en "capital". Toda la vida, la naturaleza y el intercambio se transformaron en cosas marcadas para la rentabilidad. “Tal institución no podría existir por mucho tiempo”, argumentó Polanyi, “sin aniquilar la sustancia humana y natural de la sociedad” (Polanyi, 1944/2001, pag. 3). Hoy, Michael Rectenwald ve la "gran transformación" de Polanyi como un archipiélago de Google donde "Big Digital" amenaza la soberanía humana con sus "capacidades extendidas de supervisión, vigilancia, grabación, rastreo, reconocimiento facial, enjambre de robots, monitoreo, acorralamiento, redes sociales". puntuar, obstaculizar, castigar, excluir, deshumar o controlar a las poblaciones ... ”(2019, p. 30).

Al momento de escribir este artículo, vemos en la actual pandemia COVID-19 un camino claro hacia el “Un mundo feliz” de la “Gran Digital”: la desaparición planificada de la moneda fuerte y su reemplazo implantado en personas obligadas a ser socialmente distantes, el Microchip. como el salvador de la gran tecnología resucitado por los "superdepredadores, [sin] conciencia, sin empatía [con el objetivo de] poner a [todos] a la altura" (Clinton, 1996). Aunque, como hemos comentado, el fascismo amistoso aparece en varias formas, sigue siendo especialmente "difícil para muchos percibir a Bill Gates como un autoritario peligroso así como un fanático de la eugenesia" vistiendo "esos suéteres color pastel y esa sonrisa tonta, sonando [ing] más como Kermit the Frog que como Adolf Hitler y mantendría sus charlas públicas con bytes que suenan altruistas ”(Frank, 2009Harlow, 2009; Miller, comunicación personal). Sin embargo, instamos a los lectores a contemplar los esfuerzos, "respaldados por la Fundación Bill y Melinda Gates", y otros ahora en marcha para invadir la integridad soberana inviolable de los seres humanos con "nanopartículas inyectables que revelan información privada" (Wu, 2019).

Desde el lanzamiento de Windows 3.0. en 1990 continúa la lucha incansable contra los virus. Nos preguntamos cuánto nos costará realmente a todos vacunarnos del tipo de salvajismo monopolístico que ahora inspira la construcción de la "red de control" global (Eclinik, 2019) y exhortándonos a aceptar las innovadoras soluciones inyectables.

Notas a pie de página

1. ^C. Wright Mills define a la élite del poder como quien "tiene el mando de las principales jerarquías y organizaciones de la sociedad moderna". Gobiernan las grandes corporaciones. Manejan la maquinaria del estado y reclaman sus prerrogativas. Dirigen el estamento militar. Ocupan los puestos de mando estratégicos de la estructura social, en los que ahora se centran los medios efectivos del poder y la riqueza y la fama de que disfrutan ”(1956, p. 73-74).

2. ^Michael Burawoy describe esto como la "tercera ola de mercantilización" que comenzó en el último cuarto del siglo XX y que incluye la mercantilización del medio ambiente, la tierra, el aire y el agua.

3. ^Secretario de Defensa Donald Rumsfeld. Defense.gov News Transcript: DoD News Briefing, Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

4. ^Este detalle particular de los atributos centrales de la plutonomía puede haber sido cuestionado más críticamente después del colapso financiero global de 2008.

5. ^Michael Burawoy analiza la "tercera ola de mercantilización" y la invasión del llamado mercado libre en cada vez más aspectos de nuestras vidas. Describe que “la mercantilización de la naturaleza, desde el cuerpo al medio ambiente, llegó a casa para descansar durante el último cuarto del siglo XX, cobrando impulso a medida que entramos en el siglo XXI. Detrás de esta tercera ola hay una clase económica de dimensiones globales que aprovecha los estados nacionales para sus propios fines, instigando guerras de terror y superexplotando poblaciones móviles de trabajadores desesperados e indigentes ”.

6. ^Cabe señalar el hecho de que, aunque el informe Citibank había aparecido antes del colapso financiero de 2008, la desigualdad de la riqueza y los ingresos desde entonces sigue siendo una característica persistente de las plutonomías. Si bien Kapur apareció más tarde para enmendar su recomendación de apostar siempre por los ricos, no citó la agitación en Francia, ahora en su tercer año, para revertir el orden neoliberal: “La historia muestra que la desigualdad es impulsada por fuerzas poderosas que son difíciles de controlar. revertir, y a menudo conduce a la interrupción y la violencia "(Dimitrieva, 2019).

Referencias

Abate, T. (2014). Un ingeniero de Stanford inventa una forma segura de transferir energía a chips médicos en el cuerpo. Noticias de Stanford. Disponible en línea en: https://news.stanford.edu/news/2014/may/electronic-wireless-transfer-051914.html

Albrecht, K. y McIntyre, L. (2005). Spychips: cómo las grandes corporaciones y el gobierno planean rastrear todos sus movimientos con RFID. Nashville, TN: Thomas Nelson.

Google Scholar

Prensa asociada (2017). Las empresas comienzan a implantar microchips en los cuerpos de los trabajadores. Los Angeles Times. Disponible en línea en: https://www.latimes.com/business/technology/la-fi-tn-microchip-employees-20170403-story.html

Bergman, T. (2018). "Televisión estadounidense: consumismo industrial", en El modelo de propaganda actual: filtrado de la percepción y la conciencia, eds J. Pedro-Carañana, D. Broudy y J. Klaehn (Londres: University of Westminster Press), 159-172.

Bernays, E. (1928/2005). Propaganda. Nueva York, NY: Ig Publishing.

Black, E. (2001). IBM y el Holocausto: la alianza estratégica entre la Alemania nazi y la corporación más poderosa de Estados Unidos. Nueva York, NY: Dialog Press.

Google Scholar

Black, E. (2012). Conferencia. Edwin Black habla sobre IBM y el Holocausto. Nueva York, NY: Yeshiva University.

Blake, W. (1794). Londres. Disponible en línea en: https://www.poetryfoundation.org/poems/43673/london-56d222777e969

Google Scholar

Bourdieu, P. (1998). Utopía de explotación sin fin: la esencia del neoliberalismo. LeMonde Diplomatique. Disponible en línea en: https://mondediplo.com/1998/12/08bourdieu

Google Scholar

Broudy, D., Bergman, T. y Rankin, E. (2020). Telecom Jackboot: una patada 5G en la ingle. OffGuardian. Disponible en línea en: https://off-guardian.org/2020/02/20/telecom-jackboot-a-5g-kick-to-the-groin/

Broudy, D. y Klaehn, J. (2019). El 'modelo de propaganda' de Chomsky y Herman predice un Facebook armado. Verdad. Disponible en línea en: https://truthout.org/articles/chomsky-and-hermans-propaganda-model-foretells-a-weaponized-facebook/

Google Scholar

Broudy, D. y Tanji, M. (2018). "Seguridad del sistema: un filtro faltante para el modelo de propaganda", en El modelo de propaganda actual: filtrado de la percepción y la conciencia, eds J. Pedro-Carañana, D. Broudy y J. Klaehn (Londres: University of Westminster Press), 93-106.

Google Scholar

Brown, L. (2019). Los suecos tienen implantes en sus manos para reemplazar el efectivo y las tarjetas de crédito. New York Post. Disponible en línea en: https://nypost.com/2019/07/14/swedish-people-are-getting-chip-implants-to-replace-cash-credit-cards/

Brown, W. (2015). Deshaciendo las demostraciones: la revolución sigilosa del neoliberalismo. Nueva York, NY: Zone Books.

Burawoy, M. (2017). Marketización y desigualdad. A contrapelo. Disponible en línea en: https://kpfa.org/episode/against-the-grain-may-3-2017/

Resumen de PubMed

Chomsky, N. (2010). La toma corporativa de la democracia estadounidense. En estos tiempos. Disponible en línea en: http://inthesetimes.com/article/5502/the_corporate_takeover_of_u.s._democracy

Google Scholar

Clinton, H. (1996). 1996: Hillary Clinton sobre 'Superpredators'. C-SPAN. Disponible en línea en: https://www.youtube.com/watch?v=j0uCrA7ePno

Culkin, JM (1967). Una guía escolar para Marshall McLuhan por John M. Culkin. The Saturday Review. Nueva York, NY: Saturday Review Associates.

Google Scholar

Dimitrieva, K. (2019). El juego de la desigualdad ha terminado, dice el analista que acuñó 'Plutonomía'. Bloomberg. Disponible en línea en: https://www.bloombergquint.com/businessweek/inequality-play-is-over-says-analyst-whocoined-plutonomy

Eclinik (2019). Alianza ID2020: Vacunas Obligatorias Globales + Integración de Identificación Biométrica. Disponible en línea en: https://eclinik.net/id2020-alliance-global-mandatory-vaccinations-biometric-id-integration/#comments

Eisenhower, DD (1961). Discurso de despedida del presidente Dwight Eisenhower a la nación. C-SPAN. Disponible en línea en: https://www.c-span.org/video/?15026-1/president-dwight-eisenhower-farewell-address

Ellul, J. (1965/1973). Propaganda: la formación de las actitudes de los hombres. Nueva York, NY: Vintage.

Google Scholar

Federici, S. (2017). Silvia Federici sobre cómo perdura el capitalismo. A contrapelo. Disponible en línea en: https://kpfa.org/episode/against-the-grain-april-26-2017/

Fowler, GA (2019). Alexa te ha estado espiando todo el tiempo. El Correo de Washington. Disponible en línea en: https://www.washingtonpost.com

Frances, A. (2012). Estados Unidos está sobre diagnosticado y sobre medicado. HuffPost. Disponible en línea en: https://www.huffpost.com/entry/america-is-over-diagnosed_b_1157898

Frank, R. (2009). Los multimillonarios intentan reducir la población mundial, según un informe. Wall Street Journal. Disponible en línea en: https://blogs.wsj.com/wealth/2009/05/26/billionaires-try-to-shrink-worlds-population-report-says/

Fusfeld, D. (1989). "El surgimiento del estado corporativo", en La economía como sistema de poder, eds MR Tool y WJ Samuels (Piscataway, NJ: Transaction Publishers), 171–192.

Google Scholar

Gilens, M. y Page, BI (2014). Prueba de las teorías de la política estadounidense: élites, grupos de interés y ciudadanos promedio. Soy. Polit. Sci. Assoc. 12, 564 – 581. doi: 10.1017 / S1537592714001595

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Giroux, H. (2014). El neoliberalismo y la maquinaria de la disposición. Verdad. Disponible en línea en: https://truthout.org/articles/neoliberalism-and-the-machinery-of-disposability/

Google Scholar

Graham, J. (2019). Se astillará, eventualmente. EE.UU. Hoy en día. Disponible en línea en: https://www.cnbc.com/2017/08/10/microchips-at-wisconsin-firm-part-of-growing-augmented-reality-trend.html?__source=Facebook

Gross, B. (1980). Fascismo amistoso: la nueva cara del poder en Estados Unidos. Boston, MA: Prensa de South End.

Google Scholar

Harlow, J. (2009). Club multimillonario en un intento por frenar la superpoblación. Los tiempos. Disponible en línea en: https://www.thetimes.co.uk/article/billionaire-club-in-bid-to-curb-overpopulation-d2fl22qhl02

Google Scholar

Herman, E. y Chomsky, N. (1988). Consentimiento de fabricación: la economía política de los medios de comunicación. Nueva York, NY: Pantheon.

Google Scholar

Hirsch, M. (2013). Silicon Valley no solo ayuda al estado de vigilancia, sino que lo construyó. Disponible en línea en: https://www.theatlantic.com/national/archive/2013/06/silicon-valley-doesnt-just-help-the-surveillance-state-it-built-it/276700/

Huxley, A. (1958). Aldous Huxley sobre Tecnodictadores. Austin, TX: Harry Ransom Center de la Universidad de Texas en Austin.

Resumen de PubMed

Insel, T. (2014). Mensaje del ex director del NIMH, Thomas Insel: ¿Están los niños sobremedicados? Instituto Nacional de Salud Mental. Disponible en línea en: https://www.nimh.nih.gov/about/directors/thomas-insel/blog/2014/are-children-overmedicated.shtml

Jenkins, H. (2006). Cultura de convergencia. Donde chocan los viejos y los nuevos medios. Nueva York, NY: New York University Press.

Google Scholar

Kapur, A., MacLeod, N. y Singh, N. (2005). Plutonomía: comprar lujo, explicar el desequilibrio global. Citigroup Res. Disponible en línea en: https://www.sourcewatch.org/images/8/86/CITIGROUP-OCTOBER-16-2005-PLUTONOMYMEMO.pdf

Klaehn, J., Broudy, D., Fuchs, C., Godler, Y., Zollmann, F., Chomsky, N., et al. (2018). Teoría de los medios, relevancia pública y modelo propagandístico en la actualidad. Teoría de los medios 2, 164-191.

Google Scholar

Kramer, ADI, Guillory, JE y Hancock, JT (2014). Evidencia experimental de contagio emocional masivo a través de las redes sociales. Proc. Natl. Acad. Ciencia. EE.UU. 111, 8788 – 8790. doi: 10.1073 / pnas.1320040111

Resumen de PubMed | Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Lakoff, G. (1986). Mujeres, fuego y cosas peligrosas: qué categorías revelan sobre la mente. Chicago, IL: Prensa de la Universidad de Chicago.

Google Scholar

Limbaugh, R. (2017). “Las acciones de McDonald's se disparan después de que los trabajadores con salario mínimo sean reemplazados por robots. Espectáculo de Limbaugh. Disponible en línea en: https://www.rushlimbaugh.com/daily/2017/06/26/mcdonalds-stock-skyrockets-after-minimum-wage-workers-replaced-with-machines/

Lippmann, W. (1922). Opinión pública. Nueva York, Nueva York: Harcourt, Brace.

Google Scholar

McLuhan, M. (1969). Respuesta vigorosa. Londres: Rapp & Witing Ltd.

Google Scholar

Miller, MC (2000). El perdedor se lo lleva todo: el fraude electoral y la subversión de la democracia. Nueva York, NY: Ig Publishing.

Miller, MC (2004). Engañados de nuevo: el caso real de la reforma electoral. Nueva York, NY: Basic Books.

Miller, MC (2017). Foro izquierdo 2017. Disponible en línea en: https://www.youtube.com/watch?v=6UHven8SvYE

Mills, CW (1956). La élite del poder. Oxford: Oxford University Press.

Resumen de PubMed | Google Scholar

Musk, E. (2017). Elon Musk sobre la inteligencia artificial y el nuevo futuro 2017. Cultura occidental. Disponible en línea en: https://www.youtube.com/watch?v=SYqCbJ0AqR4

Packard, V. (1957/2007). Los persuasores ocultos. Nueva York, NY: Ig Publishing.

Google Scholar

Polanyi, K. (1944/2001). La gran transformación: los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo. Boston, MA: Beacon Press.

Google Scholar

Porter, T. (2016). El nuevo (y viejo) mundo de los datos. Blogs de Huntington. Disponible en línea en: https://www.huntington.org/verso/2018/08/brave-new-and-old-world-data

Rectenwald, M. (2019). Archipiélago de Google: el gulag digital y la simulación de la libertad. Londres: New English Review Press.

Ritzer, G. (1993). La McDonaldización de la sociedad. Thousand Oaks, CA: Pine Forge Press.

Robinson, P. (2020). La propaganda del terror y el miedo: una lección de la historia reciente. OffGuardian. Disponible en línea en: https://off-guardian.org/2020/03/28/the-propaganda-of-terror-and-fear-a-lesson-from-recent-history/

Rodin, J. (2010). Escenarios para el futuro de la tecnología y el desarrollo internacional. Nueva York, NY: The Rockefeller Foundation.

Google Scholar

Sachs, J. (2019). China no es la fuente de nuestros problemas económicos, sino la codicia empresarial. Opinión de CNN. Disponible en línea en: https://edition.cnn.com/2019/05/26/opinions/china-is-not-the-enemy-sachs/index.html

Google Scholar

Salvaje, M. (2018). Miles de suecos se insertan microchips debajo de la piel. NPR. Disponible en línea en: https://www.npr.org/2018/10/22/658808705/

Schiller, H. (1999). Dumbing Down, American Style: Estados Unidos como Global Overlord. LeMonde Diplomatique. Disponible en línea en: https://mondediplo.com/1999/08/04schiller

Schiller, H. (2000). Vivir en el país número uno: reflexiones de un crítico del imperio estadounidense. Nueva York, NY: Seven Stories Press.

Google Scholar

Schmidt, E. (2009). Entrevista con CNBC. Disponible en línea en: https://www.youtube.com/watch?v=BreJfzpbwm0

Google Scholar

Smith, C. (2019). Elon Musk quiere conectar el cerebro humano a una computadora para fines de 2020. BGR. Disponible en línea en: https://bgr.com/?s=Elon+Musk+wants+to+hook+the+human+brain+up+to+a+computer+by+late+2020

Solon, O. (2017). Elon Musk dice que los humanos deben convertirse en cyborgs. ¿Tiene razón? El guardián. Disponible en línea en: https://www.theguardian.com/technology/2017/feb/15/elon-musk-cyborgs-robots-artificial-intelligence-is-he-right

Tanji, M. y Broudy, D. (2017). Okinawa bajo ocupación: McDonaldización y resistencia a la propaganda neoliberal. Londres: Palgrave.

Google Scholar

Wolfe, A. (2001). El Power Elite ahora. La perspectiva estadounidense. Disponible en línea en: https://prospect.org/power/power-elite-now/

Woodcock, G. (1944/1998). "La tiranía del reloj", en Broadview Reader, 3ª ed., eds J. Flick y H. Rosengarten (Calgary, AB: Broadview Press).

Google Scholar

Wu, K. (2019). Este parche puntiagudo podría registrar de forma invisible el historial de vacunación debajo de la piel. Revista Smithsonian. Disponible en línea en: https://www.smithsonianmag.com/innovation/spiky-patch-could-invisibly-record-vaccination-history-under-skin-180973809/

Zuboff, S. (2015). Gran otro: el capitalismo de la vigilancia y las perspectivas de una civilización de la información. J. Informar. Technol. 30, 75–89. doi: 10.1057 / jit.2015.5

Texto completo de CrossRef | Google Scholar

Zuboff, S. (2019a). La era del capitalismo de la vigilancia: la lucha por un futuro humano en la nueva frontera del poder. Nueva York, NY: Public Affairs.

Google Scholar

Zuboff, S. (2019b). 'El objetivo es automatizarnos': bienvenidos a la era del capitalismo de la vigilancia. Entrevista con John Naughton. El guardián. Disponible en línea en: https://www.theguardian.com/technology/2019/jan/20/shoshana-zuboff-age-of-surveillance-capitalism-google-facebook?

Lea la historia completa aquí ...

Artículo publicado de acuerdo con Creative Commons.

Sobre el autor

Patrick Wood
Patrick Wood es un experto líder y crítico en Desarrollo Sostenible, Economía Verde, Agenda 21, Agenda 2030 y Tecnocracia histórica. Es autor de Technocracy Rising: The Trojan Horse of Global Transformation (2015) y coautor de Trilaterals Over Washington, Volumes I and II (1978-1980) con el fallecido Antony C. Sutton.
Suscríbete
Notificar de
invitado
6 Comentarios
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Karen

Este artículo es largo y está lleno de palabras importantes. Solo soy una persona sencilla, y tengo que dar crédito a la implacable y total distorsión de la verdad. El trofeo es para los "Medios de comunicación". ¡Han convertido con éxito toda buena razón en locura! La gente ha bebido el "cool-aid". Mi familia, por ejemplo, está educada y algunos son profesionales. La mayoría ha caído en las mentiras y el miedo provocado por los medios con respecto al Covid. Ellos tomaron el "disparo" de que probablemente perderé a la mayoría de mi familia en este diabólico complot para "restablecer" nuestra población. ¡¡¡Dios nos ayuda a todos!!!

Vasily

“Damos forma a nuestras herramientas y, a partir de entonces, nuestras herramientas nos dan forma a nosotros”. Creo que los humanos, siendo humanos, necesitamos algunas herramientas para el florecimiento humano. Sin embargo, una vez que llegamos a cierto punto, y creo que llegamos a ese punto hace mucho, mucho tiempo, cualquier construcción de herramientas a partir de ahí está motivada no por las necesidades de la vida, sino por el odio hacia ella. Porque cuando la gente ya no puede contentarse con la suciedad en sus manos, el sudor en su frente y el sol de Dios en el cielo, mueren; y los muertos engendran cosas muertas. Es por eso, entonces,... Leer más »

Dennis

Esta nueva y vasta Tecnocracia no fue creada por un solo hombre. Ni grupo de hombres. Ha llegado a este punto al ser nutrido por una inteligencia muy superior a cualquier cosa que el hombre pueda concebir. Esa inteligencia es la creada y llamada Lucifer. Esa inteligencia es ahora la que se llama satanás. Pensar demasiado puede engañarnos. También debemos escuchar, pero no al hombre y al maligno. La humanidad le ha dado la espalda al Creador, Aquel a quien debemos escuchar, y ahora estamos viendo los frutos de nuestro trabajo. Un relato de los eventos que tienen lugar en nuestro... Leer más »

Volver a construir Botter

Al menos con el gobierno, la gente tiene la oportunidad de luchar nuevamente por una clase media fuerte (especialmente ahora que conocen el MMT). Pero con el gran reinicio, los bancos centrales ya no quieren compartir el poder con el gobierno. Quieren un mundo post-estado-nación soberano a través del control de pasaportes de vacunas / moneda digital.

[…] Esclavitud en el futuro: la convergencia tecnocrática de humanos y datos (technocracy.news) […]

Bruce

Creo que este es el artículo más poderoso sobre cómo la humanidad está incrustada en la tecnocracia que he visto hasta la fecha. ¡Gracias!