El poder de dónde: la infraestructura GEOINT de la ONU en rápida expansión

¡Por favor comparta esta historia!
La inteligencia geoespacial (GEOINT) fue definida en 2005 por James R. Clapper (Teniente General, USAF, retirado) como que abarca “todos los aspectos de las imágenes y la información y los servicios geoespaciales. Incluye, pero no se limita al análisis de imágenes literales; datos geoespaciales; e información técnicamente derivada del procesamiento, explotación, análisis literal y no literal de productos fusionados espectrales, espaciales y temporales”. ⁃Editor de TN

Esta es la era en la que los humanos y las máquinas se unen. Lo llamamos la Cuarta Revolución Industrial (4IR); se caracteriza por el conocimiento derivado de datos, redes y herramientas poderosas. La interdependencia entre el mundo digital (máquina) y el mundo humano es total; los humanos diseñan las máquinas pero no pueden existir sin ellas.

Muchos de los mayores desafíos del mundo están relacionados con el lugar y el tiempo. Por ejemplo, la pobreza y los derechos sobre la tierra, la economía circular, el cambio climático y el aumento del nivel del mar, la energía renovable y cómo la aprovechamos de manera eficiente, y la protección contra las pandemias y la ciencia geoespacial de la epidemiología. El sector de la defensa también ha reconocido durante mucho tiempo el valor del conocimiento geoespacial, a menudo llamándolo inteligencia geoespacial.

Ya sea medicina avanzada, vehículos automatizados o citas en línea, una combinación de sensores, datos y análisis respaldan la toma de decisiones humanas. También influyen en la toma de decisiones humanas. La automatización está viendo cada vez más cambios que excluyen a los humanos de las decisiones finales. El primer servicio de taxi sin conductor ya está operativo y se están estableciendo corredores de drones automatizados. Pero aún no hemos alcanzado un estado de Nirvana, ni siquiera cerca. ¿Con qué frecuencia hemos escuchado a los líderes de todo el mundo decir que "todavía no tienen los datos para saber" (y, por implicación, no pueden decidir qué hacer), en el contexto de la pandemia de Covid-19? Esta pregunta resume todo el propósito de este documento. Los datos no son el punto final. Conocimiento, decisiones, servicios, satisfacción son la cadena de valor que alimentan los datos. Mientras llamamos a los datos 'el nuevo petróleo', el conocimiento es quizás 'el nuevo capital'. Su valor está determinado por la aplicación de ese conocimiento, que se deriva de los datos. Lamentablemente, los productores de datos a menudo tampoco conocen ese valor porque están muy alejados de la integración de datos y las aplicaciones, modelos y máquinas que brindan el conocimiento y el valor para el usuario.

Los datos vienen en muchas formas, desde muchas direcciones y representan muchas realidades, incluido el mundo real. Los datos y las aplicaciones se asientan en gran medida en la infraestructura digital global, que ha madurado considerablemente en los últimos años. Los gemelos digitales representan este mundo en el ciberespacio, pero solo pueden hacerlo si el lugar y el tiempo también son digitales. El lugar y el tiempo digitales son, por lo tanto, componentes críticos en nuestra era digital, pero las matemáticas 4D asociadas son una ciencia compleja. Las tecnologías y los datos geoespaciales se han enfrentado a esta complejidad y se han desarrollado junto con el ecosistema digital más amplio, a menudo liderándolo. Esto ha llevado a grandes éxitos, pero también a un grado de separación del ecosistema digital y de conocimiento más amplio. Algunos datos tienen la ubicación como principio organizativo o atributo, otros no.

La ubicación y el tiempo son atributos poderosos, los medios más poderosos para integrar y analizar datos para permitir la comprensión a través del conocimiento. El conocimiento en el mundo digital se deriva de la combinación de un problema, datos y herramientas analíticas virtualmente, y cada vez más en tiempo real, pero esto tiene mucho más valor si se tienen en cuenta el lugar y el tiempo. De hecho, las preguntas de 'qué', 'dónde' y 'cuándo' no se pueden responder en el mundo virtual sin el uso de tecnologías geoespaciales. Durante un programa de tres años (de enero de 2020 a abril de 2023), una asociación global desarrollará los conceptos y un plan para una infraestructura de conocimiento geoespacial (GKI). En Year One, los conceptos se han desarrollado desde una perspectiva geoespacial, dando como resultado este documento, que se ocupa del conocimiento, ya sea mecánico o humano, ya que es ahí donde reside el valor. Trae el ecosistema geoespacial firmemente al ecosistema digital más amplio y garantiza un uso mucho mayor de la ubicación en todos los sectores industriales y agencias gubernamentales.

Para que las cosas funcionen, abarca a las partes interesadas del gobierno y la industria y se centra en todo el ecosistema digital/del conocimiento. El segundo año traerá compromiso con amplios sectores industriales definidos para desarrollar aún más el concepto, incluso desde una perspectiva técnica, y el tercer año se comprometerá con los líderes de la política digital del gobierno para desarrollar y promover la adopción de GKI como parte de las políticas gubernamentales integradas. Este documento se basa en el primer año y se desarrollará y refinará a lo largo del programa de tres años. Tenemos una visión de "conocimiento geoespacial en el corazón de la sociedad digital sostenible del mañana". Este documento proporciona un modelo para integrar economías, sociedades y ciudadanos digitales con enfoques, datos y tecnologías geoespaciales y, al hacerlo, brindar el conocimiento, los servicios y la automatización basados ​​en la ubicación que se esperan en la Cuarta Revolución Industrial. Es un viaje que busca beneficiar a las personas y al planeta impulsando el crecimiento inclusivo, el desarrollo sostenible y el bienestar global.

Este documento examina cómo las tecnologías geoespaciales, los datos, las personas, los procesos y los algoritmos constituyen el componente geoespacial del conocimiento en todo el ecosistema digital. Brinda orientación a las agencias geoespaciales que buscan ascender en la cadena de valor y examina cómo las tecnologías 4IR pueden mejorar el uso de la ubicación en el mundo virtual. Hace un llamado a los líderes de pensamiento en el gobierno, en el ecosistema digital, en el ecosistema geoespacial y en el mundo empresarial para trabajar hacia un fin común: mejores conocimientos y decisiones. Va más allá de los datos y las tecnologías geoespaciales a medida actuales para tomar decisiones, automatización y conocimiento bajo demanda.

Los gobiernos tienen un papel habilitador en la entrega de GKI, como parte de una política digital integrada más amplia. En un mundo de incertidumbre, también existe una necesidad absoluta de datos de base autorizados para respaldar y anclar decisiones, ya sea como un gemelo digital confiable o para mejorar los modelos de inteligencia artificial. Las asociaciones son esenciales; el conocimiento nace de la colaboración en el mundo real y también en el digital. Cada vez más, la industria está liderando muchos aspectos de la creación de conocimiento y debería asociarse con los gobiernos para ofrecer GKI en beneficio de todos. Las comunidades de análisis, inteligencia artificial, modelado (y juegos) son vitales para el conocimiento y ya no son clientes sino lo mismo que los proveedores de datos.

Finalmente, el ecosistema geoespacial es parte del ecosistema digital más amplio, y ambos deben fusionarse. Este GKI aprovecha muchas oportunidades nuevas habilitadas por 4IR. Acelera la automatización y el conocimiento bajo demanda. Es tan relevante en los países más pobres como en los ricos. Apoya la Visión de las Naciones Unidas: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. De hecho, este Documento aboga por que el Marco Integrado de Información Geoespacial de las Naciones Unidas (UN IGIF) sea el marco elegido por las naciones para construir la información geoespacial esencial para un ecosistema digital. GKI admite esto, pero es mucho más amplio, ya que la información geoespacial habilitada por UN IGIF es solo un elemento de GKI.

Lea la historia completa aquí ...

Sobre la autora

Patrick Wood
Patrick Wood es un experto líder y crítico en Desarrollo Sostenible, Economía Verde, Agenda 21, Agenda 2030 y Tecnocracia histórica. Es autor de Technocracy Rising: The Trojan Horse of Global Transformation (2015) y coautor de Trilaterals Over Washington, Volumes I and II (1978-1980) con el fallecido Antony C. Sutton.
Suscríbete
Notificar de
invitado

3 Comentarios
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

[…] Haga clic en este enlace para ver la fuente original de este artículo. Autor: vía Naciones Unidas, Geospatial World […]

[…] El poder de dónde: la infraestructura GEOINT de la ONU en rápida expansión […]