Considere la ética al diseñar nuevas tecnologías

campaña para detener los robots asesinos
¡Por favor comparta esta historia!

Algunas personas están comprendiendo la necesidad de debates sobre ética antes de que se lancen nuevas tecnologías a la humanidad. Los tecnócratas están totalmente en desacuerdo. Del blog de Jon Rappoport: "Los seres humanos tecnocráticos están espiritualmente muertos. Son capaces de cualquier cosa, no importa cuán atroz sea, porque no reflexionan ni cuestionan el objetivo final."- Chris Hedges  TN Editor

En las semanas posteriores a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, ha estado luchando contra incendios. No literalmente, sino figurativamente. Las acusaciones generalizadas afirman que su compañía de medios sociales contribuyó al resultado inesperado de las elecciones al propagar noticias falsas y "burbujas de filtro". Zuckerberg ha refutado con dureza estas acusaciones, pero el caso plantea una pregunta espinosa: ¿cómo nos aseguramos de que la tecnología funcione para la sociedad?

Está surgiendo una Cuarta Revolución Industrial que planteará preguntas éticas difíciles con pocas respuestas simples en blanco y negro. Sensores más pequeños, más potentes y más baratos; avances informáticos cognitivos en inteligencia artificial, robótica, análisis predictivo y aprendizaje automático; nano, neuro y biotecnología; Internet de las cosas; Impresión 3D; y mucho más, ya están exigiendo respuestas reales realmente rápido. Y esto solo se volverá más difícil y complejo cuando incorporemos estos Un nuevo tecnologías en nuestros cuerpos y cerebros para mejorar nuestro funcionamiento físico y cognitivo.

Tome la decisión que la sociedad pronto tendrá que tomar sobre los autos autónomos como ejemplo. Si no se puede evitar un choque, ¿se debe programar un automóvil para minimizar las bajas de los espectadores, incluso si daña a los ocupantes del automóvil, o el automóvil debe proteger a sus ocupantes bajo ninguna circunstancia?

La investigación demuestra que el público está en conflicto. Los consumidores preferirían minimizar el número total de víctimas en un accidente automovilístico, pero no están dispuestos a comprar un auto sin conductor si no es autoprotector. Por supuesto, la opción ideal es que las empresas desarrollen algoritmos que eviten esta posibilidad por completo, pero esto no siempre es una opción. Sin embargo, lo que está claro es que tales dilemas éticos deben conciliarse antes de que cualquier consumidor entregue sus claves a algoritmos de agujeros oscuros.

 La adopción generalizada de Un nuevo tecnologías es poco probable que prevalezca si los consumidores no están seguros acerca de su subyacente ética. El desafío es que la identificación de soluciones realistas requiere el aporte y la experiencia de una gran variedad de partes interesadas con diferentes intereses: líderes de compañías de tecnología que están tratando de innovar mientras obtienen ganancias; reguladores en diversas jurisdicciones que deben formar políticas para proteger al público; especialistas en ética que teorizan con evaluaciones de los riesgos y beneficios no intencionales; investigadores de salud pública que estén pendientes de la salud pública; y muchos otros.

Con tantos interesados ​​diferentes involucrados, ¿cómo aseguramos un modelo de gobernanza que haga que la tecnología funcione para la sociedad?

Lea la historia completa aquí ...

Suscríbete
Notificar de
invitado

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios