Brookings: inteligencia artificial en la ciudad digital de Estados Unidos

¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print
Este informe huele a tecnocracia, donde las ciudades son poco más que campos de trabajo concentrados y convenientes para grandes empresas. Sostiene que "la tecnología es esencial para que las ciudades funcionen". ⁃ TN Editor

Las ciudades son un motor para la prosperidad humana. Al acercar a las personas y las empresas, las ciudades sirven como centros vitales para intercambiar bienes, servicios e incluso ideas. Cada año, más y más personas mudarse a ciudades y sus áreas metropolitanas circundantes para aprovechar las oportunidades disponibles en estos espacios más densos.

La tecnología es esencial para que las ciudades funcionen. Si bien la proximidad de las personas tiene ciertas ventajas, también hay costos asociados con la instalación de tantas personas y actividades relacionadas en el mismo lugar. Ya se trate de edificios de varios pisos, acueductos y tuberías de agua, o redes de carreteras enrejadas, las ciudades inspiran a las personas a desarrollar nuevas tecnologías que respondan a los desafíos urbanos de su época.

Hoy podemos ver las respuestas posibles gracias a los avances de la segunda revolución industrial, a saber, el acero y la electricidad. Los edificios de varios pisos y los rascacielos respondieron a nuestra demanda de proximidad para hacer negocios en los mismos lugares. Los ferrocarriles electrificados y subterráneos ofrecían viajes más rápidos para más personas en barrios estrechos y urbanos. El elevador, la escalera mecánica y el equipo de construcción avanzado permitieron que nuestros edificios se hicieran más altos y que nuestros subterráneos se hicieran más profundos. La iluminación eléctrica convirtió nuestras ciudades, suburbios e incluso pueblos pequeños en centros de actividad de 24 horas. El aire acondicionado mejoró en gran medida la habitabilidad en lugares más cálidos, desbloqueando un auge de la población. Las radios y la televisión extendieron hasta qué punto podemos comunicarnos y la fidelidad de los mensajes que enviamos.

Ahora estamos en medio de una nueva era industrial: la era digital. Y al igual que las revoluciones industriales que lo preceden, la era digital no representa un solo conjunto de nuevos productos. En cambio, la era digital representa una plataforma completamente nueva sobre la cual operan muchas actividades cotidianas. Lo que hace posible todo esto son los rápidos avances en el poder, la portabilidad y el precio de la informática y la aparición de telecomunicaciones digitales confiables y de alto volumen.

Algunos de los desarrollos más importantes están teniendo lugar en el área de la inteligencia artificial (IA). En su nivel más esencial, AI es una colección de algoritmos programados para imitar la toma de decisiones humana. Las definiciones pueden variar ampliamente sobre exactamente qué constituye la IA, cómo se verán sus aplicaciones en el mundo real, las soluciones que proporcionarán las aplicaciones de IA y los nuevos desafíos que esas mismas aplicaciones presentarán. Lo que no está en cuestión es la mayor curiosidad y afán de comprender mejor la IA para maximizar su valor para la humanidad y nuestro planeta.

Como toda forma de tecnología para proceder, la sociedad debe ser intencional con los desafíos exactos que queremos que AI resuelva y ser considerado con los grupos sociales y las industrias que se beneficiarán de las aplicaciones que ofrecemos.

Cómo funcionará la IA en el entorno construido ciertamente encaja en esa categoría, y por una buena razón. Aunque la IA todavía está en sus etapas iniciales, ya la encontramos a diario. Cuando su video conferencia cambia el micrófono para captar la voz del orador, cuando su teléfono inteligente lo redirige automáticamente alrededor del tráfico, cuando su termostato baja automáticamente el aire acondicionado en un día frío, eso es todo AI en acción.

Este resumen explora cómo la IA y las aplicaciones relacionadas pueden abordar algunos de los desafíos más apremiantes que enfrentan las ciudades y las áreas metropolitanas. Como toda forma de tecnología para proceder, la sociedad debe ser intencional con los desafíos exactos que queremos que AI resuelva y ser considerado con los grupos sociales y las industrias que se beneficiarán de las aplicaciones que ofrecemos. Si bien la IA está en su desarrollo inicial, ahora es el momento ideal para llevar esa intencionalidad a las aplicaciones urbanas.

Definición de inteligencia artificial en un contexto urbano.

Los datos siempre han sido fundamentales para la forma en que los profesionales planifican, construyen y operan sistemas de entornos construidos. En esencia, la construcción de esos sistemas físicos requiere un amplio conocimiento de varios principios de ingeniería, geográficos y de diseño, todos los cuales están impulsados ​​por las matemáticas. La información cuantitativa y los principios matemáticos son esenciales para llevar con éxito los proyectos a gran escala de sus planos a la realidad física, y eso era tan cierto en el mundo antiguo como lo es hoy en día.

Lea la historia completa aquí ...

¡Únete a nuestra lista de correos!


Suscríbete
Notificar de
invitado
1 Comentario
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios