Los avances de la tecnología cerebral muestran una necesidad urgente de 'neuro-derechos'

El presidente chileno Sebastián Piñera, visto en 2020, ha alentado a los países a trabajar juntos para legislar sobre "neuroderechos"
¡Por favor comparta esta historia!
Cuando Barack Obama desató la iniciativa Transhuman / Technocrat llamada Brain Research through Advancing Innovative Neuro-Technologies (BRAIN) en 2013, era seguro que causaría alarmas cuando el cerebro fue "mapeado" y luego manipulado. ¿Tiene derecho a sus propios pensamientos autónomos? ⁃ Editor TN

A medida que el thriller de ciencia ficción “Inception” encabezó las taquillas de todo el mundo, el público quedó encantado y consternado por su historia futurista de una banda criminal que invade los sueños de las personas para robar datos valiosos.

Más de una década después, es probable que la tecnología imaginada por el cineasta Christopher Nolan no esté muy lejos, según expertos en Chile, que han llevado el debate sobre seguridad más allá de las alarmas antirrobo para salvaguardar las propiedades inmobiliarias más valiosas que la gente ha poseído: sus mentes.

La nación sudamericana apunta a ser la primera del mundo en proteger legalmente los "neuro-derechos" de los ciudadanos, y se espera que los legisladores aprueben una reforma constitucional que bloquee la tecnología que busca "aumentar, disminuir o perturbar" la integridad mental de las personas sin su consentimiento.

El senador de la oposición Guido Girardi, uno de los autores de la legislación, está preocupado por la tecnología, ya sean algoritmos, implantes biónicos o algún otro dispositivo, que podría amenazar "la esencia de los humanos, su autonomía, su libertad y su libre albedrío".

“Si esta tecnología logra leer (tu mente), incluso antes de que te des cuenta de lo que estás pensando”, dijo a la AFP, “podría escribir emociones en tu cerebro: historias de vida que no son tuyas y que tu cerebro no podrá distinguir si fueron suyos o producto de diseñadores ".

- 'Prevenir la manipulación' -

Decenas de películas y novelas de ciencia ficción han ofrecido al público el lado oscuro de la neurotecnología, tal vez invocando mentes maestras criminales instaladas en fortalezas secretas, manipulando el mundo con una risa cobarde mientras acaricia a un gato.

De hecho, la tecnología naciente ya ha demostrado cómo puede tener aplicaciones significativamente positivas.

En 2013, el entonces presidente de los EE. UU., Barack Obama, promovió la iniciativa BRAIN (Investigación del cerebro mediante el avance de tecnologías innovadoras en neuro-tecnologías), que tenía como objetivo estudiar las causas de trastornos cerebrales como el Alzheimer, el Parkinson y la epilepsia.

De regreso en Chile, el ministro de Ciencia, Andrés Couve, dijo a la AFP que el debate sobre los neuroderechos “es parte de la consolidación de una nueva institucionalidad científica en el país que ahora está captando la atención internacional”.

Pero muchos están preocupados por la posibilidad de que los actores nefastos abusen de los avances tecnológicos.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, propuso en la cumbre iberoamericana de la semana pasada en Andorra que los países legislen juntos sobre el espinoso tema.

“Hago un llamado a todos los países iberoamericanos a anticiparnos al futuro y a proteger adecuadamente, ahora, no solo los datos e información de nuestros ciudadanos, sino también sus pensamientos, sus sentimientos, su información neuronal, para evitar que estos sean manipulados por las nuevas tecnologías. ”, Dijo la conservadora Piñera.

El proyecto de ley chileno contiene cuatro campos principales de legislación: la protección de los datos de la mente humana, o neuro-datos; fijar límites a la neurotecnología de la lectura y especialmente la escritura en el cerebro; establecer una distribución y un acceso equitativos a estas tecnologías; y poner límites a los neuro-algoritmos.

El científico español Rafael Yuste, experto en el tema de la Universidad de Columbia en Nueva York, dijo a la AFP que algunas de estas tecnologías ya existen, e incluso las más remotas estarán disponibles dentro de 10 años.

- 'Un nuevo Renacimiento' -

Ya se están aplicando a animales en laboratorios.

Los científicos han experimentado con ratas, implantando imágenes de objetos desconocidos en sus cerebros y observando cómo aceptan esos objetos en la vida real como propios y los incorporan a su comportamiento natural.

“Si puedes entrar allí (en los procesos químicos del cerebro) y estimularlos o inhibirlos, puedes cambiar las decisiones de las personas. Esto es algo que ya hemos hecho con los animales ”, dijo Yuste.

La ciencia ha abierto la posibilidad de diseñar humanos híbridos con capacidades cognitivas mejoradas artificialmente.

El riesgo es que, sin las debidas garantías, la tecnología podría usarse para alterar los pensamientos de las personas, empleando algoritmos a través de Internet para reprogramar su cableado, para dictar sus intereses, preferencias o patrones de consumo.

Lea la historia completa aquí ...

Sobre el autor

Patrick Wood
Patrick Wood es un experto líder y crítico en Desarrollo Sostenible, Economía Verde, Agenda 21, Agenda 2030 y Tecnocracia histórica. Es autor de Technocracy Rising: The Trojan Horse of Global Transformation (2015) y coautor de Trilaterals Over Washington, Volumes I and II (1978-1980) con el fallecido Antony C. Sutton.
Suscríbete
Notificar de
invitado
3 Comentarios
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Wendy Wallace

La única protección es el "yelmo de la salvación", Efesios 6:17, Biblia King James