Análisis: Los beneficios de la tecnocracia en China

¡Por favor comparta esta historia!
image_pdfimage_print
Este es un excelente artículo académico sobre tecnocracia en China. Tenga en cuenta que fue Zbigniew Brzezinski, cofundador de la Comisión Trilateral, quien sacó a China y su primer ministro, Deng Xiaoping, de su edad oscura en 1978. Aquí es donde surgió la tecnocracia china. ⁃ TN Editor

Desde la Reforma y Apertura iniciada por Deng Xiaoping en 1978, cualquier observador casual de los líderes de China podría notar cuántos de ellos fueron educados como ingenieros. De hecho, al más alto nivel, los ex presidentes Jiang Zemin (1993 – 2003) y Hu Jintao (2003 – 2013), así como Xi Jinping (2013-presente), todos estudiaron ingeniería, aunque Xi posteriormente realizó trabajos académicos en administración y derecho. Y existe una influencia de ingeniería no solo en la cima. Una alta proporción de funcionarios del gobierno a nivel municipal, provincial y nacional ha tenido algún tipo de educación técnica. Por ejemplo, de los ministerios gubernamentales de 20 que forman el Consejo de Estado, más de la mitad están encabezados por personas que tienen títulos de ingeniería o experiencia laboral en ingeniería. Como resultado, los analistas extranjeros han sugerido durante algún tiempo que China funciona como una especie de tecnocracia, una nación dirigida por personas que están en el poder debido a su experiencia técnica, y a menudo la han criticado como tal. Esta evaluación refleja una visión occidental común de que la gobernanza tecnocrática es inherentemente antidemocrática e incluso deshumanizante.

Pero, ¿qué significa la tecnocracia hoy, especialmente en China? Dada la notable aparición de China en las últimas décadas como un jugador vibrante en el escenario económico y político mundial, ¿podría la tecnocracia en el contexto chino tener algunas características positivas?

Para comprender la tecnocracia en China, primero se debe tener un sentido del contexto histórico y, sobre todo, una comprensión del impacto cultural de una serie de devastadoras humillaciones militares: las Guerras del Opio de los 1840 y 1860, en las cuales, en nombre del libre comercio , China se vio obligada a permitir la importación de opio y el Palacio de Verano fue despedido; una guerra 1895 en la que Rusia capturó la península de Liaodong y Japón tomó Taiwán, las islas Penghu y, finalmente, Corea; y el Levantamiento de 1899 Boxer contra los misioneros cristianos, a lo que Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Japón y Rusia respondieron saqueando y violando en Tianjin, Beijing y otros lugares. En reacción a estas derrotas, los intelectuales chinos convirtieron el mandato del pensador de la dinastía Qing Wei Yuan de "aprender de Occidente para derrotar a Occidente" en un lema de movimiento social. Los primeros intentos de la República de China de aprender de Occidente en realidad implicaron la importación consciente de ideas tecnocráticas por parte del gobierno de Nanjing. Varios chinos que estudiaron en los Estados Unidos durante los 1920 regresaron a casa influenciados por los ideales tecnocráticos estadounidenses de figuras como Thorsten Veblen y Howard Scott. Un ejemplo es Luo Longji, que estudió en la Universidad de Columbia de 1922 – 1923 y regresó a China para publicar una serie de artículos que argumentan por lo que llamó "política experta", su término para tecnocracia. Posteriormente, Luo fundó la Liga Democrática de China, que sigue siendo uno de los ocho partidos políticos no comunistas representados en el Congreso Nacional del Pueblo.

Inicialmente, sin embargo, todos los intentos de aprender de Occidente tuvieron que luchar contra el desorden político interno (la caída de la dinastía Qing en 1911 y una guerra civil a largo plazo resultante) y la invasión renovada por Japón (de 1931 a 1945, a través del cual China soportó la peor parte del Teatro del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial). Cuando Mao Zedong y los comunistas ganaron la guerra civil y en octubre 1, 1949, declararon la República Popular, la consolidación política y el desarrollo técnico competían entre sí por la prioridad.

Durante el próximo cuarto de siglo, hasta la muerte de Mao en 1976, la pureza del enrojecimiento a menudo superó la competencia de ingeniería técnica. El desastre del Gran Salto Adelante (1958 – 1961) fue causado por ignorar la experiencia tecnológica, especialmente sobre agricultura, y la Revolución Cultural (1966-1976) cerró muchas universidades en nombre del aprendizaje de los campesinos. La Reforma y Apertura que comenzó dos años después de la muerte de Mao, naturalmente, se convirtió en una oportunidad para rehabilitar la experiencia, tanto de ingeniería como económica. En las políticas influenciadas por las exitosas vías de desarrollo seguidas por los regímenes tecnocráticos en Singapur, Corea del Sur y Taiwán, el nuevo líder supremo, Deng, trasladó a los ingenieros a posiciones críticas del gobierno. Hu Yaobang, como Presidente del Partido (1981 – 1982) y Secretario General del Partido Comunista (1982 – 1987), propuso además que todo el personal gubernamental líder sea un especialista técnico capacitado. La práctica tecnocrática de la gestión científica, que Vladimir Lenin había declarado como explotadora bajo el capitalismo pero beneficiosa bajo el socialismo, ofrecía un puente entre la ingeniería y la economía.

Las variedades de la tecnocracia

Antes de discutir lo que la tecnocracia ha significado hoy en China, quiero dar un paso atrás para explorar brevemente cómo se ha entendido el término en la tradición intelectual occidental. En uno de los pocos estudios empíricos de la tecnocracia, el politólogo Robert Putnam define a los tecnócratas como personas "que ejercen el poder en virtud de su conocimiento técnico" y describe la "mentalidad tecnocrática" en términos de cinco características clave:

  • Confianza en que los problemas sociales pueden resolverse por medios científicos o tecnológicos.
  • Escepticismo u hostilidad hacia los políticos y las instituciones políticas.
  • Poca simpatía por la apertura e igualdad de la democracia.
  • Una preferencia por evaluaciones pragmáticas sobre ideológicas o morales de alternativas políticas.
  • Fuerte compromiso con el progreso tecnológico en forma de productividad material, sin preocuparse por cuestiones de justicia distributiva o social.

El estudio 1977 de Putnam distingue aún más entre dos tipos de tecnócratas: aquellos con conocimientos técnicos de ingeniería versus aquellos con conocimientos técnicos económicos, señalando que los dos grupos divergen con respecto a las características tres, cuatro y cinco. Los tecnócratas económicos eran más propensos que los tecnócratas de ingeniería a otorgar importancia a la política y la igualdad y a estar más interesados ​​en cuestiones de justicia social.

En una reciente revisión de la comparación, Richard Olson El cientificismo y la tecnocracia en el siglo XX: el legado de la gestión científica (2016) sugiere que las décadas posteriores han sido testigos de una reversión. La educación en ingeniería ha llamado cada vez más la atención a los contextos sociales que toman en serio la política y la justicia social, mientras que la economía se ha vuelto más cuantitativa y menos preocupada por los problemas sociales.

Sin embargo, ninguno de los autores señala los importantes papeles que desempeñan en todas las sociedades modernas lo que podría llamarse tecnocracias limitadas o sectoriales. El conocimiento técnico es una base para el poder que las sociedades democráticas otorgan voluntariamente: por ejemplo, delegando la autoridad a los militares, médicos e ingenieros civiles. Al mismo tiempo, tales sociedades pueden disputar con dureza la autoridad tecnocrática con respecto a los biólogos evolutivos, los investigadores agrícolas y los científicos del clima.

Dichas distinciones ayudan a aclarar lo que está realmente en juego en las preocupaciones sobre la tecnocracia. En resumen, la gobernanza por expertos técnicos y la gobernanza que emplea principios tales como los de la gestión científica no son lo mismo. Al ejercer el poder político, las élites técnicas, como ingenieros y economistas, también pueden usar la autoridad de su experiencia para avanzar en posiciones o políticas que no son simplemente técnicas. Al hacerlo, pueden burlarse fácilmente de los intereses de aquellos a quienes deben servir y, en el proceso, utilizar su experiencia para preservar sus propios intereses políticos.

En los países desarrollados occidentales, la tecnocracia ha sido objeto de múltiples críticas. Los marxistas atacan la tecnocracia por ayudar al capitalismo a controlar a los trabajadores. Los humanistas afirman que la tecnocracia convierte a los humanos en máquinas. Los libertarios critican la tecnocracia como una invasión de la libertad individual. Los historicistas y los relativistas critican los principios científicos y los métodos tecnológicos por no adaptarse a la sociedad humana.

Sin embargo, la sociedad tecnocientífica avanzada depende de manera crucial de algún nivel de gobierno tecnocrático. Los alcaldes de la ciudad no pueden proporcionar sistemas de agua seguros sin pedirles a los ingenieros que los diseñen. Los gobernadores no pueden promover la prevención de enfermedades regionales y la atención médica sin profesionales médicos y de salud pública; no pueden reducir la contaminación ambiental sin expertos técnicos para monitorear la calidad del aire y el agua. Los jefes de gobierno ni siquiera sabrían sobre el agujero de ozono y el cambio climático global sin asesores científicos. El despliegue progresivo de las élites tecnocráticas en las prácticas de gobernanza, incluso bajo la supervisión de las élites no tecnocráticas, es una característica crítica de todos los órdenes sociales en la actualidad.

Quizás el hecho de que alguna forma de tecnocracia sea una de las características básicas de la política contemporánea es una razón por la que es tan criticada. Ciertamente, hay algún sentido en el que la política contemporánea se caracteriza por una especie de resentimiento universal contra las consecuencias no deseadas de un mundo tecnocientífico que, junto con todos sus beneficios, parece estar privándonos de las soledades y estabilidades tradicionales.

Lea la historia completa aquí ...

¡Únete a nuestra lista de correos!


Suscríbete
Notificar de
invitado
2 Comentarios
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Brad

China, en todos los casos aquí que significa sus élites, decide copiar a Occidente, en todos los casos aquí que significa sus élites y sus estructuras, para derrotar a Occidente. China adopta el cientificismo, su liderazgo promueve políticas tecnocráticas. China se convierte en una suave tecnocracia. China se convertirá en una tecnocracia dura al igual que Occidente también se dirige en esta dirección en política. La imposición de una tecnocracia dura, que ahora avanza en muchos frentes simultáneamente, si tiene éxito, traerá todas las consecuencias negativas mencionadas en este artículo. Solo los seres humanos del nivel consciente más bajo podrán vivir bajo ese régimen.... Lee mas "