El deterioro de la red de energía de Estados Unidos será el principal impulsor de un gran reinicio

¡Por favor comparta esta historia!
La guerra contra los combustibles a base de carbono, junto con el auge de la energía alternativa, ha degradado la red de energía de Estados Unidos hasta el punto de que enfrentamos facturas de electricidad altísimas, apagones continuos, cierres de fábricas y fallas absolutas de la red. Si la falta de confiabilidad no llama su atención inmediata, sus futuras facturas de energía lo harán. ⁃Editor de TN

Las señales de advertencia están en todas partes. Estamos tropezando hacia una crisis energética que probablemente sea mucho más grave y duradera que los trastornos de la década de 1970. Y no, no se trata de Rusia o Ucrania. Se trata del peligroso estado de la red eléctrica estadounidense.

Si no se toman medidas pronto para abordar la confiabilidad cada vez menor de la red, Estados Unidos enfrentará el espectro de apagones continuos, cierres de fábricas, pérdida de empleos y facturas de electricidad vertiginosas. Nuestra organización CASE lanzó recientemente un resumen de políticas destacando cuán grave es la situación.

Los acontecimientos de los últimos años muestran la gravedad de la situación. Según The Wall Street Journal, los apagones han pasado de menos de dos docenas de interrupciones importantes en 2000 a más de 180 en 2020. Los apagones catastróficos que afectaron a Texas durante una semana en febrero del año pasado deberían haber sido reveladores. Ahora, las advertencias de los reguladores, los operadores de la red y las empresas de servicios públicos sugieren que se avecina algo mucho peor.

No hay forma de evitarlo. El sistema de transmisión de electricidad de la nación se está volviendo cada vez menos confiable. El envejecimiento de la infraestructura, el clima severo y el rápido cambio de la energía de carga base a la energía solar y eólica intermitentes están contribuyendo. Los problemas de la cadena de suministro y la oposición local a la construcción de nuevas líneas eléctricas y la ubicación de proyectos renovables también se están convirtiendo en obstáculos cada vez más altos. Las expectativas de una mayor demanda impulsada por los vehículos eléctricos solo agravan el desafío.

La transición energética está ocurriendo pero la pregunta que debemos hacernos es ¿cómo la gestionamos responsablemente? Cada vez es más evidente que la transición a las energías renovables es mucho más difícil y complicada de lo que algunos creían. Aquellos que quieren cerrar todas las plantas de carbón y gas natural ignoran que los combustibles fósiles suministran el 60% de la electricidad de Estados Unidos. Hay una alarma creciente de que el enfoque desordenado de Estados Unidos para la transición energética está desmantelando la red existente y la capacidad de generación confiable que la apoyó durante mucho tiempo mucho más rápido de lo que estamos agregando alternativas confiables.

Las plantas de carbón, en particular, se están dejando de lado cuando se está volviendo dolorosamente claro que la opcionalidad, la seguridad del combustible y la confiabilidad que ofrecen a la red aún son muy necesarias. Si continuamos como estamos, deshaciéndonos de las centrales eléctricas que funcionan bien y que mantienen unida la red durante el calor extremo y el frío invernal, solo vamos a exacerbar esta crisis creada por nosotros mismos.

La asequibilidad de nuestro suministro de energía también está en juego. El año pasado, un aumento del 17 % en la electricidad a carbón ayudó a proteger a los consumidores del aumento de los precios del gas natural. A medida que continuamos desmantelando la flota de carbón, con otros 100 gigavatios de capacidad de carbón que se espera cerrar para 2030, estamos robando a la red un importante amortiguador de precios para cuando suban los precios del gas natural. Con la demanda mundial de gas en aumento, las exportaciones estadounidenses en alza y la invasión rusa de Ucrania generando volatilidad en los mercados energéticos mundiales, desmantelar la opción de combustible es miope e imprudente.

La decisión de Europa de alejarse del carbón y cerrar gran parte de su capacidad de energía nuclear antes de contar con alternativas confiables la ha dejado a merced de las importaciones rusas de gas natural y de los crecientes precios mundiales del gas. La seguridad energética, ahora más que desde la crisis energética de la década de 1970, requiere una cuidadosa atención. El enfoque singular y fortuito de la política energética impulsada por el clima requiere un replanteamiento abrupto.

Sigue habiendo una oportunidad para un reinicio de la política energética, tanto a nivel estatal como federal, para abordar esta crisis de confiabilidad y asequibilidad de frente. En primer lugar, debemos reconocer la necesidad de diversidad de combustible despachable y seguridad de combustible. Eso también debe incluir un compromiso para aumentar los márgenes de reserva de capacidad en los mercados de electricidad en lugar de dejar que sigan reduciéndose. A medida que lidiamos con las complejidades de la transición energética y los desafíos que plantea la integración de la energía renovable y la construcción de infraestructura de transmisión, necesitamos una póliza de seguro de confiabilidad y asequibilidad. El seguro que podemos brindar es reconocer el valor de la capacidad de generación que ya tenemos y la importancia de la diversidad de combustibles despachables. Navegar responsablemente por el camino que tenemos por delante significa construir sobre los hombros de nuestra capacidad de carga base existente, no desmantelarla.

Lea la historia completa aquí ...

Sobre la autora

Patrick Wood
Patrick Wood es un experto líder y crítico en Desarrollo Sostenible, Economía Verde, Agenda 21, Agenda 2030 y Tecnocracia histórica. Es autor de Technocracy Rising: The Trojan Horse of Global Transformation (2015) y coautor de Trilaterals Over Washington, Volumes I and II (1978-1980) con el fallecido Antony C. Sutton.
Suscríbete
Notificar de
invitado

5 Comentarios
Más antiguo
Más Nuevos Más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

[…] Leer el artículo original […]

Gracioso. Usted está preocupado por sus facturas de energía en Estados Unidos, pero lo que no comprende es que cuando se eliminen los combustibles a base de carbono, la humanidad dejará de existir rápidamente junto con la mayoría de las otras formas de vida en el planeta durante mucho, mucho tiempo.

Elle

¿No es de eso de lo que trata el artículo? Sin energía, sin humanidad.

[…] Leer más: El deterioro de la red energética de Estados Unidos […]

Elle

“La decisión de Europa de alejarse del carbón y cerrar gran parte de su capacidad de energía nuclear antes de contar con alternativas confiables la ha dejado a merced de las importaciones rusas de gas natural y de los crecientes precios mundiales del gas”. Y los EE. UU., tenemos la estupidez infantil de los izquierdistas progresistas que se identifican a sí mismos y exigen el cumplimiento de la bula climática de la ONU/FEM. ¿Por qué? Los hechos matemáticos de satisfacer la demanda no tienen influencia contra su mundo imaginario de aceptar la mentira del cambio climático de la ONU. Pronto tendrán que abrazar la verdad en tiempo real. Estoy interesado en ver cómo va eso para ellos.... Leer más »