1 de noviembre.


Wall Street lanza una nueva clase de activos para dominar la naturaleza

La “financiarización de la naturaleza” de Wall Street es un esquema retorcido que convierte la naturaleza en una mercancía, lo que permite a los inversores especular sobre ella. Esto es comparable a los mercados de derivados masivos donde el valor se hipotetiza en instrumentos de apuestas. A pesar de la retórica, no ayudará a salvar el medio ambiente.